Resumen del libro The Mind Club Who Thinks, What Feels, and Why It Matters por Daniel M. Wegner y Kurt Gray

Resumen del libro The Mind Club Who Thinks, What Feels, and Why It Matters por Daniel M. Wegner y Kurt Gray

Reseña/Sinópsis: The Mind Club (2016) explica el concepto de la percepción y cómo esta determinación afecta nuestros juicios morales. El libro nos explica cómo y por qué percibimos las mentes cómo lo hacemos. 

¿Quién es Daniel M. Wegner?

Daniel M. Wegner fue un eminente psicólogo, autor de La ilusión de la voluntad consciente y ganador de, entre muchos otros premios, el 2011 Premio a la Contribución Científica Distinguida de la Asociación Americana de Psicología. 

¿Quién es Kurt Gray?

Kurt Gray es psicólogo y antiguo alumno de Wegner. Ha escrito varios ensayos y artículos de opinión, incluido “El mito del mal inofensivo” para The New York Times.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

El Cerebro

Desde que nacemos, nuestro cerebro está constantemente estableciendo nuevas conexiones y adaptándose a nuevas situaciones. Esto da forma a nuestras personalidades.

Tomemos el ejemplo de un niño de dos años. Su cerebro tiene la misma cantidad de células cerebrales pero el doble de sinapsis, conexiones que transmiten información, que una persona adulta. Esto se debe a que, a medida que los humanos envejecen, pierden las conexiones sinápticas que no han sido reforzadas por la repetición constante. 

Un ejemplo es el del lenguaje. Es difícil distinguir o pronunciar los sonidos de idiomas extranjeros porque no estuvimos expuestos a ellos cuando éramos pequeños.

Esto se aplica a la personalidad de manera más general. Las conexiones sinápticas que nos hacen son el resultado de todo lo que hemos estado expuestos. Cada persona que conocemos, las películas que vemos o los libros que leemos dan forma a quienes somos.

Este proceso de cambio se da gracias a la plasticidad del cerebro. Ese es un término que se refiere a la capacidad del cerebro para “aprender” mediante la repetición. Y por suerte, esta es una capacidad que mantenemos de por vida.

En un estudio realizado por científicos del University College London, escanearon los cerebros de algunos de los taxistas de la ciudad y descubrieron que poseían un hipocampo más grande: el hipocampo es la parte del cerebro responsable de la memoria espacial. Este aumento del tamaño de su hipocampo se dio gracias a que durante sus años recorriendo las calles de Londres desarrollaron las habilidades necesarias para recordar las distintas rutas y características de las mismas.

Pasar tiempo ejercitando sus memorias significó que los taxistas fortalecieron ciertas conexiones en sus cerebros. Es un poco como un entrenamiento; el área objetivo creció como resultado del uso constante. Ese tipo de cambio puede tener un efecto dramático en la personalidad.

Tal vez hemos oído hablar de Charles Whitman, el hombre que asesinó a su esposa y a su madre, y luego disparó y mató a otras 13 personas con un rifle desde lo alto de una torre en la Universidad de Texas. Lo que quizás muchos de nosotros no sepamos es que una autopsia encontró un tumor en su cerebro. Estaba ubicado en la parte responsable del miedo y la agresión.

The Mind Club

Somos parte de un club especial y es posible que ni siquiera lo sepamos. Lo más probable es que nuestro vecino y el gato también lo sean, pero nuestro smartphone no lo es, al menos no todavía. Este club se llama Mind Club, y es el grupo de todas las criaturas que se considera que tienen: mente. 

Los autores realizaron varios estudios en los que los participantes trataban de asignar varios conceptos a la categoría de “con conciencia” o “sin conciencia”: un robot, un director general, un perro de familia, un muerto, etc. Descubrieron que las personas  atribuyen conciencia a seres con dos rasgos específicos. 

El primero es la capacidad de pensar, actuar de forma planificada y controlarse a sí mismo. La segunda es la capacidad de experimentar emociones como la satisfacción, estar consciente y sentir sensaciones físicas, como el hambre. Si alguien tiene estas habilidades, “forma parte” del Mind Club. Pero una vez en el Mind Club, las personas pueden caracterizarse por la fuerza relativa de su capacidad de pensar y experiencia. Si nos caracterizamos  por nuestra propensión a la acción racional,  encajamos en el grupo de los hacedores pensantes. 

Un buen ejemplo de este grupo son los directores ejecutivos de las grandes corporaciones,  se les considera hacedores pensantes, ya que ejercen el poder y se han involucrado en muchas acciones planificadas para llegar a donde están. En el otro lado del espectro están los sensores vulnerables, aquellos que  sienten y experimentan, pero son menos aptos para una acción efectiva. Los bebés pertenecen a esta categoría. Si se sienten amenazados y experimentan miedo, no pueden planear defenderse y, por lo tanto, su única respuesta es llorar. Pero estos tipos no son inmutables. Un CEO podría convertirse en una persona vulnerable si, por ejemplo, una enfermedad lo dejara  indefenso.

El cerebro y la ética

Ya sea rico y pobre o padre e hijo, ciertos conceptos vienen en pares y es imposible entender uno sin su contraparte. Y esto es  lo que ocurre con la moralidad. Entendemos que los actos morales involucran a dos partes: el agente moral, o la persona que realiza la acción, y el paciente moral, la persona que recibe la acción. 

Este emparejamiento se llama compleción diádica y así funciona: cada vez que algo o alguien se convierte en víctima, como al ser atropellado por un coche, o es el destinatario de algo bueno, como un regalo, automáticamente buscamos a la persona que infligió el dolor u ofrecido la generosidad – es decir, el agente moral. 

Pero cómo juzgamos los actos morales no depende únicamente del hecho. También está influenciado por el tipo de mente que parecen poseer el hacedor y el receptor. Imaginemos al director ejecutivo de una poderosa corporación golpeando a un bebé. Es impensable, escandaloso y seguramente lo enviarían a la cárcel. Pero si se cambiaran las cosas y el bebé le diera un puñetazo al CEO, lo veríamos como lindo o divertido. 

El bebé  no sería culpado por sus acciones, mientras que si el CEO hace lo mismo, estamos más inclinados a verlo como un agente moral que como un hacedor pensante. Lo vemos actuando conscientemente y en control de sus acciones. Asumimos que de forma consciente infligió dolor al bebé y debería ser considerado responsable. Sin embargo, cuando el bebé golpea al CEO, no asumimos que lo está haciendo para infligir dolor. Y dado que los sensibles sensibles están orientados hacia la experiencia y no hacia la agencia, los vemos como pacientes morales y nos centramos en sus derechos morales a, digamos, no ser heridos, que en sus responsabilidades morales.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Los clientes que disfrutaron de este libro también compraron

Si te ha gustado este resúmen, te pueden gustar estos filósofos

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.