Resumen del libro The Quiet Mind por John E. Coleman

Resumen del libro The Quiet Mind por John E. Coleman

Rese帽a/Sin贸psis: The Quiet Mind (1971) es un relato聽 del viaje de un agente de inteligencia estadounidense al Este en busca de paz interior. A lo largo de su extraordinaria vida, el autor John. E. Coleman explor贸 una amplia gama de caminos espirituales, desde el budismo tailand茅s hasta el zen y el cuaquerismo. Sin embargo, encontr贸 el mayor 茅xito con vipassana, un tipo de meditaci贸n que luego ense帽贸 a sus propios alumnos.聽

驴Qui茅n es John E. Coleman?

John E. Coleman trabaj贸 para la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y estaba estacionado en Tailandia. Durante una visita a la vecina Birmania (ahora Myanmar), estudi贸 el m茅todo de meditaci贸n vipassana del renombrado l铆der budista U Ba Khin. Coleman finalmente empez贸 a impartir sus propios cursos de meditaci贸n de diez d铆as en todo el mundo. Falleci贸 en 2012. 

Colecci贸n de los mejores libros de Mindfulness, Psicolog铆a y Filosof铆a (PDF)

Los primeros encuentros de Coleman con el budismo

Tailandia es conocida en Occidente por su impresionante belleza natural. Aparte de sus paisajes, Tailandia es conocida por sus m谩s de 16.000 templos y por ser un centro de tradici贸n budista. John E. Coleman estuvo destinado en Bangkok a finales del siglo XX, sirviendo un mandato de tres a帽os como asesor de seguridad del gobierno tailand茅s. 

Un d铆a fue a una reuni贸n del grupo de investigaci贸n ps铆quica por invitaci贸n de un amigo tailand茅s.  La reuni贸n de investigaci贸n ps铆quica se llev贸 a cabo en un wat, o templo, y Los participantes incluyeron a un obstetra, un anestesi贸logo y un psiquiatra, entre otros. 

Esta experiencia despert贸 el inter茅s de Coleman en aprender m谩s sobre la hipnosis y el budismo, le pareci贸 que hab铆a un v铆nculo entre la hipnosis y la antigua pr谩ctica budista de la meditaci贸n. Coleman hizo una visita social al Dr. Charoon, miembro del grupo de investigaci贸n ps铆quica, en un d铆a caluroso y estresante.

 Coleman qued贸 conmocionado por su experiencia en el templo de Bangkok. 驴Podr铆a ese estado de la mente tranquila, que no se esfuerza mentalmente hacia una meta espec铆fica, ser el que buscan los budistas? Seg煤n la tradici贸n budista, un pr铆ncipe llamado Gotama naci贸 cerca de las fronteras de Nepal hace 25 siglos. 

Gotama estaba absorto en sus pensamientos todo el tiempo, consumido por sus teor铆as sobre la naturaleza del sufrimiento. Gotama abandon贸 la corte cuando era joven para convertirse en asceta. 

Durante seis a帽os, estudi贸 las ense帽anzas de los brahmanes 鈥攕acerdotes hind煤es鈥 y adopt贸 estrictas pr谩cticas de autonegaci贸n, como el ayuno. Pero nada de esto le trajo una verdadera comprensi贸n. Gotama se sent贸 bajo un 谩rbol bodhi una noche y cay贸 en profunda meditaci贸n. 

Despu茅s de unas pocas semanas, se despert贸 en un profundo estado de iluminaci贸n o nirvana. Hab铆a llegado a entender la fuente del sufrimiento y su mente estaba clara. Todas las sectas budistas creen que en el nirvana, todos los deseos y sufrimientos dejan de existir. La mente est谩 tranquila. El m茅todo para alcanzar el nirvana, sin embargo, es donde las diversas ramas del budismo  no est谩n de acuerdo. 驴Qu茅 acciones y pr谩cticas espec铆ficas se requieren? John Coleman ten铆a curiosidad y quer铆a averiguarlo por su cuenta.

Las primeras experiencias de Coleman con la meditaci贸n

Coleman sinti贸 que su primer paso deber铆a ser probar la meditaci贸n en s铆 mismo cuando regresara a Tailandia. Con ese fin, hizo una oferta en Mahathat, un templo de Bangkok. Primero aprendi贸 a meditar en la posici贸n del loto en el templo, en la que las piernas se cruzan de forma que cada pie descanse sobre el muslo opuesto. 

Despu茅s le dijeron que se concentrara en su respiraci贸n mirando su vientre y observando su constante ascenso y descenso. El instructor afirm贸 que hacerlo proporcionar铆a a la mente algo autom谩tico y consistente a lo que aferrarse, pero la pr谩ctica hizo todo menos calmar la mente de Coleman. Todo en lo que pod铆a pensar era en el dolor de sus piernas y en la hora de su reloj. 

