Resumen del libro Relentless Solution Focus Train Your Mind to Conquer Stress, Pressure, and Underperformance por Jason Selk y Ellen Reed 2021

Resumen del libro Relentless Solution Focus Train Your Mind to Conquer Stress, Pressure, and Underperformance por Jason Selk y Ellen Reed 2021

Resumen corto/Sinópsis: Relentless Solution Focus (2021) demuestra cómo una mentalidad más optimista puede cambiar nuestras vidas. ¿Alguna vez has notado lo rápido que los pensamientos y las opiniones negativas pueden apoderarse de nuestras mentes y conversaciones? Esto se debe al hecho de que tenemos una tendencia natural a centrarnos en los problemas.

Esta tendencia es tan poderosa que puede impedirnos alcanzar nuestros objetivos personales y profesionales. Sin embargo, muchos de nosotros no reconocemos que esta tendencia es un signo de debilidad mental. Y la única forma de revertirlo es endurecerse mentalmente.

Utilizando un proceso de tres pasos, los autores comparten ideas, herramientas y marcos para desarrollar la fortaleza mental necesaria para superar nuestras tendencias negativas. 

¿Quién es Jason Selk?

Jason Selk es exdirector de entrenamiento mental del equipo de béisbol St. Louis Cardinals, así como entrenador de rendimiento y profesional de la salud mental con licencia. Es el autor de Executive Toughness y 10-Minute Toughness. 

¿Quién es Ellen Reed?

Ellen Reed es consultora de salud mental, entrenadora de rendimiento y autoridad en fortaleza mental.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje(PDF)

¿Qué significa ser resiliente?

Ante la adversidad, las personas resilientes mantienen su enfoque en las soluciones. Si bien es natural dejarse consumir por los problemas de nuestras vidas y del mundo, las personas y organizaciones resilientes comprenden la importancia de centrar sus pensamientos en la forma de mejorar su situación actual. 

Esto requiere fortaleza mental porque es natural tener momentos de debilidad en los que pensamos que no podemos seguir o que no somos lo suficientemente buenos, sobre todo cuando nos encontramos con algún obstáculo. 

Esto se conoce como pensamiento centrado en el problema (PCP), y desafortunadamente es completamente normal y común. La resiliencia requiere un descanso de PCP para centrarse en las soluciones. La resiliencia se define como fortaleza mental.

«El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo», dice la famosa frase de Winston Churchill. Eso es resiliencia, simplemente seguir adelante. Churchill fracasó más veces en su vida que la mayoría de nosotros en 20 vidas. 

Durante la Primera Guerra Mundial, su campaña de Gallipoli fue ampliamente considerada como un fracaso colosal que casi descarriló su carrera. Continuó liderando con éxito al Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial. Churchill es conocido por su tenacidad y como una de las figuras más influyentes del siglo XX. 

La resiliencia es otra palabra para decir una mentalidad centrada en soluciones y mejoras frente a la adversidad. Para la mayoría de nosotros, desarrollar un Enfoque Implacable en Soluciones requiere un entrenamiento constante porque, es muy natural enfocarse en los problemas y en lo que sentimos que nos falta en la vida. 

Si no volvemos a entrenar nuestros cerebros, lo más probable es que volvamos a nuestro pensamiento normal centrado en los problemas.

Reconoce tus «bien hecho». La confianza en uno mismo es la variable más importante en el desempeño, y obligar a nuestro cerebro a reconocer las pequeñas cosas que hacemos bien todos los días es una de las cosas más importantes que podemos hacer para mejorar nuestra fortaleza mental. 

Los autores nos recomiendan hacer una una lista de tres «bien hechos». Estos no tienen que ser masivos. A modo de ejemplo: 1. Ayudé a un empleado que estaba teniendo dificultades con un cliente; 2. Delegué un informe; y 3. Llegué a casa a tiempo para cenar con mi esposa e hijos.

Es importante que siempre tengamos  al menos una cosa en la que estemos trabajando para mejorar. La resiliencia requiere centrarse en la mejora en lugar de la perfección. Sin forzarnos a nosotros mismos a concentrarnos en una cosa que queramos mejorar, lo más probable es que nuestro cerebro se centre de forma predeterminada en la gran cantidad de formas en que no alcanzamos a nuestros ideales. «¿Qué es algo que quiero mejorar en las próximas 24 horas?» es una de las mejores preguntas que nos podemos hacer para mejorar nuestra resiliencia. 

Podemos decidir, por ejemplo, que queremos mejorar nuestra capacidad para solicitar referencias durante las llamadas telefónicas de prospectos. Para ello debemos determinar una cosa que podamos hacer para ayudar a lograr esa mejora. Muchas personas pueden identificar lo que quieren mejorar, pero la mayoría no logra dar el siguiente paso crítico de identificar un paso de acción simple que los acerque a su objetivo. Por ejemplo, podemos decidir escribir su «pedido» y escribirlo en una tarjeta de notas para tener en su escritorio.

