Resumen del libro Five Stars por Carmine Gallo

Resumen del libro Five Stars por Carmine Gallo

Reseña/Sinopsis: Five Stars (2018) proporciona una guía práctica para mejorar nuestras habilidades de comunicación. Basándose en ejemplos tanto de la investigación científica como de grandes comunicadores a lo largo de la historia, estos exploran cómo podemos hacer que las personas escuchen, comprendan y apoyen nuestras ideas comunicándolas de la mejor forma posible. 

¿Quién es Carmine Gallo?

Carmine Gallo examinó más de 500 charlas TED para identificar las características que hacen que estas charlas tengan tanto impacto y nos resulten tan atractivas. Carmine Gallo es expresentador y corresponsal de CNN y CBS, así como autor de varios libros, incluido The Presentation Secrets of Steve Jobs. Ha trabajado como entrenador ejecutivo de negocios para compañías como Coca-Cola e Intel, y con frecuencia ha sido invitado como uno de los principales speakers en algunas de las mejores conferencias.

En su libro Talk Like TED o en español Habla como TED ha analizado 500 de las mejores charlas TED y ha extraído la esencia. Del resultado ha descubierto que los 3 factores clave son novedad, emoción y ser memorable.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje(PDF)

Para ser un gran comunicador, recuerda que porque una palabra es más larga, no es mejor

Ernest Hermngway es uno de los escritores más famosos del siglo XX. Ganó el premio Nobel, entre muchos otros galardones, y varias de sus obras son consideradas clásicos de la literatura. Pero, ¿cuál era el secreto de su escritura de fama mundial? 

A pesar de ser un genio literario reconocido y de tener la intención de que sus libros fueran para un público adulto, Hemingway usó un lenguaje que incluso un niño podría entender . Para ser un gran comunicador, recuerda que porque una palabra es más larga, no es mejor, probablemente sea más confusa. 

Ya seamos líderes, empresarios o instructores, debemos considerar el nivel de grado de las oraciones y palabras que usamos para comunicar ideas. Varios artículos han demostrado consistentemente que el estadounidense típico entiende el contenido si ha sido escrito en un nivel de décimo grado, o incluso un poco más bajo. 

Aunque podamos pensar que bajar el nivel de nuestras comunicaciones hará que sean de peor calidad, puede que sea todo lo contrario. La información sugiere que a medida que aumenta el nivel de grado de la escritura, la claridad del contenido puede verse afectada y es menos probable que las personas entiendan lo que se transmite. 

Un nivel de grado más alto no indica una mayor calidad de escritura. Y si todavía no estamos convencidos de que cuanto más corto mejor, debemos tener en cuenta la habilidad comunicativa de uno de los speaker más famosos del siglo XX: Winston Churchill. 

Era bien conocido por sustituir palabras más largas por otras mucho más cortas porque «las palabras más cortas del lenguaje son antiguas». Si queremos darle a nuestra idea la oportunidad de captar la imaginación de las personas, necesitaremos evaluar el nivel en el que la estamos comunicando. 

Podemos usar el índice de legibilidad. Este es un algoritmo de fiar utilizado por los editores de libros de texto en Estados Unidos y se usa  para evaluar si el contenido de un libro de texto puede ser entendido  por su audiencia de grado objetivo. 

Las personas pueden usar este índice por sí mismas poniendo su contenido en programas online como Hemingway, una aplicación que lleva el nombre de ese famoso defensor del lenguaje.

Si cada oración está estructurada de la misma forma, el discurso será aburrido 

Es aconsejable recordar que, ante todo, el trabajo de una oración es expresar un pensamiento completo, y hay más de una forma de hacerlo. Las estructuras de oraciones clásicas son pautas. 

Están allí para asegurar que nuestro sujeto, verbo y predicado estén en el lugar correcto y para hacer que nuestro pensamiento completo sea  comprensible. Pero podemos eliminar el sujeto, el verbo y el predicado y aún así tener una oración útil. 

Otro consejo es mantener las cosas simples. Esto también es cierto, y es una buena idea estar atento a los adverbios y adjetivos innecesarios que podemos eliminar para que nuestras oraciones sean más claras. 

Pero no queremos escribir una frase corta y aburrida tras otra. Recuerde, el objetivo es una comunicación clara. Aunque las oraciones como “El perro se sentó en la mesa” son comprensibles, no nos estamos comunicando bien si aburrimos al lector para que se duerma. 

Y un párrafo de oraciones simples es tedioso. Los consejos útiles pueden provenir de un índice de legibilidad, pero esta es otra guía en la que no debemos confiar para todo. Desde finales de 1800, los investigadores han estado examinando las propiedades de la escritura clara y nos han dado fórmulas como el índice de facilidad de lectura de Flesch, que proporciona una puntuación para sugerir cuán difícil es leer un escrito. 

Está el nivel de grado de Flesch-Kincaid, que nos dice el grado de complejidad adecuado según la edad del lector y su nivel educativo. Otras guías incluyen el índice Gunning fog y la fórmula Dale-Chall, la última de las cuales tiene en cuenta cuántas palabras “difíciles” aparecen en nuestra escritura. 

Estos análisis pueden ser perspicaces, por ejemplo, la fórmula de Flesch nos dice que una oración ideal tiene un promedio de 18 palabras, pero no pueden decirnos todo. Podríamos escribir puras tonterías y, mientras usáramos vocabulario básico y oraciones cortas, obtendríamos una buena puntuación en los índices.

¿Por qué nos cuesta ser concisos al expresarnos?

No es que nos encante escuchar nuestras propias voces. La dificultad surge de razones subconscientes como nuestra confianza y nivel de comodidad. Si alguien se considera un experto en un tema puede quedarse atascado en tecnicismos y explicaciones  detalladas. 

¿Y de qué sirve la experiencia si no podemos ofrecer una explicación clara y comprensible? Algo similar pasa cuando las personas se sienten cómodas: muchas veces decimos más en contextos familiares o en compañía. 

Por ejemplo, todos hemos tenido esa experiencia cuando una breve charla con un compañero durante un descanso para tomar café se convierte en un maratón cuando nuestro compañero de trabajo detalla sus planes para el fin de semana. 

Situaciones como esta consumen nuestro tiempo de trabajo y nos hacen pensar dos veces antes de mostrar interés.  A veces, cuando las personas no han organizado sus pensamientos antes de hablar, piensan en voz alta. En esta situación, incluso si nuestro cerebro funciona a mil por hora, las personas que nos rodean solo recibirán mensajes borrosos e indescifrables. 

Esto ocurre comúnmente durante las sesiones de lluvia de ideas. Nuestras buenas ideas no deben quedar sin desarrollar porque otros no pueden seguir nuestro punto. Pero, ¿Qué pasa con las ideas que son intrínsecamente difíciles de seguir? 

Algunas personas creen que hay conceptos complejos que no se pueden simplificar. Digamos que un cliente quiere saber por qué no se puede acelerar su entrega. Explicamos todos los detalles logísticos del cronograma de envío y cuando hemos terminado, el cliente no quiere tener nada que ver con nosotros. Al explicar también, corremos el riesgo de perder no la paciencia de nuestro cliente, sino su confianza. la brevedad es clave.  enséñanos a ser breves con las siguientes cuatro técnicas.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.