Coleman eventualmente mejor贸 su habilidad para concentrarse en su respiraci贸n. En ese momento, el instructor le indic贸 que volviera su atenci贸n hacia dentro, tomando nota mental de cualquier deseo o pensamiento que le viniera a la mente. Coleman hizo su parte para prestar atenci贸n a sus pensamientos. 

Pero, incapaz de ignorar la incomodidad f铆sica de sentarse en la posici贸n del loto durante horas y horas, y mucho menos el aburrimiento, decidi贸 terminar el curso antes de lo previsto. Pero anhelaba aprender m谩s sobre la meditaci贸n. 

Se detuvo en Birmania de camino a Europa de vacaciones para buscar a un l铆der espiritual llamado U Ba Khin. U Ba Khin era un alto funcionario del gobierno birmano que tambi茅n ense帽aba meditaci贸n. Estaba  ocupado, pero cada vez que se sent铆a abrumado, hac铆a una pausa, adoptaba la posici贸n de loto y meditaba durante unos minutos para aliviar el estr茅s. 

Coleman vio esto como una prueba de que la meditaci贸n pod铆a usarse en situaciones cotidianas. Coleman se inscribi贸 en un curso de diez d铆as con U Ba Khin. Su curso se centr贸 en un tipo espec铆fico de meditaci贸n y vipassana, que significa percepci贸n. La persona que medita en vipassana se enfoca en los fen贸menos dentro del cuerpo y la mente. 

Esto le permite entender su propio funcionamiento interno, lo que lo lleva a una visi贸n clara y a la liberaci贸n del sufrimiento. Coleman se dedic贸 al curso y estaba  entusiasmado con 茅l, pasando tiempo tomando notas y analizando cada aspecto de la pr谩ctica. Claramente, no estaba m谩s cerca de poder silenciar a su mente.

Las experiencias de Coleman en la India

Coleman vol贸 a la India en busca de otros proponentes/expertos despu茅s de no estar satisfecho con sus resultados con el entrenamiento de U Ba Khin. Durante una escala en el camino, comparti贸 mesa con un indio vestido con un traje blanco, Krishnamurti. 

Se describi贸 a s铆 mismo como “una especie de fil贸sofo”. Las opiniones y la espiritualidad de Coleman se ver铆an  influenciadas por su conversaci贸n con este hombre. Result贸 que Krishnamurti ten铆a algunas ideas que compartir. Por un lado, cre铆a que todas las filosof铆as, y todas las religiones, para el caso, est谩n inspiradas por el miedo, que es, en esencia, un deseo de estar seguro de algo. 

Sin embargo, ninguna organizaci贸n, sistema de pensamiento o teor铆a puede llevar a una persona a la verdad. Los libros y las ense帽anzas pueden proporcionar conocimiento, pero solo la experiencia directa puede proporcionar comprensi贸n, seg煤n Krishnamurti. Coleman qued贸 cautivado por Krishnamurti y su conversaci贸n continu贸 en el siguiente vuelo, que tomaron juntos. 

Krishnamurti explic贸 que no ten铆a m谩s posesiones que la ropa que vest铆a. Se mov铆a de ciudad en ciudad, hablando con cualquiera que se le acercara. Hab铆a tenido una vida fant谩stica. Naci贸 a finales del siglo XIX en la India. En su juventud, Annie Besant, una te贸sofa, se convenci贸 de que ten铆a las cualidades de un gran l铆der espiritual. 

Lo trajo a Europa,  lo proclam贸 el nuevo Mes铆as y cre贸 una organizaci贸n en torno a 茅l, la Orden de la Estrella de Oriente. Despu茅s de la muerte de su hermano Nityananda, 茅l se dio cuenta de que la muerte es solo otra parte de la vida, y que ninguna parte de la vida deber铆a resultar en dolor. 

A partir de entonces , Krishnamurti se dio cuenta de que su verdadera misi贸n era ayudar a otros a darse cuenta de los mismo y obtener la satisfacci贸n que 茅l ten铆a, no a trav茅s de la religi贸n organizada, sino a trav茅s de la experiencia directa. En 1929, renunci贸 a la Orden de la Estrella de Oriente y la organizaci贸n se disolvi贸. 

Desafortunadamente, Krishnamurti le dijo a Coleman que sent铆a que pocas personas entend铆an su mensaje. Predic贸 que la verdad est谩 dentro de nosotros, pero desafortunadamente, a la gente solo le interesan seguir lo que dicen otros. Coleman, que hab铆a estado buscando respuestas en las religiones establecidas, se sinti贸 fuertemente atra铆do a esto.

Los clientes que disfrutaron de este libro tambi茅n disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res煤menes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor铆as de Res煤menes

Los comentarios est谩n cerrados.