Resumen del libro How Should We Live? Great Ideas from the Past for Everyday Life por Roman Krznaric 2013

Resumen del libro How Should We Live? Great Ideas from the Past for Everyday Life por Roman Krznaric 2013

Resumen corto/Sin√≥psis: How Should we Live? Es una breve historia de la filosof√≠a que se centra en c√≥mo deber√≠amos vivir,¬† y explora las respuestas a las que han llegado diversos fil√≥sofos sobre lo que se considera como una buena vida.¬† Parecido a los libros de ‚ÄúC√≥mo ser un estoico‚ÄĚ, y ‚ÄúEl arte de la buena vida‚ÄĚ,¬† este libro se centra en el concepto de filosof√≠a de vida, pero desde una perspectiva m√°s amplia. El libro nos explica c√≥mo evolucionaron nuestros puntos de vista modernos, desde el amor hasta el trabajo y la muerte, y ofrece algunos consejos sobre c√≥mo podemos mejorarlos.

¬ŅQui√©n es Roman Krznaric?

Roman Krznaric es un filósofo social cuyas obras se han traducido a más de 20 idiomas, incluidos Empathy, The Wonderbox y Cómo encontrar un Trabajo Satisfactorio. Fundó el primer Museo de Empatía del mundo, así como la Biblioteca de Empatía digital. También es miembro fundador de la facultad de The School of Life, junto a Alain de Botton y miembro de la facultad de Year Here. Otros de sus libros que también destacan son Carpe Diem Regained, y How Should we Live?.

The Observer calific√≥ a Roman como uno de los principales pensadores de Gran Breta√Īa debido al efecto que ha tenido en activistas pol√≠ticos y ambientales, reformadores escolares, emprendedores sociales y dise√Īadores. Es un reconocido speaker, y sus presentaciones y talleres lo han llevado de una prisi√≥n de Londres a la sede de Google en California. Y ha dado clases de filosof√≠a en universidades tan prestigiosas como Cambridge.

Colección de Biografias de los mejores líderes de la Historia y de la Actualidad(PDF)

¬ŅCu√°les son los seis tipos de amor seg√ļn los griegos?

Pasamos innumerables tardes en citas incómodas y sin éxito después de días de examinar perfiles en páginas como Tinder o Bumble, o yendo a eventos y fiestas, y al final, nos encontramos donde empezamos: solos.

Pero, ¬Ņpor qu√© es tan dif√≠cil encontrar a ‚Äúnuestra media naranja‚ÄĚ? Seg√ļn el autor, quiz√° el problema es que somos demasiado perfeccionistas. Esperamos que una sola persona satisfaga todas nuestras necesidades emocionales. 

Sin embargo, estas necesidades emocionales son complejas y demasiado diversas, como para ser satisfechas por una sola persona. Y podr√≠amos aprender de los antiguos griegos. Cre√≠an que el amor se presentaba en seis formas distintas: Eros, el amor ardiente, apasionado pero peligroso; Storge, entre amigos y seres queridos; Ludus, la alegr√≠a que se encuentra en los nuevos amantes e hijos; Pragma, la complicidad que se desarrolla con el tiempo; √Āgape, el amor desinteresado y caritativo por nuestros semejantes; y Philautia, el amor a uno mismo, que podr√≠a ser una aceptaci√≥n positiva que se convierte en la base para crear confianza o una autoobsesi√≥n perjudicial. 

En lugar de depender de una sola pareja para cumplir con todos estos requisitos, los antiguos griegos cre√≠an que cada papel pod√≠a ser desempe√Īado por diferentes personas. Esto les permiti√≥ distribuir sus necesidades emocionales en m√ļltiples frentes lo que les facilit√≥ encontrar el amor. 

Pero, ¬Ņc√≥mo llegamos de este antiguo ideal griego a nuestro caos actual? Las seis formas griegas de amor se fusionaron gradualmente a lo largo de los siglos: los or√≠genes de esta tendencia se remontan a la literatura √°rabe medieval, que populariz√≥ la pasi√≥n  entre dos amantes y la uni√≥n de sus almas. El concepto se extendi√≥ a la Europa medieval, donde se combin√≥ con el desinter√©s de √°gape para formar el amor cort√©s, y el concepto de amor plat√≥nico. 

En la cultura caballeresca, se esperaba que los caballeros hicieran actos nobles y desinteresados en nombre del amor. Los holandeses hicieron de estas pasiones el centro de la gesti√≥n, que antes era un contrato de alianza, en el siglo XVI, y las combinaron con la philia/storge y pragma que crec√≠an entre los c√≥nyuges. 

