Resumen del libro En la mitad de la vida Una Guía Filosófica por Kieran Setiya 2019 (Midlife 2017)

Resumen del libro En la mitad de la vida Una Guía Filosófica por Kieran Setiya 2019 (Midlife 2017)

Resumen corto/Sinópsis: En la mitad de la vida es una guía filosófica para navegar las dificultades de la mediana edad. En el libro, el autor nos ayuda a entender y buscar soluciones para los problemas de la mediana edad, basándose en pensadores desde la antigua Roma hasta la Inglaterra del siglo XIX.

¬ŅQui√©n es Kieran Setiya?

Kieran Setiya es profesor de filosof√≠a en el MIT. Ha escrito extensamente sobre filosof√≠a p√ļblica y se especializa en √©tica, filosof√≠a de la mente y epistemolog√≠a. Es autor de varios libros, entre ellos Midlife Crisis, Knowing Right from Wrong, Reasons Without Rationalism, Practical Knowledge, e Internal Reasons.

Su libro En la mitad de la vida ha recibido críticas favorables en The Economist, Spectator, Guardian, LA Review of Books y New Yorker, y fue nombrado Libro de la semana de educación superior del Times.

Sus obras también han aparecido en Aeon, Hi-Phi Nation, Five Books y el New York Times. Además de béisbol y filosofía, también ha escrito sobre H. P. Lovecraft, monólogos de comedia y el significado de la vida.

Colecciones de los Res√ļmenes de los Mejores Libros (PDF)

+

Mini-Curso de Estoicismo Gratis

¬ŅC√≥mo naci√≥ el concepto de la crisis de mediana edad? Fue Acu√Īado por Elliot Jaques

Era 1965, y Elliott Jaques, un conocido psicólogo organizacional y psicoanalista, había notado algo inusual. Mientras investigaba la vida de figuras históricas famosas y hablaba con sus pacientes, Jaques descubrió que la mediana edad era a menudo un período transformador en sus vidas. 

Consideremos al gran poeta italiano Dante. Dante, para usar su propia met√°fora, estaba “perdido en un bosque oscuro”, justo antes de empezar a escribir la Divina Comedia. Otro genio italiano, Miguel √Āngel, no pint√≥ casi nada entre los 40 y los 55 a√Īos. 

Jaques, impresionado por la importancia de la mediana edad tanto para los grandes artistas como para la gente com√ļn, escribi√≥ un ensayo en el que acu√Ī√≥ un t√©rmino intrigante. El t√≠tulo del ensayo era “La muerte y la crisis de la mediana edad”, “Death and the Midlife Crisis”, y con su publicaci√≥n, el t√©rmino “crisis de la mediana edad” se hizo popular. 

El concepto de la mediana edad como una √©poca de crisis es novedoso, pero hay razones para creer que puede ser correcto. A estas alturas, todos sabemos a qu√© se refiere alguien cuando menciona una crisis de la mediana edad. Y, aunque no todos compran un Porsche, cambian de carrera o se divorcian a la edad de 40 a√Īos, muchas personas sienten una nueva sensaci√≥n de insatisfacci√≥n. 

Cuando llegamos a la mediana edad, con frecuencia tenemos que lidiar con algunas verdades dif√≠ciles. Por primera vez en nuestra vida, es posible que tengamos que admitir que muchas de nuestras fantas√≠as infantiles y adolescentes nunca se har√°n realidad, o peor a√ļn, que no hemos vivido el tipo de vida que quer√≠amos. Que quiz√° no nos hemos esforzado tanto como nos habr√≠a gustado, y que sin darnos cuenta ya tenemos la edad de nuestros padres. 

Esto lleva a que sintamos que debemos conformarnos con nuestra situaci√≥n actual, y puede hacer que nos sintamos atrapados. Para muchos de nosotros, esto significa aprender que la decepci√≥n y el aburrimiento pueden ser dif√≠ciles de evitar. 

Sin embargo, m√°s all√° de estos suaves descensos, se vislumbra algo m√°s serio: es a esta edad cuando muchas personas se dan cuenta por primera vez de su propia mortalidad. Incluso cuando somos j√≥venes, entendemos que la muerte es, por ahora, inevitable. Sin embargo, la mediana edad, con sus dolores de espalda, arrugas y problemas de salud, puede aumentar nuestra sensaci√≥n de mortalidad y hacerla sentir como algo mucho m√°s cercano. 

