Resumen del libro Perdiendo el Edén por Lucy Jones (Losing Eden)

Resumen del libro Perdiendo el Edén por Lucy Jones (Losing Eden)

Rese√Īa/Sin√≥psis: Perdiendo el ed√©n (2020) investiga c√≥mo nuestra tendencia a alejarnos de la naturaleza est√° contribuyendo a una crisis mundial de salud mental y c√≥mo podemos reintroducir la naturaleza en nuestras vidas. La autora Lucy Jones nos lleva a un viaje fascinante a trav√©s de nuevas investigaciones cient√≠ficas que demuestran por qu√© conectar con la naturaleza es esencial para nuestra salud y bienestar, a la vez que crea conciencia sobre los efectos alarmantes de su ausencia.

¬ŅQui√©n es Lucy Jones?

Lucy Jones es periodista y autora de Foxes Unearthed (2015). Anteriormente trabajó para NME y Daily Telegraph, y escribió sobre cultura, ciencia y naturaleza para BBC Earth, BBC Wildlife, The Sunday Times, The Guardian y New Statesman.

Colección de los mejores libros de Mindfulness, Psicología y Filosofía (PDF)

La naturaleza afecta a nuestra salud m√°s de lo que creemos

Cuando la autora Lucy Jones se estaba recuperando del alcoholismo, cuatro factores la ayudaron a reanudar su vida: la psicoterapia, la medicaci√≥n, su comunidad y la naturaleza. Esto √ļltimo la sorprendi√≥. lo descubri√≥ casi por casualidad cuando se mud√≥ a un nuevo apartamento y se apeg√≥ emocionalmente a un peral frente a la ventana de su dormitorio. 

Jones disfrut√≥ mir√°ndolo: enraizado, creciendo, cambiando y viviendo. Cuando se instalaron andamios lejos del sitio de construcci√≥n en el apartamento de sus vecinos de arriba, bloqueando su vista del √°rbol, se dio cuenta de cu√°nto confiaba en la paz que le brindaba. Su salud mental empez√≥ a deteriorarse.  

Se dispuso a descubrir por qu√©, y se top√≥ con una nueva e importante √°rea de investigaci√≥n cient√≠fica que investiga c√≥mo el contacto con la naturaleza afecta nuestras mentes. El contacto con entornos naturales promueve una mejor salud mental y f√≠sica a nivel celular, seg√ļn informaci√≥n cient√≠fica emergente. 

Adem√°s, los cuerpos de las personas contienen muchas m√°s c√©lulas microbianas que c√©lulas humanas. La microbiota promueve la salud cuando es diversa, lo que se logra a trav√©s de la exposici√≥n a una amplia gama de organismos, que se encuentran m√°s com√ļnmente al aire libre. 

Tener una microbiota sana tiene el potencial de tratar o prevenir la inflamaci√≥n sist√©mica cr√≥nica, que se ha relacionado con enfermedades cardiovasculares, trastornos inflamatorios y depresi√≥n. 

Tomemos, por ejemplo, un estudio de 2018 que analiz√≥ a 20 hombres j√≥venes que hab√≠an crecido en la ciudad o en el campo. Se les pidi√≥ que prepararan un discurso y completaran una dif√≠cil prueba de aritm√©tica mental. 

Las personas que viven en las ciudades tienen una mayor cantidad de gl√≥bulos blancos y citocinas proinflamatorias en la sangre, as√≠ como una mayor respuesta al estr√©s social, lo que sugiere que tienen un mayor riesgo de inflamaci√≥n cr√≥nica. La gente hoy en d√≠a vive en ciudades, pasa m√°s tiempo en el interior y tiene poca exposici√≥n a los diversos organismos que componen el mundo natural. 

Esto est√° conduciendo a la extinci√≥n de la experiencia, como acu√Ī√≥ el t√©rmino el ecologista y entom√≥logo estadounidense Robert Pyle. Esto describe un c√≠rculo vicioso que conecta la apat√≠a con la destrucci√≥n ecol√≥gica: la extinci√≥n de especies conduce a la ignorancia y al desgaste de nuestra conexi√≥n con el mundo natural, lo que conduce a la apat√≠a hacia el planeta. Esto, a su vez, provoca a√ļn m√°s extinci√≥n, lo que exacerba los problemas de salud mental causados por un mundo m√°s √°rido.

