Resumen del libro The Productivity Project Proven Ways to Become More Awesome por Chris Bailey

Resumen del libro The Productivity Project Proven Ways to Become More Awesome por Chris Bailey

Reseña/Sinópsis: The Productivity Project (2016) es una guía práctica sobre cómo ser más productivos y mejorar nuestra calidad de vida. Con técnicas fáciles de entender y consejos prácticos, descubriremos cómo trabajar de forma más inteligente y realizar el trabajo que  importa. 

¿Quién es Chris Bailey?

Chris Bailey es un experto en productividad que ha trabajo descubriendo los secretos para vivir una vida eficiente desde que era un adolescente. Ha recopilado los resultados de sus experimentos en su página web, A Life of Productivity. También es un conferenciante popular con su propia charla TED: Un enfoque más humano de la productividad.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

La clave de la productividad

Algunas personas piensan que la productividad consiste en hacer más. Pero en realidad la productividad se basa en trabajar de forma más inteligente y hacer las cosas importantes. Según el autor podemos diferenciar entre dos formas de trabajar, la del inversor y la del monje.

El enfoque monástico : 

Este como su nombre indica se basa en imitar algunas de las ventajas que vienen de vivir en un monasterio.

Se basa en limitar qué estímulos te llegan y con ello reducir el efecto que tienen sobre tu concentración, para que al final puedas dedicarte en cuerpo y alma a lo que tu decidas.

Una forma de hacerlo sería por ejemplo ir a un hotel en una ciudad en la que nadie te conoce y centrarte en trabajar allí, es algo que hace Tim Ferris para avanzar con sus libros

El enfoque del inversor: 

Este se aplica si tienes un estilo de vida que no te permite dividir cuando trabajas en qué y se basa en que uses cualquier bloque de tiempo libre que tengas para concentrarte. También se caracteriza por saltar de un tema a otro en periodos relativamente cortos de tiempo.

Solo cuando nos posicionamos entre los ritmos del monje y el inversor de Wall Street, encontramos la verdadera productividad. Este ritmo de trabajo ideal es lo suficientemente deliberado para identificar lo que es importante y lo suficientemente útil para lograr nuestras metas. Para encontrar este ritmo perfecto, necesitamos aprender a administrar nuestro tiempo, atención y energía.  

Podemos tener toda la energía del mundo, pero no lograremos mucho sin un programa bien administrado. Y lo contrario también es cierto: podemos tener un plan estructurado para terminar el proyecto de nuestros sueños, pero es inútil si estamos desperdiciando toda nuestra energía en otra parte. Sin embargo, tanto el tiempo como la energía pueden desperdiciarse si divagamos, por eso la atención es la tercera clave del rompecabezas de la productividad.

¿Cuál es el primer paso para ser más productivo? 

Antes de hacer algo, necesitamos encontrar nuestro propósito y motivación. Esto nos ayuda a crear las rutinas correctas que nos mantienen encaminados hacia nuestras metas. Si nos saltamos este paso, es muy probable que establezcamos malos hábitos y malas rutinas que a la larga nos perjudicarán. 

El autor cometió este error cuando se propuso ser más productivo por primera vez. Estableció una hora de acostarse para poder despertarse a las 5:30 am. Con este plan pensó que tendría más tiempo para hacer cosas antes del trabajo, como ir al gimnasio, leer un poco, desayunar y planificar el día por delante. Esto continuó durante meses antes de que se diera cuenta de que no le importaba esta rutina. 

Se dio cuenta de que estaba realizando su ritual matutino porque otros pensarían que estaba cumpliendo, pero no había satisfacción personal en sus esfuerzos. No había pensado en el propósito de ser más productivo, lo que hacía imposible crear rutinas que coincidieran con este objetivo. Podemos evitar este tipo de errores haciéndonos una pregunta importante: si nos dieran dos horas adicionales a nuestro día, ¿qué haríamos con este tiempo extra? 

La respuesta debería señalarnos en la dirección del verdadero propósito detrás de nuestro deseo de ser más productivos. ¿Pasaríamos más tiempo con amigos y familiares? Si nos motivan más los valores de la comunidad y las conexiones personales, tiene más sentido que creemos oportunidades para ello. Y, si es así, probablemente no nos beneficiaremos de una rutina que nos aleje de una vida social activa. Nuestro primer paso es considerar nuestra razón para querer ser más productivos para empezar. Preguntarnos, ¿qué es importante y significativo? Nuestras respuestas a estas preguntas son fundamentales para mantener una buena rutina y ser más productivos.

La importancia de planificar

Nos despertamos con un plan muy claro de lo que queremos hacer durante el día, solo para que nuestro plan se caiga a trozos cuando revisamos nuestro primer correo electrónico. Este es uno de los principales obstáculos para la productividad, nuestra tendencia a dejar que otras personas decidan nuestras prioridades. 

Para solucionar esto, JD Meier, un ejecutivo de Microsoft nos recomienda empezar la semana identificando tres cosas para lograr esa semana. Después, debemos empezar la jornada laboral identificando tres objetivos que queremos lograr antes de irnos a dormir. 

Puede sonar simple, pero eso es parte de por qué es efectivo. Al planificar lo que queremos lograr tanto día a día como semana a semana, estamos descifrando cómo estructurar nuestro tiempo, atención y energía. Digamos que nuestras metas para el fin de semana son terminar la primera sección de nuestro libro, actualizar nuestra página web con contenido nuevo y prepararnos para un viaje de negocios. 

Con estos objetivos establecidos, nuestros objetivos al final del día podrían ser terminar el próximo capítulo del libro en el que estamos trabajando, decidir el tema de nuestra próxima publicación en el blog y completar el formulario de renovación del pasaporte. 

Para evitar elegir objetivos  poco realistas, debemos consultar nuestro calendario para asegurarnos de que no hemos dedicado nuestro tiempo y energía a otra tarea. Por ejemplo, aunque queramos terminar esa sección de nuestro libro, si nuestro calendario nos recuerda una gran presentación que tenemos programada para el viernes, puede ser mejor que nos concentremos en prepararla. 

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Los clientes que disfrutaron de este libro también compraron

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.