Finalmente, el capitalismo del siglo XX trajo el narcisismo de philautia, cuando el amor se entrelaz√≥ con el consumismo.  Si queremos encontrar el amor verdadero, debemos deshacer m√°s de dos mil a√Īos de historia y buscar Individuos venosos para satisfacer nuestras muchas necesidades emocionales.

¬ŅC√≥mo se unieron el amor y el capitalismo?

Hasta finales del siglo XIX los diamantes se pod√≠an localizar √ļnicamente en los r√≠os en la India y las junglas de Brasil, y la producci√≥n se limitaba a pocas libras cada a√Īo. Pero alrededor de 1870 se descubrieron minas de diamantes en Sud√°frica lo cual implic√≥ un gran flujo de estos minerales en el mercado y con ello la ca√≠da de su precio.

Al aumentar la oferta de diamantes pasaron a ser como cualquier otra materia prima, un mercado que fluct√ļa. Pero al ver esto y conocer el estado de materias primas como el oro y su gran fluctuaci√≥n, las empresas productoras de diamantes decidieron unirse para crear un monopolio y con ello controlar su precio, y as√≠ fue como naci√≥ De Beers Consolidated Mines.

El trabajo que ha hecho De Beers es mucho m√°s que conseguir un monopolio para establecer los precios de los diamantes, es un mecanismo para convertir peque√Īos cristales de carb√≥n en s√≠mbolos de riqueza, poder y romance, universalmente aceptados.

Para ello De Beers tuvo que tomar el control de la oferta y la demanda de este producto, y transformar los puntos de vista de hombres y mujeres para convertir los diamantes en una parte inseparable del proceso de seducción y el matrimonio.

De Beers tuvo que asociar este sentimiento con el ejemplo de los diamantes para poder estabilizar el mercado y evitar que actuase como los del oro, plata y otros metales preciosos. Y la clave fue asociar una emoción que evitase la reventa de estas piedras preciosas, los diamantes tenían que dar la impresión de ser un forma física de la eternidad de la relación

En concreto tuvieron que llevar a que los hombres jóvenes considerasen los anillos de bodas de diamantes como la mayor demostración de amor. Cuanto más grandes y de mejor calidad, mayor el amor que demuestran.

De la misma forma, debian llevar a las mujeres a pensar que los diamantes eran necesarios como una muestra del amor de sus parejas y como un paso necesario del proceso de cortejo.

Cómo convertir carbón en amor

Para inculcar esta emoción, comenzaron regalando sus productos a las estrellas de cine, los ídolos de las masas y por lo tanto objeto de su admiración y deseo de imitación, para que los usasen como muestra de su amor eterno.

El siguiente paso fue comenzar por el nicho que m√°s valoraba la apariencia y con suficiente poder adquisitivo para comprar. Crearon anuncios en las revistas que le√≠a la ‚Äú√©lite econ√≥mica del pa√≠s‚ÄĚ, y con ello hicieron uso del bias o heur√≠stica de la disponibilidad, por la cual cuando m√°s f√°cil es recordar alg√ļn producto mayor es la probabilidad de que le demos prioridad.

Además hicieron uso de la teoría de la clase ociosa por Thorstein Veblen de la siguiente forma.

Para llamar a√ļn m√°s la atenci√≥n de su nicho de inter√©s hicieron uso del bias de asociaci√≥n por el cual cuando asociamos algo nuevo con algo que ya nos gusta o consideramos importante es mucho m√°s f√°cil que pasemos a sentir lo mismo por el nuevo elemento. Para ello asociaron los cuadros de los pintores m√°s aclamados del momento, Picasso, Dal√≠, Dufy, con sus diamantes,  de forma que se empezasen a asociar los diamantes con clase, arte y refinamiento.

En paralelo también establecieron el Centro de información de Diamantes que permitió generar un sentimiento de autoridad en toda la información que producían para dar más peso a los diamantes.

De esta forma los diamantes pasaron de ser piedras a ser la cristalizaci√≥n de las experiencias, esfuerzo, refinamiento, buen gusto y √©xito de los hombres, y en el caso de las  mujeres se convert√≠an en una especie de se√Īal de seguridad econ√≥mica para los pr√≥ximos a√Īos y en un s√≠mbolo de estatus. Cuanto m√°s grande el diamante, mayor el estatus.

El resultado de 20 a√Īos de marketing fue una generaci√≥n que consideraba los diamantes como parte indispensable de su ideal rom√°ntico.

¬ŅListos para m√°s?

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.