Resumen del libro L√≠mites Cuando decir ‘s√≠’, cuando decir ‘no’, tome el control de su vida por el Dr. Henry Cloud 2006 (Boundaries 1992)

Resumen del libro L√≠mites Cuando decir ‘s√≠’, cuando decir ‘no’, tome el control de su vida por el Dr. Henry Cloud 2006 (Boundaries 1992)

Sin√≥psis/Resumen corto: L√≠mites es un manual para aquellos que no pueden decir que no, aquellos que no aceptan un no por respuesta y todos los dem√°s. Basado a partes iguales en la fe cristiana y la psicolog√≠a contempor√°nea, argumenta a favor de la necesidad emocional y espiritual de l√≠mites en nuestras vidas tanto a nivel personal como profesional. 

¬ŅQui√©n es el Dr. Henry Cloud ?

El Dr. Henry Cloud es un renombrado experto en liderazgo, psicólogo clínico y autor de best-sellers en el New York Times. Sus 45 libros han vendido casi 20 millones de copias en todo el mundo, y de entre ellos destaca su libro Límites. Tiene una amplia experiencia en asesoramiento ejecutivo y consultoría de liderazgo.

En 1987 fundó una empresa de atención médica que operaba centros de tratamiento para pacientes hospitalizados y ambulatorios en cuarenta ubicaciones. Muchos de los principios y métodos que presenta en sus libros se desarrollaron e investigaron en el contexto de la experiencia clínica práctica. Después de vender la empresa, dedicó su tiempo a la consultoría y el coaching.

¬ŅQui√©n es el Dr. John Townsend ?

El Dr. John Townsend es consultor empresarial, entrenador de liderazgo y psic√≥logo. Por separado, cada uno es autor de varios libros sobre liderazgo y psicolog√≠a. Juntos, son coautores del √©xito de ventas Boundaries del New York Times y l√≠deres de la aclamada serie de talleres GrowthSkills. 

¬ŅPor qu√© es importante poner l√≠mites en nuestra vida?

Los l√≠mites son para nuestra protecci√≥n emocional y espiritual. Sin embargo, a diferencia de los l√≠mites f√≠sicos, los l√≠mites emocionales y espirituales no se establecen de forma clara. Eso puede hacer que sea dif√≠cil establecer nuestros propios l√≠mites y discernir los de los dem√°s. Peor a√ļn, hacer cumplir nuestros l√≠mites puede hacernos sentir mal. Pero no deber√≠a ser as√≠.

Cuando establecemos un límite, priorizamos nuestras necesidades, deseos y sentimientos. Sin embargo, cuando hacemos esto y nos priorizamos a nosotros mismos, sentimos que estamos descuidando los de los demás.

Pero esto es un error, establecer l√≠mites sanos no significa que no tengamos inter√©s en los problemas o preocupaciones espirituales de otras personas. Simplemente significa que no somos los √ļnicos responsables de ellos. 

¬ŅC√≥mo saber si tenemos un problema porque no gestionamos bien nuestras relaciones?

Tal vez estemos pensando, “Soy asertivo. No tengo ning√ļn problema en decir que no. Por lo tanto, no tengo un problema de l√≠mites.‚ÄĚ Pero aunque nuestros problemas de l√≠mites no se manifiesten como imaginamos, la t√≠pica persona que acaba haciendo todas las horas extra porque no puede decir que no, eso no significa que no est√©n ah√≠. 

Podr√≠amos ‚Äútender a evitar‚ÄĚ, por ejemplo. Un l√≠mite es como una cerca, mantiene fuera las cosas que podr√≠an causar da√Īo emocional y espiritual. Pero las cercas tambi√©n tienen puertas. La evasi√≥n se centra en construir una valla para protegerse de lo malo, pero tampoco deja que lo bueno entre por la puerta. Cuando nuestros l√≠mites son  estrictos, podemos tener dificultad para dejar entrar a otros y compartir nuestros sentimientos. Decimos no a la ayuda incluso cuando la necesitamos.

Por otra parte, podr√≠amos ser un controlador. Digamos que la gente traspasa nuestros l√≠mites. ¬ŅEs posible que estemos pisoteando los suyos? Si somos el jefe que env√≠a correos electr√≥nicos todo el fin de semana o el amigo que no acepta un no por respuesta, podr√≠amos ser un controlador. Podr√≠amos pensar que ser un controlador es una ventaja, pero las relaciones de los controladores se basan en el miedo y la culpa que inspiran en los dem√°s, no en el respeto o el amor mutuos. Como resultado, en el fondo, los controladores se sienten solos.

Finalmente, es posible que no respondamos. Los que no responden no evitan asumir la responsabilidad de los dem√°s: eluden sus responsabilidades hacia ellos. Cuando otros acuden a nosotros con un problema, ¬Ņlos dejamos de lado o respondemos sin empat√≠a? Cuando optamos por no responder, otras personas pueden encontrar imposible acercarse a nosotros.

¬ŅC√≥mo establecer relaciones sanas?

¬ŅQu√© nos impide establecer l√≠mites sanos que nos permitan a nosotros y a los dem√°s obtener m√°s satisfacci√≥n en nuestra vida? Tal vez sentimos que establecer l√≠mites es ego√≠sta o dif√≠cil de reconciliar con nuestra fe. 

Los cristianos, por ejemplo, podrían pensar en cómo el Sermón del Monte habla sobre la importancia de amar a los demás Sin embargo, para amar bien a los demás, primero podemos amarnos a nosotros mismos. Y establecer límites es un profundo acto de amor propio: la idea de que los límites sanos son egoístas es un mito.

No nos dejemos llevar por los mitos sobre los l√≠mites saludables. Cuando comencemos a establecer l√≠mites, nos encontraremos con algunos mitos y conceptos err√≥neos que podr√≠an frenarnos. Por ejemplo, podemos dudar en establecer l√≠mites porque creemos que establecer l√≠mites da√Īa a los dem√°s. 

Pero cuando un intento de establecer l√≠mites sanos en una relaci√≥n causa da√Īo, es la relaci√≥n la que tiene la culpa, no los l√≠mites. Aqu√≠ hay un ejemplo. Digamos que intentamos retomar el control de nuestro tiempo al negarnos a cuidar a nuestro sobrino todas las semanas. Sus padres se enfadan y dejan de hablarnos. ¬ŅLe hemos hecho da√Īo? No. No est√° siendo razonable. Si este comportamiento irrazonable es un patr√≥n,  nuestra relaci√≥n se basa en que hagamos lo que quieren. Seg√ļn los autores, sii la relaci√≥n no puede sobrevivir con l√≠mites,  no vale la pena mantenerla.

Existe la idea err√≥nea de que las personas que establecen l√≠mites lo hacen por ira. Y s√≠, la ira y el enfado pueden llevarnos a dar el paso y hacerlo, pero esto no significa que tengamos que dejarnos llevar por estas emociones, ni que sean parte de todo lo que hacemos. 

Los l√≠mites nos dar√°n el espacio para trabajar a trav√©s de esa ira. A menudo, somos reacios a establecer l√≠mites porque creemos que son irrevocables. Sin embargo, un l√≠mite es algo que nosotros decidimos crear y que por lo tanto controlamos. 

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Los clientes que disfrutaron de este artículo también compraron

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.