Resumen del libro The End of Trauma: How the New Science of Resilience Is Changing How We Think About PTSD por George A. Bonanno

Resumen del libro The End of Trauma: How the New Science of Resilience Is Changing How We Think About PTSD por George A. Bonanno

El concepto de ansiedad

El concepto de ansiedad existe desde hace siglos. La palabra se origina en una antigua palabra griega, que significa «agobiado» o «atribulado». Hay referencias a él en todo el Nuevo Testamento, que describe a pecadores ansiosos que esperan que la ira de Dios llueva sobre ellos.

En 1844, el teólogo danés Kierkegaard publicó El concepto de ansiedad, donde argumentó que la ansiedad es una consecuencia de la capacidad humana para tomar decisiones; demuestra que somos conscientes del poder y la responsabilidad de la libre elección.

La ansiedad se veía como una parte esencial del ser, como una emoción normal e incluso necesaria. Pero a principios del siglo XX, Sigmund Freud argumentó que la ansiedad es fundamental para una serie de trastornos psicopatológicos y es una señal de que hemos estado tratando de reprimir el trauma y los recuerdos desagradables.

Debido a que no estamos lidiando activamente con estos problemas, se vuelven tóxicos. Los métodos psicoanalíticos de Freud implicaban tratar de encontrar la causa subyacente de la ansiedad. Creía que si se solucionaba el trauma reprimido, la ansiedad desaparecería. Pasó de ser una parte normal del ser humano a convertirse en una señal de que algo andaba mal y necesitaba ser arreglado.

La idea de ansiedad de Freud se hizo especialmente popular después de la Segunda Guerra Mundial. En 1947, el poeta W. H. Auden publicó su famoso libro The Age of Anxiety, acuñando un eslogan que ha sido utilizado generosamente por todas las generaciones desde entonces. Cineastas como Alfred Hitchcock y Woody Allen comenzaron a presentar personajes ansiosos en sus películas, mientras que los Rolling Stones comenzaron a escribir canciones sobre amas de casa que usaban Valium.

El diagnóstico el trastorno de la ansiedad

¿En qué momento la ansiedad se transforma en un trastorno? La capacidad de diagnosticar un trastorno de ansiedad reside en un psicólogo o psiquiatra. Para comprender cómo toman esas decisiones, debemos echar un vistazo al Manual de Diagnóstico y Estadística (DSM). El DSM fue publicado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) a mediados del siglo XX y ahora es la guía principal utilizada para clasificar los trastornos psiquiátricos.

La primera edición del DSM dividió los trastornos mentales en estados de psicosis y neurosis. La ansiedad se apodera de este último, como neurosis de ansiedad. En 1980, la tercera edición del DSM subdividió este término en trastorno de ansiedad generalizada (TAG) y trastornos de pánico. La próxima edición, publicada en 1094, amplió estas categorías y agregó el trastorno de estrés postraumático TEPT y fobias específicas.

Los criterios para diagnosticar los trastornos de ansiedad cambian constantemente. Para hacer un diagnóstico, un psicólogo evaluará los síntomas comparándolos con una lista de verificación proporcionada por el DSM. Un cierto número de síntomas coincidentes clasifica a una persona con un trastorno de ansiedad.

Como muestra esta breve historia, hay una variedad de condiciones que caen bajo el paraguas de un trastorno de ansiedad y los parámetros cambian constantemente. El DSM ha sido criticado por intentar encajar un trastorno complejo en una lista de verificación simplista, así como por asignar låbels psiquiátricos potencialmente estigmatizantes a las personas. Pero ha hecho que estos diagnósticos sean legítimos, lo que permite a las personas acceder a los servicios de salud mental, hacer reclamaciones a su aseguradora y buscar el apoyo de los empleadores.

¿Qué hace que una persona sea susceptible de desarrollar un trastorno de ansiedad? ¿Por qué algunas personas pasan por incidentes traumáticos aparentemente indemnes, mientras que otras desarrollan PTSD? Los estudios han revelado tres factores que pueden entrar en juego. El primero es la genética: los trastornos de ansiedad pueden heredarse de los padres o transmitirse de generación en generación. El segundo se refiere a la disposición psicológica general de las personas y la forma en que manejan la incertidumbre. Y el tercero tiene que ver con las experiencias de aprendizaje o el entorno en el que crecimos.

La respuesta de luchar o huir 

A principios del siglo XX, el fisiólogo Walter Cannon desarrolló la famosa teoría de «luchar o huir». La teoría esbozó los mecanismos de supervivencia que emplean los animales cuando se enfrentan a una amenaza. Si los animales se enfrentan a un depredador o algún otro peligro, se paralizan y se harán los muertos, huirán o se defenderán.

Los humanos están conectados con los mismos instintos de supervivencia. Cuando nos sentimos amenazados, nuestro sistema nervioso simpático se activa. Comenzamos a respirar rápidamente y nuestros corazones laten más rápido. Esto entrega energía a las áreas donde más la necesitamos, y la médula suprarrenal libera adrenalina en nuestros cuerpos, llenándonos de energía.

Todo nuestro cuerpo está involucrado en la respuesta al sol. Pero, ¿cómo sabemos qué constituye una amenaza? No solo aprendemos sobre el peligro a través de nuestras propias experiencias; tenemos la capacidad de aprendizaje observacional o instrucción verbal. Nuestros sistemas de supervivencia integrados son cruciales; nos ayudan a mantenernos vivos. Pero van a toda marcha, percibiendo amenazas donde no las hay.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.