¬ŅNo nos sentimos m√°s c√≥modos caminando por un parque que en una calle? 

Seg√ļn la hip√≥tesis de la biofilia del bi√≥logo Wilson, se trata de una preferencia gen√©tica. Wilson acu√Ī√≥ el t√©rmino “biofilia” en su libro de 1984 del mismo nombre, estableciendo la noci√≥n de que los humanos tienen una afinidad gen√©ticamente determinada por la naturaleza. 

Incluso si las personas no sienten una conexi√≥n innata con la naturaleza, nuestros brazos est√°n marcados por nuestras respuestas y comportamientos evolutivos pasados, seg√ļn Wilson. 

Hoy en d√≠a, los investigadores est√°n probando con √©xito la hip√≥tesis de la biofilia de Wilson utilizando la teor√≠a del h√°bitat: la idea de que la mayor√≠a de nosotros vivimos en pastizales similares a parques con grupos de √°rboles y agua. 

Seg√ļn una nueva investigaci√≥n, nos sentimos atra√≠dos por la naturaleza por razones “arraigadas en un pasado gen√©tico lejano”. Como ejemplo: Gordon Orians, profesor de biolog√≠a en la Universidad de Washington, colabor√≥ con la psic√≥loga Judith Heeringen para examinar los planos “antes” y “despu√©s” del c√©lebre arquitecto paisajista brit√°nico del siglo XVIII, Sir Humphry Repton. 

Plantearon la hip√≥tesis de que Repton intentar√≠a mejorar los terrenos de las propiedades privadas y las casas de campo incorporando elementos “parecidos a la sabana” en sus dise√Īos.  Descubrieron que Repton inclu√≠a con frecuencia grupos de √°rboles y vistas abiertas, que describieron como “el h√°bitat en el que vivieron los humanos durante millones de a√Īos”. 

Los exitosos dise√Īos “despu√©s” de Repton implican que tenemos una preferencia innata por los dise√Īos de paisajes que se remontan a los estilos de vida de nuestros antepasados cazadores-recolectores, quienes pasaban m√°s tiempo al aire libre que el humano moderno promedio. 

Una nueva forma de terapia

El t√©rmino shinrin-yoku fue acu√Īado a principios de los a√Īos ochenta por Tomahide Akiyama, Director General de la Agencia de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Jap√≥n. En ese momento, los japoneses comenzaron a practicar los ‚Äúba√Īos de bosque‚ÄĚ porque cre√≠an que estar en la naturaleza era beneficioso. 

Cuando consideramos la relaci√≥n de siglos que los japoneses tienen con los bosques, tiene sentido que la actividad de los paseos por el bosque se haya desarrollado all√≠. Seg√ļn el autor, Jap√≥n es una civilizaci√≥n forestal, cuya cultura, religi√≥n y filosof√≠a est√°n ligadas a los bosques. 

Dos tercios del país están cubiertos de bosques. Los practicantes de las principales religiones, el sintoísmo y el budismo zen, creen que los bosques son espacios divinos, y los cuentos populares japoneses tratan sobre dioses que habitan en los árboles llamados kodama. Los festivales y las tradiciones en Japón giran en torno a la naturaleza, y un ejemplo es el hanami, festival dedicado a ver las flores del cerezo, sakura, y juntarse con seres queridos para disfrutar de algo de calma en la naturaleza.

A pesar de su profunda relaci√≥n con la naturaleza, muchos japoneses hoy en d√≠a est√°n desconectados del mundo natural. Un 78 por ciento de la poblaci√≥n vive en ciudades. Esta tendencia de urbanizaci√≥n no es exclusiva de Jap√≥n. 

El mundo se est√° volviendo cada vez m√°s urbano; se estima que, para el a√Īo 2050, el 75 por ciento de la poblaci√≥n mundial vivir√° en ciudades. Aunque vivir en la ciudad tiene ventajas definidas, aumenta el estr√©s. Y m√°s estr√©s conduce a mayores posibilidades de desarrollar condiciones de salud como c√°ncer, derrames cerebrales y ataques card√≠acos. La buena noticia es que los paseos por el bosque pueden ser la soluci√≥n que buscamos.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Los comentarios est√°n cerrados.