Resumen del libro Esperanza de Vida por David Sinclair 2019 (Lifespan)

Resumen del libro Esperanza de Vida por David Sinclair 2019 (Lifespan)

Resumen corto: Lifespan nos explica el concepto de esperanza de vida, y como David Sinclair cree que podemos mejorar tanto nuestra longevidad como nuestra calidad de vida.El investigador de Harvard, David Sinclair, dice que el envejecimiento es una enfermedad que será tratable y, quizás algún día,  prevenible. Por ahora, podemos aumentar nuestra longevidad con prácticas como el ayuno, el ejercicio y la exposición al frío.

Todos queremos vivir una vida larga y saludable. El problema es que envejecer a menudo significa volverse más frágil y tener alguna enfermedad crónica. La gracia de este libro es que nos ofrece algunos de los últimos hallazgos sobre el tema, para que podamos mejorar nuestra calidad de vida tanto ahora, como dentro de veinte, treinta, cincuenta y más años.

Este libro se divide en 3 partes:

  • La primera parte explica la biología del envejecimiento. Sinclair cuenta la historia de cómo nuestra comprensión científica del envejecimiento ha evolucionado durante las últimas décadas. Su teoría actual es que el envejecimiento es una pérdida de información en nuestro epigenoma, la parte de nuestra biologia que se encarga de decidir qué genes se expresan y como. Estas son buenas noticias porque significa que podemos reducir la velocidad y, quién sabe, tal vez dejar de envejecer por completo.
  • La segunda parte habla sobre las investigaciones y los tratamientos actuales. Hoy en día, los científicos están estudiando muchas vías para prolongar la vida útil y hay muchos resultados interesantes. Nuestros «genes de longevidad» se activan a través de prácticas como la restricción de calorías, el ayuno, el ejercicio y la exposición al frío. Y actualmente, se están estudiando medicamentos prometedores que podrían convertirse en futuros tratamientos antienvejecimiento.
  • La tercera parte habla de las ramificaciones futuras de vivir más tiempo. Aquí Sinclair imaginemos cómo será un futuro con 120 años de edad. Una mayor longevidad afectará a todas las partes de nuestro mundo, desde el crecimiento de la población hasta la planificación de carreras y los programas de seguridad social.

En este resumen, nos centraremos más en el lado práctico de las ideas de David Sinclair, menos en la teoría científica y la discusión moral. Veremos esas ideas importantes brevemente, pero el énfasis estará en cómo podemos aplicar la ciencia a nuestra vida diaria. 

¿Quién es David Sinclair?

David Sinclair es profesor de genética y codirector del Centro Paul F. Glenn para la Biología de la Investigación del Envejecimiento en la Facultad de Medicina de Harvard. Nació en Australia, donde completó sus estudios en la Universidad de Nueva Gales del Sur. En 1993, trabajó con Leonard P. Guarantee en el MIT para estudiar el envejecimiento en la levadura, y en 1999 se trasladó a Harvard, donde ayudó a establecer el Laboratorio de Investigación del Envejecimiento, que ahora ha publicado más de 170 artículos.

El fin del envejecimiento

Si hay un solo mensaje que David Sinclair quiere comunicar en este libro, es este: él cree que a medida que entendamos mejor la biología del envejecimiento, lo ralentizaremos, o incluso podremos evitarlo por completo algún día

Su difunta abuela, envejeciendo y perdiendo vitalidad, solía decir «así es como va», pero Sinclair cree que podemos extender nuestros años sanos va mucho más allá de nuestra imaginación.

Para las personas que son menos optimistas que él, para los escépticos, dice que la ciencia del envejecimiento es como el vuelo humano. Durante miles de años, casi todo el mundo creyó que era imposible, pero algunas personas se dieron cuenta. Y hoy damos por sentado que contenedores de metal llenos de cientos de personas despegan de todas las ciudades importantes del mundo, con casi ningún accidente.

Definir el envejecimiento como una enfermedad es importante porque, en nuestro sistema médico moderno, sólo las enfermedades obtienen financiación. Y sin financiación, la investigación a largo plazo necesaria para entender el envejecimiento y aumentar nuestra longevidad no se llevará a cabo. 

