Resumen del libro Tesla: Man Out of Time (1981) por Margaret Cheney

Resumen del libro Tesla: Man Out of Time (1981) por Margaret Cheney

Resumen corto: Tesla (1981) nos presenta la vida y los logros de uno de los mayores inventores e innovadores de la historia. Este resumen traza la carrera de Nikola Tesla desde su infancia, pasando por sus primeras batallas con Thomas Edison, y hasta el controvertido debate sobre la invención de la comunicación por radio.

¿Quién es Margaret Cheney?

Margaret Cheney figura entre los biógrafos más destacados de Nikola Tesla. Sus trabajos incluyen Tesla: Master of Lightning, coescrito con Robert Uth, una biografía de la cantante de jazz Mabel Mercer titulada Midnight at Mabel’s y el libro The Co-Ed Killer: A Study of the Murders, Mutilations, and Matricide of Edmund Kemper III.

La infancia de Tesla

En 1856, Nikola Tesla nació en el pueblo croata de Smiljan. Tradicionalmente, la mayoría de los hombres nacidos en la región estaban destinados a una vida en la Iglesia o como oficial en el ejército austrohúngaro. 

Tesla siempre afirmó que su memoria fotográfica y su vívida imaginación venían de su madre, Duka Mandic. Podía recitar de memoria largos pasajes de poesía sin titubear y fabricaba a mano sus propias herramientas para crear telas con diseños intrincados.

Cuando Nikola tenía solo cinco años, su hermano Daniel, de dos años, murió en un misterioso accidente. El evento afectó profundamente al joven Nikola y trató de consolar a sus padres de la única manera que sabía: convirtiéndose en el mejor estudiante. A la edad de ocho años, estaba leyendo constantemente y comenzó a interesarse por la ingeniería y la física.

Sin embargo, sus estudios se vieron interrumpidos en su adolescencia cuando contrajo el cólera. Mientras estaba postrado en cama, le suplicó a su padre, Milutin Tesla, que le permitiera continuar sus estudios de ingeniería en lugar de unirse al clero. Fue en esta época cuando el joven Tesla comenzó a tener extrañas visiones y fobias.

A lo largo de toda su vida, Tesla experimentaría destellos brillantes de luces e imágenes parecidas a alucinaciones cuando su mente se excitaba. Esto parecía ser un efecto secundario de una imaginación que era tan poderosa y vívida que le permitió imaginar sus inventos con la suficiente claridad.

También lucharía con una profunda aversión a los gérmenes, los pendientes de mujer y las perlas. Y quizás lo más peculiar de todo fue su necesidad de calcular el volumen cúbico de sus alimentos y bebidas antes de comer.

La carrera académica de Tesla

Tesla era un buen estudiante, pero su ingenio y precocidad causaron varios enfrentamientos con algunos de sus profesores. En 1875, en la Escuela Politécnica de Austria, se enfrentó a uno de sus profesores.

En la clase de este profesor en particular, Tesla criticó abiertamente los motores de corriente continua que se utilizan en todo el mundo. Sabía que se podía crear un motor mejor para producir voltajes más altos y aumentar las distancias que podían recorrer. Pero pasarían muchos años antes de demostrar que tenía razón.

A finales de 1879, Tesla estaba arruinado y tuvo que abandonar la escuela. Su padre acababa de fallecer y se vio obligado a buscar trabajo para mantenerse. En 1881, Tesla estaba trabajando en una oficina de telégrafos.

Un día, mientras caminaba por un parque, se le ocurrió un nuevo tipo de motor, el motor de inducción. En lugar del motor de corriente continua de circuito único, este motor utiliza dos o más corrientes alternas para crear un campo magnético y generar electricidad.

Se dio cuenta de que este motor podía crear un sistema polifásico capaz de generar y distribuir una potencia mucho mayor. Solo tenía que encontrar los medios para ponerlo en práctica.

Su búsqueda de un trabajo mejor lo llevó a París y a la Continental Edison Company. Fue aquí donde se reconoció por primera vez el genio de Tesla y se puso a trabajar en la reparación de plantas de energía en Francia y Alemania.

Su gerente estaba tan impresionado con el talento de Tesla que le escribió una carta de recomendación, para llevar personalmente a Thomas Edison. Era justo lo que necesitaba Tesla. Con la carta en la mano, se fue a Estados Unidos.

El primer contacto con Thomas Edison

Cuando Tesla llegó a Estados Unidos en 1884, no tardó en aparecer en las oficinas de Edison Electric Company.

La compañía de Thomas Edison era responsable de generar gran parte de la energía de la ciudad de Nueva York. Pero sus generadores de corriente continua (CC) defectuosos e inestables estaban lejos de ser perfectos.

Cuando Tesla entró en la oficina de Edison, presentó su carta de recomendación y rápidamente trató de convencer a Edison de los beneficios de cambiar a su motor de corriente alterna.

Ese mismo día, Edison puso a Tesla a trabajar en la reparación de la planta de iluminación del barco de vapor SS Oregon. Hizo un trabajo rápido, impresionando a Edison al terminar las reparaciones por la mañana. Pero la relación profesional no duró mucho.

Edison le ofreció un trato a Tesla: si podía mejorar el diseño de sus generadores, recibiría 50.000 dólares. A Tesla le pareció una buena propuesta. Y, con el tiempo, rediseñó y mejoró 24 de los generadores eléctricos de Edison, hasta el punto de instalar controles automáticos.

Pero, cuando llegó el momento de que Tesla recogiera su dinero; Edison pareció confundido y le dijo: “No entiendes nuestro humor estadounidense ”. En cambio, Edison se ofreció a aumentar su salario de 18 a 28 dólares por semana. Tesla se sintió decepcionado y desanimado por sus posibilidades en este nuevo país.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Los clientes que disfrutaron de este artículo también compraron

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.