Y no es solo una corazonada que la mediana edad puede dejarnos insatisfechos: bastantes art√≠culos cient√≠ficos respaldan esta observaci√≥n. David Blanchflower y Andrew Oswald, dos economistas, realizaron un estudio sobre el bienestar a lo largo de la vida en 2008 y descubrieron que nuestros niveles de satisfacci√≥n tienen forma de U a lo largo de nuestras vidas. Es decir, comenzamos relativamente felices, nos sentimos algo insatisfechos cuando llegamos alrededor de la mitad, y luego comenzamos a animarnos de nuevo en nuestros √ļltimos a√Īos.¬†

John Stuart Mill sobre la crisis de la mediana edad y la satisfacción

Puede parecer extra√Īo mencionar a un joven de 20 a√Īos en una discusi√≥n sobre la mediana edad. Despu√©s de todo, la depresi√≥n en forma de U  ocurre alrededor de los 40 a√Īos. Sin embargo, los primeros a√Īos de vida de John Stuart Mill, un famoso fil√≥sofo brit√°nico del siglo XIX, arroja luz sobre los problemas a los que nos enfrentamos en la mediana edad. 

Mill empez√≥ a aprender griego antiguo a la edad de tres a√Īos y, a los siete, estaba leyendo la obra de Plat√≥n en griego. Dado esto, no es de extra√Īar que tuviera su crisis unas d√©cadas antes.  

Mill descubri√≥, por ejemplo, que su enfoque obsesivo en su propia satisfacci√≥n lo hab√≠a hecho infeliz. Se dio cuenta de que las personas felices se centran en algo m√°s que su propia felicidad. “Encuentran la satisfacci√≥n por el camino”, escribi√≥, “mientras buscan otra cosa”. 

Podemos aspirar a este “algo m√°s” en forma de cualquier pasatiempo, inter√©s o actividad, como leer libros, cocinar o cualquier otra cosa que disfrutemos. Todo lo que importa es que despierte nuestro inter√©s. 

Mill tuvo una segunda epifan√≠a mientras le√≠a la poes√≠a del poeta William Wordsworth un d√≠a: at√≥nito por la belleza de sus poemas, se dio cuenta de que hab√≠a estado ciego a muchos de los placeres de la vida durante. 

Mill quería cambiar el mundo pero, debido a que estaba tan enfocado en resolver problemas y mejorar la sociedad, descuidó otros aspectos de su vida. Olvidó que muchos de los placeres de la vida no tienen nada que ver con la resolución de problemas. Todos podemos caer en la trampa de creer que todo lo bueno en la vida requiere que estemos mejorando constantemente, pero a veces algo tan simple como un paseo o una cena con amigos puede ser todo lo que necesitamos para sentirnos bien. 

Para superar esta ceguera, debemos aprender a apreciar los aspectos de la vida que no implican problemas y soluciones. 

¬ŅPor qu√© nos sentimos tan perdidos con la crisis de mediana edad?

Cuando llegamos a la mediana edad, a menudo es dolorosamente obvio que muchos de nuestros sue√Īos anteriores nunca se har√°n realidad. ¬ŅEsa empresa que pretend√≠amos empezar? Puede que nunca lleguemos a hacerlo. ¬ŅY qu√© hay de esas fantas√≠as de vivir en Jap√≥n? Cada vez es m√°s improbable. 

Esta diferencia entre realidad y nuestras expectativas, y que ya no podamos seguir diciendo, lo har√© ma√Īana, es quiz√° la peor parte de esta ‚Äúcrisis de mediana edad‚ÄĚ. Incluso si estamos contentos con nuestras vida, es natural mirar hacia atr√°s con nostalgia y cuestionar las decisiones que nos llevaron aqu√≠. 

Aunque nunca la filosof√≠a no puede poner fin a la a√Īoranza de vidas no vividas y caminos no recorridos, tener una filosof√≠a¬† de vida, nos ayudar√° a aceptar nuestras decisiones y aliviar la sensaci√≥n de angustia.¬†

No podemos hacer todo en una sola vida, y naturalmente nos vemos obligados a tomar decisiones dif√≠ciles en ciertos puntos. ¬ŅDeber√≠amos dejarlo todo y empezar el negocio de nuestros sue√Īos? ¬ŅEs buena idea dejarlo todo y viajar por el mundo? ¬ŅDeber√≠amos volver a buscar pareja o es mejor centrarnos en el trabajo? Todas estas son decisiones dif√≠ciles. La cuesti√≥n es que cada una de estas opciones implica sopesar las opciones y priorizar una u otra. 

Es poco probable que podamos convertirnos en pianistas mientras tambi√©n estudiamos derecho, e intentamos mantener una vida social estable y viajar por el mundo. E incluso si creemos que tomamos la mejor decisi√≥n posible, es natural preguntarse sobre las alternativas que dejamos pasar. 

Eso es porque el mundo est√° lleno de cosas que vale la pena valorar y caminos que vale la pena tomar, y que sea dif√≠cil comparar las opciones porque suelen ser abstractas, dificulta que podamos elegir sin sentir que estamos perdiendo algo. 

Para eliminar la sensación de pérdida solo tenemos dos opciones, o dejamos de valorar las cosas, o aprendemos a centrarnos solo en el presente.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Los comentarios est√°n cerrados.