En este sentido, este pasado 1 de enero de 2022 se dará un gran paso adelante, cuando entre en vigor la undécima guía de clasificación de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (CIE-11). Esta guía incluye un nuevo código de enfermedad para la «vejez», lo que significa que por primera vez se puede diagnosticar y tratar el envejecimiento en sí.

Sinclair presenta un argumento convincente de que la ciencia del envejecimiento se encuentra en un punto de inflexión. En los últimos 20 años, los científicos han aprendido sobre los mecanismos detrás del envejecimiento, y es muy posible que se produzcan grandes avances en las próximas décadas. Después de todo, solo pasaron 66 años desde el día en 1903 cuando despegó el primer avión casero de los hermanos Wright, hasta que los humanos aterrizaran el Apolo 11 en la luna.

Hoy vemos el envejecimiento como una parte ineludible de la vida, pero Sinclair cree firmemente que el envejecimiento es una enfermedad que será tratable. En 2022, las directrices de la OMS convertirán la «vejez» en una “enfermedad” diagnosticable, lo que facilitará que los científicos reciban financiación para investigaciones necesarias sobre el envejecimiento.

El envejecimiento es en parte pérdida de información

Desde la década de 1950, muchas teorías sobre el envejecimiento suponían que nuestro ADN estaba siendo dañado, ya sea por errores de nuestro cuerpo, radiación externa u oxidación. Sin embargo, el avance de la clonación demostró que el envejecimiento no era solo debido al daño del ADN, porque el ADN de un animal viejo se podría usar para hacer un animal joven sin problemas.

Durante los últimos 20 años, los científicos han hecho muchos descubrimientos que nos ayudan a entender mejor cómo envejecemos a nivel molecular.

El envejecimiento es una pérdida de información en nuestro epigenoma. El epigenoma incluye los sistemas que ayudan a transformar nuestro código de ADN en proteínas, y los elementos que permiten decidir cuánto de un gen, y cuando, se activa. 

Nuestro ADN no está flotando en nuestras células, envuelto en espirales alrededor de proteínas llamadas histonas, y esta es una parte fundamental de nuestro epigenoma. Cuando somos jóvenes, estas se envuelven firmemente. Pero a medida que envejecemos, se “deshacen”, lo que hace que nuestras células pierdan parte de su información y funcionen de forma menos efectiva. 

Sinclair lo compara con un DVD que se raya. Es como si la célula se confundiera un poco sobre si es piel, cabello o cualquier otro. Y estas espirales se conocen como ERC: círculos extracromosómicos de ADNr.

Las sirtuinas son proteínas que mantienen el ADN “apretado”. Muchos científicos creen que las sirtuinas regulan el envejecimiento y las consideran como unos de los «genes de longevidad». La levadura, un organismo unicelular, tiene una sirtuina llamada SIR2, mientras que los mamíferos y los humanos tienen siete sirtuinas en casi todas nuestras células, desde SIRT1 hasta SIRT7.

Las sirtuinas tienen dos modos:

  • Reproducción. Cuando la vida es buena, las sirtuinas permiten que la célula se reproduzca.
  • Reparación. Cuando ocurre un daño o estrés ambiental, las sirtuinas se van mientras se repara el ADN roto. Nuestro ADN se rompe  como resultado de estar vivo, pero este proceso puede empeorar con el tabaquismo, ciertos químicos y la radiación de la luz ultravioleta, rayos X y más. Los científicos creen que esta respuesta evolucionó como un ‘circuito de supervivencia ‘ en todos los organismos vivos, porque cuando los tiempos son difíciles, nuestro cuerpo necesita concentrarse en refugiarse y repararse a sí mismo, no en la reproducción / crecimiento.

Después de que las sirtuinas se van durante la reparación del ADN, algunas de ellas se pierden, lo que implica que nuestro ADN puede perder parte de la forma que debería tener.

A lo largo de los años, a medida que bajan nuestros niveles de sirtuina, es por eso que las espirales pierden su forma juvenil. Perder la forma significa que nuestras células han perdido información importante sobre cómo se supone que deben funcionar, y eso da como resultado el envejecimiento.

¿Listos para más?


Si le ha gustado el contenido, nos ayudaría enormemente que lo compartiese en sus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.