Resumen del libro El arte de no desesperar cuando no est√°s esperando por Belle Boggs 2018

Resumen del libro El arte de no desesperar cuando no est√°s esperando por Belle Boggs 2018

Sin√≥psis/Resumen corto: El Arte de no Desesperar Cuando No Est√°s Esperando. Muchas personas consideran que tener hijos es el objetivo principal y su mayor alegr√≠a en la vida; algunos incluso lo consideran el sentido de la vida. Ya sea que estemos de acuerdo o en desacuerdo, la paternidad juega un papel fundamental no solo en la vida de quienes tienen hijos, sino tambi√©n en la vida de quienes desean tener hijos pero no pueden hacerlo. El libro trata temas como la forma en que vemos el nacimiento, el embarazo y la crianza de los hijos, combinando an√©cdotas personales y ejemplos hist√≥ricos sobre las historias de adopci√≥n, y fertilizaci√≥n in vitro que a menudo se pasan por alto. 

¬ŅQui√©n es Belle Boggs?

Belle Boggs ha aparecido en Harper’s, Paris Review, Orion, Slate y una variedad de otras publicaciones. Es profesora en el programa Bellas Artes de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y autora de Mattaponi Queen, un libro de relatos con el que gan√≥ el Bakeless Prize y el Library of Virginia Literary Award y fue finalista del Frank O‚ÄôConnor International Short Story Award.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

¬ŅC√≥mo desarrollamos nuestros puntos de vista sobre el embarazo y los hijos?

A los ni√Īos se les ense√Īa a valorar la reproducci√≥n y la crianza de los hijos desde una edad temprana de hecho; de hecho, muchas culturas defienden la creencia de que los ni√Īos son el centro de toda vida. 

Adem√°s, el deseo de tener hijos biol√≥gicos est√° ligado a las religiones y el arte del mundo. Consideremos el mandato en la Biblia hebrea de que Ad√°n y Eva se multipliquen, o la creencia hind√ļ de que los hijos son regalos y un reflejo de los padres. Las caracter√≠sticas sexuales exageradas como caderas anchas, pechos voluptuosos y vulvas prominentes se pueden encontrar en las obras de arte m√°s antiguas conocidas, que datan de hace unos 35.000 a√Īos, y que indican la importancia que le han dado las diversas culturas. 

La gente ahora asume que su futuro deber√≠a incluir a los ni√Īos como resultado de milenios de condicionamiento cultural. Esta creencia est√° tan arraigada que la autora descubri√≥ que muchos de sus estudiantes se ve√≠an a s√≠ mismos como futuros padres. 

Aunque con el tiempo le vamos dedicando cada vez m√°s tiempo al trabajo, y las prioridades cambian. Esto ha logrado garantizar que los humanos tengan menos hijos que otros miembros del reino animal, con un promedio global de 2,5 hijos por pareja. Estas cifras son m√°s bajas en los pa√≠ses desarrollados y m√°s altas en los pa√≠ses en desarrollo, pero no mucho. 

¬ŅPor qu√© algunas mujeres encuentran atractivo tener hijos? 

Aunque diferentes culturas se refieren a este deseo con diferentes nombres, por ejemplo, una mujer estadounidense al otro lado del Atl√°ntico podr√≠a centrarse en el l√≠mite de tiempo que gobierna este impulso al decir que su “reloj biol√≥gico est√° en marcha”. 

A pesar del profundo anhelo cultural por los ni√Īos, los cient√≠ficos debaten el tema. Por ejemplo, no hay acuerdo sobre si existe o no un “instinto de procrear” en la naturaleza humana. Tomemos, por ejemplo, a Edward Westermarck, el primer psic√≥logo evolutivo, quien argument√≥ en su libro de 1891 La historia de la naturaleza humana que todos los humanos tienen un instinto. 

Varios sex√≥logos, argumentaron que este instinto era simplemente el impulso sexual y que no exist√≠a ning√ļn instinto que impulsara la procreaci√≥n porque tener dos impulsores reproductivos ser√≠a redundante, algo raro en la evoluci√≥n. 

Westermarck respondi√≥ eliminando todas las afirmaciones sobre el “instinto de procrear” de futuras ediciones de su libro en respuesta a este contraargumento. M√°s recientemente, la soci√≥loga finlandesa Anna Rotkirch dirigi√≥ un estudio sobre la “fiebre del beb√©”, como se la conoce entre los escandinavos. 

La gente se quejaba de sentir este impulso, diciendo que llegaba en momentos inconvenientes para ellos. No solo aquellos que crecieron planeandose tener hijos sintieron esta presi√≥n, sino que todo tipo de personas sintieron la presi√≥n de la fiebre del beb√©, que a menudo se manifiesta como un deseo emocional e involuntario de tener. 

Varios art√≠culos de Rotkirch, cuando se combina con el hecho de que Finlandia es un pa√≠s de baja fertilidad que pone un fuerte √©nfasis en el individualismo y la educaci√≥n, podr√≠a se√Īalar un componente biol√≥gico que subyace al deseo humano de tener hijos. 

El sufrimiento de quienes quieren pero no pueden tener hijos

En Estados Unidos, el debate sobre el derecho al aborto ha llamado mucho la atenci√≥n. Sin embargo, un tema que recibe menos atenci√≥n es la dif√≠cil situaci√≥n de las personas que quieren tener hijos pero no pueden tenerlos. 

Esta ofuscaci√≥n se debe a un malentendido generalizado sobre la infertilidad y el sufrimiento que puede causar. Con frecuencia, la gente cree que los problemas de fertilidad son una ocurrencia rara, cuando en realidad, una de cada ocho parejas tiene dificultad para concebir. A pesar de su uso generalizado, esto todav√≠a causa una verg√ľenza inimaginable para quienes parecen afectados. 

Aunque la verg√ľenza moderna que rodea a la infertilidad es terrible, es a√ļn peor que esta condici√≥n haya sido impuesta a ciertos grupos a lo largo de la historia a trav√©s de la esterilizaci√≥n. A partir de la d√©cada de 1920, por ejemplo, los estados estadounidenses intentaron activamente esterilizar a sus ciudadanos m√°s pobres y vulnerables. 
La amenaza de perder sus prestaciones sociales se utiliz√≥ con frecuencia para persuadir a estos ciudadanos de que dieran su consentimiento. En su estado natal de Carolina del Norte, donde se llev√≥ a cabo un programa de esterilizaci√≥n desde 1933 hasta 1975, la autora habl√≥ con algunos de los supervivientes de estos programas de eugenesia. Willis Lynch, creci√≥ en una familia numerosa, por lo que tener sus propios hijos era  importante para √©l. Pero esta oportunidad le fue arrebatada cuando fue esterilizado por el estado a la edad de 14 a√Īos.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.