Resumen del libro Un fantasma en el sistema las aventuras del hacker m谩s buscado del mundo por Kevin Mitnick (Ghost in the Wires My Adventures as the World鈥檚 Most Wanted Hacker)

Resumen del libro Un fantasma en el sistema las aventuras del hacker m谩s buscado del mundo por Kevin Mitnick (Ghost in the Wires My Adventures as the World鈥檚 Most Wanted Hacker)

Resumen corto: Un fantasma en el sistema: las aventuras del hacker m谩s buscado del mundo, Ghost in the Wires (2011) es la historia de uno de los mejores hackers e ingenieros sociales de todos los tiempos: Kevin Mitnick. Mitnick comenz贸 haciendo llamadas telef贸nicas falsas en la d茅cada de 1970, y con el desarrollo de internet paso a convertirse en hacker y pirate贸 algunas de las empresas m谩s grandes del mundo. En el camino, consigui贸 una gran cantidad de informaci贸n para demostrarse a s铆 mismo que se pod铆a hacer. 

Los inicios de Kevin Mitnick

Nacido el 10 de agosto de 1963 Kevin Mitnick fue criado  por su madre, Shelly Mitnick. Vivieron una vida de movimiento constante por el sur de California, mientras Shelly buscaba trabajo y pasaba por una serie de malas relaciones.

El movimiento constante hizo que Kevin no tuviera la oportunidad de hacer amigos. Adem谩s, los novios de su madre ten铆an la mala costumbre de abusar de Kevin, lo que probablemente contribuy贸 al desarrollo de su actitud anti-autoridad.

Kevin obtuvo buenas notas en la escuela y destac贸 en los deportes, pero su lo que mas llamaba su inter茅s era la magia. Cuando Kevin ten铆a diez a帽os, un vecino le ense帽贸 un truco de magia, y fue amor a primera vista. A Kevin le encantaba el elemento del enga帽o y se obsesion贸 con practicar trucos y descubrir formas de manipular a la audiencia.

Cuando ten铆a 13 a帽os, se pod铆a encontrar a Kevin en Survival Bookstore, examinando las p谩ginas de The Big Brother Game, una gu铆a paso a paso sobre c贸mo obtener acceso a los registros de propiedad de las personas, su historial de conducci贸n e incluso su cuenta bancaria. Estas eran t茅cnicas que seguir谩n siendo 煤tiles a medida que Kevin se adentraba m谩s en el mundo de la ingenier铆a social.

C贸mo aprender铆a el joven Mitnick, la ingenier铆a social es el arte sutil de manipular a las personas para que hagan lo que queremos. Y la primera clave es generar confianza.

Digamos que queremos llamar a una empresa y adquirir informaci贸n espec铆fica. Sonaremos dignos de confianza si usamos la terminolog铆a correcta, las palabras y frases utilizadas por todos los dem谩s en la empresa y sector.

Usando esta t茅cnica, Mitnick pudo, con un tel茅fono y, al decir las cosas correctas, obtener registros e informaci贸n personal de amigos, profesores e incluso algunas personas que hab铆a conocido. Puede parecer poco probable, pero funcion贸 m谩s de lo que nos gustar铆a admitir.

Sus primeros contactos con el FBI

La d茅cada de 1980 fue la 茅poca perfecta para explotar el mundo digital; Los registros digitales eran cada vez m谩s populares, pero los sistemas de seguridad segu铆an siendo simples.

Pero antes de pasar a las  ordenadores , Mltnick busc贸 averiguar hasta d贸nde pod铆a llegar con las llamadas telef贸nica.

En una ocasi贸n, llam贸 al Departamento de Veh铆culos Motorizados de California (DVM) y obtuvo acceso a todos los archivos que quer铆a. Todo lo que ten铆a que hacer era llamar a las oficinas y hacerse pasar por un oficial de polic铆a: el empleado del DVM le pidi贸 su 芦C贸digo de solicitante禄, que era el tipo de terminolog铆a espec铆fica que Mitnick necesitaba.