Con esto hemos creado un proceso que nos ayuda a crear un hábito que nos acerca a nuestro objetivo.En lugar de centrarnos en el problema, debemos concentrarnos en la solución. Este método funcionó para Justin, uno de los clientes del autor. Estaba teniendo éxito en su carrera, pero estaba interfiriendo con su vida familiar; deseaba un mejor equilibrio entre los dos.

¿Cómo evitar caer en la espiral de negatividad?

A menudo se dice que antes de encontrar una solución, primero debemos entender el problema. Pero este proceso puede tener sus desventajas porque cuando pensamos  en nuestros problemas y nos dejamos llevar por el estrés o los nervios, podemos sentir que los problemas crecen y comienzan a controlar nuestros pensamientos. 

Esto frecuentemente da como resultado ciclos negativos y el surgimiento de un pensamiento centrado en el problema. Como resultado, en lugar de que los problemas generen soluciones, centrarse en los problemas genera aún más problemas. 

Una pregunta que podemos hacernos para evitar esto es «Si quiero seguir adelante con mi vida, ¿qué es lo primero que puedo hacer para solucionar o evitar el problema?» Y para asegurarnos de no caer en una espiral de negatividad, podemos probar a no nos permitirnos más de 60 segundos antes de obligar a nuestros pensamientos a cambiar a soluciones. 

En el libro, los autores mencionan a Bill Belichick. Una de las habilidades clave del entrenador de la NFL, Bill Belichick, es su habilidad para identificar problemas rápidamente. Él entiende que la única forma de conseguir resultados de forma consistente al más alto nivel es reconocer tanto lo que se hace bien como lo que debe mejorarse. 

Después de una gran jugada, por ejemplo, pregunta a sus jugadores qué salió mal, y lo sigue felicitandoles por algo que hayan hecho bien, y poco a poco gracias a esto ha conseguido un equipo con jugadores que aceptan el feedback y siempre piensan en como mejorar y en el proceso han ganado seis Super Bowls bajo su tutela, la mayor cantidad de cualquier entrenador en la historia.

Las ventajas de ser positivos

Resulta que las personas que se centran en las soluciones en lugar de los problemas tienen más probabilidades de tener éxito. El cortisol, la hormona del estrés, inunda nuestro torrente sanguíneo cuando pensamos en problemas, y también puede ser producido cuando sentimos emociones negativas como el miedo o la ira. 

El efecto del cortisol a su vez aumenta la probabilidad de que nos sintamos mal, o tendamos hacia alguna emoción negativa, lo que convierte su efecto en una especie de ciclo vicioso. Incluso puede tener un impacto en cómo funciona nuestro cerebro. Nos volvemos más ignorantes y propensos a tomar malas decisiones. Cuando experimentamos estrés, ansiedad, miedo, ira, depresión o culpa, es una señal de que necesitamos quizá nos estamos dejando llevar demasiado por los problemas, y que deberíamos intentar cambiar nuestra perspectiva. 

Nuestros miedos no son más que cadenas que nos mantienen enjaulados donde estamos. Si no estamos satisfechos, si buscamos mejorar, si buscamos desarrollarnos, entonces debemos salir de la jaula llamada miedo

¿Cuántas veces hemos deseado cambiar, pero meses después seguimos en la misma situación?

¿Cuántas veces nos hemos dado por vencidos antes de probar solo porque hemos decidido que seríamos incapaces de hacerlo?

Cuanto más miedo tenemos menos somos capaces de hacer, cualquier cosa que salga de nuestra zona de confort parece tan complicada como superar montañas.

Esto se debe a que carecemos de la energía necesaria para dar el primer paso, se debe a que hemos estado huyendo del miedo todo este tiempo y eso ha creado un hábito. Hemos creado el hábito de la cobardia y eso nos hace mediocres

Si queremos dejar atrás la mediocridad hemos de estar preparados para enfrentarnos al miedo. Cuando nos concentramos en las soluciones, el cerebro libera sustancias químicas como la dopamina, la serotonina y la norepinefrina. Estos nos hacen sentir más motivados y ayudan a que nuestro cerebro funcione de forma más eficiente. Y para obtener estos beneficios, primero debemos aprender a controlar nuestros pensamientos. 

Debido a que la dopamina se activa mediante recompensas, celebrar pequeñas victorias es una estrategia para estimular más dopamina en el cerebro. Otras tácticas para sacar partido a la dopamina son dar pequeños pasos hacia un objetivo mayor, dividir una tarea desagradable en partes. La serotonina está conectada a nuestras relaciones, pero experimentamos su efecto principalmente cuando recibimos el respeto de los demás. Podemos intentar situarnos en posiciones de liderazgo siempre que podamos, o unirnos a grupos en los que nuestra experiencia o conocimientos nos conviertan en un miembro clave.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.