Resumen del libro Supervivencia del más Atractivo (Survival of the Prettiest) por Nancy L. Etcoff

Resumen del libro Supervivencia del más Atractivo (Survival of the Prettiest) por Nancy L. Etcoff

Resumen corto: Survival of the Prettiest (1999) explica por qué las personas prefieren cosas que son bellas, revelando como nuestros gustos estéticos no son meramente una cuestión de medio ambiente y cultura. Lo que nos parece hermoso tiene que ver con nuestro deseo innato de tener un niño fuerte y saludable.

¿Quién es Nancy Etcoff?

Nancy Etcoff es miembro de la facultad de la Facultad de Medicina de Harvard. Tiene un master en educación por Harvard, un doctorado en psicología de la Universidad de Boston y ha estudiado el cerebro y las ciencias cognitivas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

La belleza en el campo de la psicología

En 1954, el psicólogo estadounidense Gardner Lindzey escribió el clásico Manual de psicología social, que se convirtió en un libro de referencia estándar para el campo. Pero sobre el tema de la belleza, solo hay una entrada que cubre “factores físicos”.

Esta aversión al tema probablemente se deba a intentos fallidos de encontrar conexiones entre los atributos físicos y el comportamiento. Por ejemplo, Johann Kaspar Lavaters 1772 Essays on Physiognomy intentó vincular ciertos rasgos faciales a rasgos de carácter específicos, un proyecto que la ciencia moderna desmintió por completo.

Los científicos sociales históricamente han mostrado poca consideración por el tema de la belleza. El modelo estándar de ciencias sociales,Standard Social Science Model (SSSM), que influyó enormemente en las ciencias sociales en el siglo XX, puede ser el culpable del desprecio. El SSSM veía la mente como una pizarra en blanco formada exclusivamente por factores ambientales y condicionamientos sociales; según su perspectiva, la biología no tenía efecto alguno.

Un influyente libro de Naomi Wolf, The Beauty Myth, presenta argumentos al respecto. Al examinar el tema de la belleza a través de una lente feminista, Wolf sostiene que la belleza es una construcción puramente social, que se utiliza para defender una sociedad patriarcal y generar ganancias para las empresas cosmeticas.

Pero se trata de una visión limitada de la belleza, que se centra únicamente en las percepciones modernas. Omite una cara innegable: la historia de la formación de la mente humano abarca más de diez mil años de historia evolutiva.

Según el autor el modelo SSSM cuenta con demasiadas simplificaciones que pueden reducir nuestra perspectiva y comprensión de como funciona la belleza y nuestra concepción de la misma. Separa erróneamente la biología y la cultura e ignora la verdadera complejidad de la belleza.

Incluso cuando consideramos los cosméticos, podemos ver la complejidad en el trabajo. Roger Bingham, un reportero científico, establece una conexión entre la biología y los rituales de belleza: sugiere que cuando las mujeres se maquillan en las mejillas para imitar un rubor natural, están señalando juventud e inocencia sexual, una mezcla de atributos valorados cultural y biológicamente. 

No se puede negar que la belleza ha existido a lo largo de la historia, pero la pregunta sigue siendo: ¿Qué es la belleza exactamente?

Si alguien nos pidiera que definiéramos la belleza, ¿qué diríamos? 

Nuestra capacidad para reconocer la belleza es probablemente un rasgo innato. Un estudio realizado por la psicóloga Judith Langlois proporciona un fuerte apoyo a este argumento.

Langlois recopiló cientos de diapositivas de rostros de personas y pidió a los participantes que calificaran su atractivo. Luego mostró las fotos a bebés de entre tres y seis meses de edad. Y los bebés, por su propia voluntad, pasaron mucho más tiempo mirando las caras que los adultos también habían encontrado atractivas.

Hombres, mujeres, bebés, afroamericanos, asiáticoamericanos y caucásicos calificaron las caras. Los bebés tampoco se sintieron atraídos por las imágenes de personas que se parecían a sus padres, descartando la posibilidad de que la idea de lo bello de un bebé esté determinada por la apariencia de los padres.

Los hallazgos sugieren que nacemos con preferencias y “detectores de belleza”. La belleza se define por ciertas cualidades que hacen atractivo el objeto de belleza y por el efecto físico que la belleza tiene en el espectador.

Por ejemplo, el Oxford English Dictionary define la palabra “hermoso” así: “sobresaliente en la gracia de la forma, el encanto del color y otras cualidades, que deleitan la vista y provocan admiración”.

Podemos no estar de acuerdo con lo que significa la definición del diccionario, pero todos pueden estar de acuerdo en que la belleza atrae y mantiene la atención. 

El efecto de nuestra biología

Los seres humanos nacen con muchas tendencias basadas en nuestra biología. Por ejemplo, nos gustan los alimentos dulces porque proporcionan energía, lo que nos ayuda a sobrevivir. Lo mismo ocurre con nuestro sentido de la belleza: promueve la supervivencia de nuestra especie.

Nuestra respuesta innata a los bebés atractivos es crucial. Sus ojos grandes, narices pequeñas y mejillas regordetas inspiran sentimientos de ternura y deseo de protección en nosotros porque hemos evolucionado para reconocer los rasgos como signos de impotencia y vulnerabilidad.

Estos sentimientos existen en todo el reino animal: la antropóloga Jane Goodall descubrió que los chimpancés bebés estaban a salvo siempre que sus colas tuvieran un mechón de pelo blanco. Ella sugirió que las características son indicadores biológicos, que les dicen a los adultos que no dañen a las crías de chimpancé.

Pero la belleza no solo protege a los bebés; ayuda a los adultos a acabar con parejas con más “atractivo evolutivo”. Los pavos reales machos tienen plumas multicolores con un patrón similar a un ojo.

Esta belleza tiene un precio, hace que el pavo real sea más visible para los depredadores, además de que requiere más energía mantener el pelaje necesario. Una de las razones por las que se cree que lo hacen, es porque este pelaje tan llamativo actúa como un indicador indirecto de que el macho esta sano, y que por lo tanto sus descendientes deberían tener más probabilidades de sobrevivir. También evita que elijan a aquellos que tienen alguna enfermedad, porque normalmente les costaría sobrevivir.

En el lado humano de las cosas, vemos este comportamiento en estudios que muestran que las tasas de matrimonio de las jóvenes más atractivas son más de diez veces superiores. También tienen una mayor probabilidad de casarse con hombres con niveles de educación más altos y con mayores ingresos.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.