Resumen del libro The Myth of Multitasking How “Doing It All” Gets Nothing Done por Dave Crenshaw

Resumen del libro The Myth of Multitasking How “Doing It All” Gets Nothing Done por Dave Crenshaw

Reseña/Sinópsis: The Myth of Multitasking (2009) revela una verdad importante: que el concepto de multitarea es una mentira que hemos estado aceptando durante  tiempo. La verdad es que el ser humano: no está construido para dividir su enfoque, y si queremos que el trabajo de calidad se realice de forma eficiente y oportuna, debemos abordar las cosas de una en una 

¿Quién es Dave Crenshaw?

Dave Crenshaw es un coach de negocios solicitado que ha ayudado a mejorar empresas en todo el mundo. Sus artículos han aparecido en publicaciones como la revista Time y el Washington Post. 

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

¿Por qué nos cuesta tanto concentrarnos hoy en día?

Todos hemos escuchado que admitir que tenemos un problema es el primer paso hacia la recuperación. No es difícil ver que muchos de nosotros luchamos con la distracción. La tecnología y las redes sociales son los principales culpables, sin embargo, antes de que podamos trabajar en nuestra concentración, debemos entender por qué este estado de distracción no es un accidente.

Tenga en cuenta los numerosos dispositivos a nuestra disposición, así como las numerosas aplicaciones y plataformas multimedia disponibles a través de ellos. Estas empresas deben competir por nuestra atención, lo que hacen a través de optimizar todos sus elementos para ser lo más adictivos que puedan. 

Este es un método para diseñar productos que explotan nuestras emociones, la forma en que funciona el cerebro y con ello influyen en nuestro comportamiento. Como humanos, estamos programados para la reciprocidad social, lo que significa que esperamos que los demás correspondan a nuestras acciones positivas. Consideremos cómo reaccionan las personas ante los cumplidos y cómo se sienten obligados a devolverlos. 

Las notificaciones sobre “Me gusta” en nuestras publicaciones o mensajes en las alimentan este deseo de reciprocidad. Cuando los vemos, nos vemos obligados a seguir interactuando y comprobando cuántos me gusta o mensajes hemos recibido. Con tácticas como esta, no sorprende que solo podamos pasar unos minutos sin alcanzar nuestros teléfonos. 

Y quizá la principal razón por la que nos cuesta tanto concentrarnos es que estas empresas estan haciendo bien su trabajo, y disfrutamos sus productos. Cuando nos enfrentamos a tareas difíciles, trabajos que no nos gustan o problemas como la ansiedad y la soledad, las aplicaciones nos dan una vía de escape. 

Pero aunque nos podamos sentir mejor durante unos segundos o minutos, escapar a las redes sociales no resuelve nuestros problemas, y con el tiempo solo hara que tengamos más ganas de escapar y que nos cueste más concentrarnos. 

Nuestros cerebros, sin embargo, tienen una capacidad finita de concentración y productividad. Multitasking es el término que usamos para referirnos a la habilidad de hacer varias tareas a la vez. Debido a que “parece” que podemos hacer dos o más acciones a la vez, como puede ser escuchar música a la vez que leemos algo, solemos pensar que el multitasking es una habilidad que se puede desarrollar. 

Pero por desgracia, diversos estudios explican como el multitasking es realmente algo que “nuestro cerebro nos hace creer”.

En realidad no somos capaces de hacer varias tareas que requieran nuestra concentración a la vez, sino que simplemente se trata de hacer cambios tan rápidos, que parece que estuviésemos haciendo ambas.

De la misma forma que nuestro cerebro es capaz de evitar que detectemos que tenemos un punto ciego, que es la zona de la retina en la que surge el nervio óptico y que por lo tanto carece de la capacidad de recibir luz y por lo tanto ver, que nuestro cerebro “recrea” para que no notemos estos espacios, también es capaz de “fabricar” la percepción de que podemos saltar de un tipo de tarea a otra sin problemas.

Pero que nuestro cerebro pueda hacer que parezca que podemos hacer dos tareas a la vez sin problemas, no significa que realmente debamos intentarlo.

Nuestro cerebro y el multitasking

El cerebro humano es algo impresionante de contemplar, pero no funciona bien cuando intentamos concentrarnos en más de una cosa a la vez. Hay muchos estudios que respaldan esto, incluido uno reciente de la Universidad de Vanderbilt. Los investigadores no pudieron encontrar una sola prueba neurológica que sugiera que el cerebro humano es capaz de realizar más de una tarea a la vez. 

Lo que el cerebro puede hacer es cambiar de una tarea a otra. Puede hacer esto lo suficiente como para darnos la impresión de que es multitarea, pero lo que  está haciendo es cambiar de tarea.  Hay dos tipos diferentes de tareas de cambio: podemos hacer cambios activos o cambios pasivos. Los cambios activos ocurren en situaciones que creamos nosotros mismos, como decidir revisar nuestro correo electrónico mientras hablamos con alguien por teléfono. Estos serían los cambios que estamos haciendo activamente. 

Los cambios pasivos ocurren en situaciones que son iniciadas por algo o alguien,. Un ejemplo de esto sería cuando nos enfrentamos a una fecha límite y, en medio de la preparación de documentos, un compañero de trabajo decide pasar y empezar a hablar con nosotros. Se nos pide que cambiemos nuestra atención entre los documentos y nuestro compañero de trabajo. 

¿Por qué no es buena idea el multitasking?

En un momento u otro, es posible que nos hayamos sentido orgullosos de nuestra capacidad para cambiar entre múltiples tareas y resaltado este talento en nuestro currículum. 

Pero la verdad es que el cambio de tareas no es una forma de trabajo efectiva o que ahorre tiempo. Para ver un buen ejemplo, veamos una situación típica de un día de trabajo: Sara es una directora ejecutiva trabajadora de una exitosa empresa de ropa. Cada día,  tiene que lidiar con múltiples interrupciones. 

Una situación típica sería Sara intentando redactar un correo electrónico cuando su asistente, Sally, la interrumpe con una pregunta importante. Dado que Sara necesita acabar sus correos electrónicos, al principio intentará seguir escribiendo y cambiar su atención entre Sally y el correo electrónico. Sin embargo, dado que las preguntas de Sally son  complejas, Sara se verá obligada a dejar de escribir y prestar toda su atención a la pregunta para encontrar una respuesta. 

Una vez que le da una respuesta a Sally, Sara puede volver al correo electrónico, pero es importante reconocer que le tomará unos minutos antes de que pueda volver al nivel de concentración que tenía anteriormente. Esta es la razón por la que cambiar entre tareas es, en última instancia, ineficiente y una pérdida de tiempo, porque ya sea que estemos haciendo cambios activos o pasivos, tendremos que detener un hilo de pensamiento para iniciar otro.

Cuando Sara se dio cuenta de que no podía dar su correo electrónico o la pregunta de Sally sobre la atención que cada uno requería y merecía, tuvo que dejar de hacer lo que estaba haciendo. Y pase lo que pase, cambiar toma tiempo adicional para concentrarse en la nueva tarea y luego volver a concentrarse en la tarea anterior, las cuales consumen un tiempo importante del día. Probablemente nos estemos preguntando “¿Cómo puedo evitar cambiar? ¿No son estas interrupciones un hecho de la vida?” Más adelante descubriremos cómo podemos minimizar la cantidad de cambios en nuestro día y mejorar la eficiencia de nuestro trabajo.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Los clientes que disfrutaron de este libro también compraron

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.