Resumen del libro Small Move, Big Change Using Microresolutions to Transform Your Life Permanently por Caroline L. Arnold

Resumen del libro Small Move, Big Change Using Microresolutions to Transform Your Life Permanently por Caroline L. Arnold

Rese√Īa/Sinopsis: En Small Move, Big Change, descubriremos por qu√© con frecuencia no implementamos los cambios que queremos hacer en nuestras vidas. Seg√ļn la autora Caroline Arnold, nos quedamos cortos porque no elaboramos nuestros resultados de una forma alcanzable. En su lugar, debemos priorizar las “microresoluciones”, compromisos peque√Īos y f√°ciles de mantener que suman un gran cambio.¬†

¬ŅQui√©n es Caroline L. Arnold?

Caroline L. Arnold es directora ejecutiva de un banco de inversi√≥n l√≠der en Wall Street y es considerada una de las l√≠deres tecnol√≥gicas de Wall Street. Es ganadora del Premio Wall Street & Technology a la Innovaci√≥n. 

Colección de los mejores libros de Mindfulness, Psicología y Filosofía (PDF Gratis)

¬ŅPor qu√© no solemos cumplir nuestros prop√≥sitos de a√Īo nuevo?

Uno de los aspectos m√°s destacados de la v√≠spera de A√Īo Nuevo, es compartir nuestras metas con amigos de confianza, jurando perder 10 libras o dejar de fumar. Este a√Īo – a diferencia del a√Īo pasado – decimos, y aun asi, a√Īo tras a√Īo, fallamos. 

Seg√ļn algunas estimaciones, las personas no cumplen el 88 por ciento de las metas que se proponen. Fallamos en parte porque nuestros objetivos son demasiado ambiciosos. En la v√≠spera de A√Īo Nuevo, por ejemplo, es normal sentirse culpable por pasar la semana festiva anterior holgazaneando y comiendo en exceso. 

Para enmendar nuestra glotoner√≠a, tenemos la intenci√≥n de hacer cambios masivos y de gran alcance. Sin embargo, estos cambios son de gran alcance y, como resultado, dif√≠ciles de lograr. Por ejemplo, supongamos que una de nuestras promesas fuera “ponerse en forma e ir al gimnasio”. Esta resoluci√≥n deja demasiadas preguntas sin respuesta. 

¬ŅCu√°ndo tenemos la intenci√≥n de viajar? ¬ŅC√≥mo sabremos cu√°ndo nos hemos puesto “en forma” lo suficiente? Metas ambiguas e imprecisas como estas conducir√°n casi con seguridad a poner excusas como: “Me saltar√© el gimnasio hoy e ir√© ma√Īana en su lugar”. 

A veces, los resultados fallan porque queremos que las cosas sucedan, pero no sabemos c√≥mo hacerlas. Estas son resultados desacertadas que son poco m√°s que ideales para hacernos mejores personas en lugar de cambios reales. 

Por ejemplo, si nos decimos a nosotros mismos que queremos ser m√°s organizados, hemos tomado una meta poco entusiasta. S√≠, queremos esto, pero ¬Ņc√≥mo lo conseguimos? Necesitamos algo que nos d√© un punto de partida, y si empezar es dif√≠cil, es poco probable que sigamos adelante y alcancemos nuestro objetivo.

Vivimos en piloto autom√°tico

Cuando fallamos en mantener una resoluci√≥n, nos culpamos a nosotros mismos por nuestra falta de autocontrol. Esto, sin embargo, es  simplista. La verdadera raz√≥n de nuestro fracaso es que nuestros h√°bitos y rutinas, las cosas que hacemos sin pensar, gobiernan nuestro comportamiento. 

Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en piloto autom√°tico. Cuando conducimos al trabajo, nuestra forma de piloto autom√°tico hace que nos detengamos en los sem√°foros en rojo sin pensar: “Veo un sem√°foro en rojo, por lo tanto, debo frenar”. 

Correr en piloto autom√°tico nos permite conservar energ√≠a mental para tareas m√°s importantes que requieren toda nuestra atenci√≥n. Sin embargo, tambi√©n es el culpable de nuestros malos h√°bitos. 

El piloto autom√°tico nos env√≠a a la m√°quina expendedora del trabajo para comprar una barra de chocolate sin siquiera considerar si tenemos hambre. Nuestros h√°bitos en piloto autom√°tico son fuertes y resistentes al cambio. Como resultado, es dif√≠cil romper los malos h√°bitos. 

La √ļnica forma de romper un mal h√°bito es practicar el polo opuesto del piloto autom√°tico: ser consciente de nuestras acciones y practicar el mindfulness. La atenci√≥n plena, a diferencia del piloto autom√°tico, requiere energ√≠a mental y fuerza de voluntad. La fuerza de voluntad, en cambio, es un recurso limitado. 

F√°cilmente podemos agotar nuestra fuerza de voluntad cuando intentamos romper malos h√°bitos, solo para recaer en las viejas rutinas que dese√°bamos. Solo en circunstancias excepcionales, como despu√©s de recibir malas noticias de salud o durante una ruptura dif√≠cil, podemos reunir la fuerza de voluntad y la energ√≠a suficientes para cambiar nuestro comportamiento. 

Sin embargo, en ausencia de factores ambientales , es posible que tengamos que recurrir a otros instrumentos. Declarar la guerra a nuestro piloto autom√°tico para romper el ciclo y dar pasos hacia intentar mejorarse a s√≠ mismos. 

¬ŅC√≥mo podemos cambiar nuestros malos h√°bitos? 

Una de las soluciones es hacer microresoluciones. Las microresoluciones toman nuestras metas y las dividen en planes precisos y pr√°cticos que podemos implementar. Las microresoluciones, en lugar de obligarnos a abordar un gran problema de una vez, requieren que hagamos uno o dos cambios peque√Īos y tangibles en nuestras vidas o h√°bitos diarios. 

Las microresoluciones son expl√≠citas, son √≥rdenes concretas que se pueden seguir. Como resultado, nuestra resoluci√≥n nucro debe centrarse en un cambio espec√≠fico en el comportamiento en lugar de un resultado que se puede obtener de varias maneras. Por ejemplo, si queremos vivir un estilo de vida m√°s saludable y perder peso, podemos tomar la resoluci√≥n de “simplemente comer menos”. 

Sin embargo, este objetivo es ambiguo y dif√≠cil de traducir en un plan de acci√≥n espec√≠fico. Convirt√°moslo en una micro resoluci√≥n. Supongamos que tenemos la mala costumbre de comer demasiadas galletas durante nuestra reuni√≥n diaria de planificaci√≥n del trabajo. 

Este es un lugar fant√°stico para marcar la diferencia. Reduciremos algunas calor√≠as de nuestra dieta por mucho al hacer un esfuerzo por comer menos galletas cuando sabemos que no deber√≠amos. Adem√°s, a diferencia del objetivo general de “comer menos”, este paso debe medirse y lograrse. ¬ŅY cu√°n dif√≠cil es decir “no” a una galleta al d√≠a? 

La idea detrás de las microresoluciones es que son alcanzables y que no mantenerlas sería absurdo. No hay lagunas ni posibles excusas con nuestra resolución de comer menos galletas, y como es una meta tan especifica podemos saber claramente si la hemos cumplido o no. Además, nuestra resolución micro brinda una gratificación inmediata: podemos ver los resultados ahora, no más tarde.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Los comentarios est√°n cerrados.