Ahora pod铆a llamar a la estaci贸n de polic铆a local, haci茅ndose pasar por un representante del DVM y pedir confirmar el c贸digo de solicitante de un oficial en particular. Mitnick se invent贸 un c贸digo, y la persona en la estaci贸n de polic铆a corrigi贸 su error d谩ndole el c贸digo correcto.

Con ello pod铆a volver a llamar al DMV y obtener acceso a cualquier direcci贸n, n煤mero de placa o registro de conducci贸n de cualquier persona en el estado de California. Sin embargo, no pas贸 mucho tiempo antes de que Kevin tuviera su primer encuentro con las autoridades. Lo que lo meti贸 en problemas fue su intento de obtener una cuenta falsa de administrador de  ordenadores  en una empresa de investigaci贸n donde trabajaba el padre de su amigo.

Todo sali贸 bien durante un tiempo. Us贸 la cuenta del padre para eludir al sistema de seguridad, y una vez que estuvo en el sistema,   obtuvo acceso a una cuenta de administrador.

El problema surgi贸 cuando su amigo Micah accedi贸 a la cuenta de administrador y a la suya y se olvid贸 de cubrir sus huellas. La empresa not贸 la brecha de seguridad y tuvo que notificar al FBI, pensando que el padre de Micah era un pirata inform谩tico. El padre le pregunt贸 a Micah sobre el incidente y Micah confeso la participaci贸n de Mitnick.

El FBI pronto visit贸 a Mitnick, pero poco pudieron hacer. Aun no hab铆a leyes sobre pirater铆a inform谩tica en 1980, y  Mitnick a煤n no ten铆a 18 a帽os. Todo lo que Mitnick recibi贸 fue una advertencia, y no pas贸 mucho tiempo antes de que siguiera con sus experimentos.

Su primera vez en la carcel

A Kevin Mitnick le gustaba ver hasta d贸nde pod铆a llegar con una llamada telef贸nica o un m贸dem. Su segundo encuentro con las autoridades no se debi贸 a errores. 

Mitnick quer铆a ver si pod铆a infiltrarse en la empresa gigante US Leasing, y reclut贸 a un hombre llamado Lewis para que lo ayudara. El trabajo  empez贸 con una llamada telef贸nica. Mitnick se hizo pasar por un t茅cnico de redes que llamaba para advertir a la empresa sobre un error inform谩tico que pon铆a sus datos en riesgo. Esto fue suficiente para convencer a la empresa de que proporcionar谩 una cuenta de administrador.

Todo fue bien hasta que Lewis rompi贸 con su novia, Susan, que result贸 ser una hacker. Utilizando los datos de la cuenta de Lewis, Susan ingres贸 al sistema de arrendamiento de EE. UU. E hizo que una m谩quina de la empresa imprimiera p谩ginas con el nombre de Kevin Mitnick.

Y eso no fue todo. Cuando Susan se enter贸 Lewis y Mitnick hab铆an trabajado juntos para robar los manuales de los empleados de una empresa telef贸nica local, llam贸 a la polic铆a, lo que llev贸 al arresto de Mitnick. Mitnick, que a煤n no ten铆a 18 a帽os, fue sentenciado a pasar unos d铆as en un centro de detenci贸n de menores.

El juez que supervisaba el caso estaba  confundido por lo que hab铆a sucedido. Mitnick se esforzaba por conseguir los datos de empresas y personas pero no los usaba. Dado que piratear por la mera emoci贸n era algo inaudito a principios de la d茅cada de 1980, el juez asumi贸 que Mitnick se estaba beneficiando de ello de alguna  forma .

Mitnick cumpli贸 su dieciochoavo cumplea帽os en el centro de menores.

Los clientes que disfrutaron de este libro tambi茅n disfrutaron de

Los clientes que disfrutaron de este libro tambi茅n compraron

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res煤menes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor铆as de Res煤menes

Los comentarios est谩n cerrados.