Resumen del libro No Self, No Problem How Neuropsychology Is Catching Up to Buddhism por Chris Niebauer

Resumen del libro No Self, No Problem How Neuropsychology Is Catching Up to Buddhism por Chris Niebauer

Reseña/Sinopsis: No Self, No Problem (2019) presenta una gran cantidad de información  en el campo de la neurociencia que respalda una antigua tesis budista: que no existe un yo estable y continuo. Según investigaciones recientes, el <<yo>> es una ilusión, un patrón inexistente creado por el centro del lenguaje del cerebro humano. 

¿Quién es Chris Niebauer?

Chris Niebauer de la Universidad Slippery Rock es profesor en Pensilvania. Se especializa en neuropsicología y enseña sobre las diferencias entre el cerebro izquierdo y derecho, así como la atención plena y la conciencia. Entre sus trabajos anteriores se encuentran La guía del neurótico para evitar la iluminación y Alcanzar al Buda. 

Colección de los mejores libros de Mindfulness, Psicología y Filosofía (PDF)

¿A qué nos referimos  cuando decimos «yo»? 

La mayoría de nosotros, encontraremos esta pregunta extraña, cuando decimos yo, nos referimos a la conciencia que controla nuestro cuerpo y parece estar ubicada en nuestra cabeza, detrás de nuestros ojos. 

El referente implícito de la palabra «yo» es este «piloto» consciente». Probablemente damos por sentado este yo en Occidente, imaginando que está ubicado físicamente en algún lugar de nuestro cerebro, como un piloto en un avión. Pero, cuando buscamos el <<yo>> en el cerebro, no lo podemos encontrar. 

La neurociencia ha logrado mapear gran parte de las funciones mentales en el cerebro, como centros para el lenguaje, la compasión, el procesamiento facial y una plétora de otros procesos mentales, pero aún tiene que descubrir un centro para el “yo”. 

Esto no es sorprendente para un budista. Durante milenios, tanto el budismo como el taoísmo han enseñado que no hay algo así como un yo cohesivo y continuo, y esa individualidad es una ilusión. Esto no quiere decir que la ilusión no sea convincente. 

Definitivamente lo estamos experimentando en este momento, pensando en pensamientos como «interesante» o «Aún no estoy convencido», y sintiéndose seguro de que estos pensamientos se generan por ese pilotaje en nuestra mente. 

Entonces, ¿que ramificaciones puede tener esto y qué ventajas podemos sacar de ello?, La respuesta corta es que creer en nosotros mismos nos causa angustia mental. Pero, antes de llegar allí, y antes de mirar de cerca cómo se crea esta ilusión de autoalimentación, tomemos un momento para revisar cómo funciona el cerebro.

Los dos hemisferios del cerebro y su relación

Un pequeño grupo de pacientes con epilepsia se sometió a una cirugía  experimental en la década de 1960. Sus cuerpos callosos fueron cortados. El cuerpo calloso es un haz grueso de fibras que conecta los cerebros derecho e izquierdo, lo que les permite comunicarse entre sí. 

La cirugía fue eficaz para reducir la gravedad de los ataques epilépticos de los pacientes. Sin embargo, proporcionó a los científicos un grupo de personas cuyos cerebros izquierdo y derecho ya no se comunicaban  entre sí. Por primera vez en la historia, los investigadores pudieron aislar  las funciones de cada lado del cerebro usando estos pacientes con «cerebro dividido». 

Comprender la ilusión del <<yo>> requiere una comprensión clara de cómo funcionan estos dos lados, así como también cómo funciona el cerebro izquierdo. Antes de continuar, aquí hay más información importante revelada por pacientes con cerebro dividido: el lado derecho del cerebro procesa toda la información sensorial del lado izquierdo del cuerpo, incluida la información visual, y viceversa. 

Y el hemisferio izquierdo se encarga de ofrecer explicaciones y razones en un intento de dar sentido a la realidad. Es un traductor. El problema es que muchas de sus interpretaciones son frecuentemente incorrectas, debido a los efectos de nuestra experiencia y sentidos. 

Un experimentador enseñó una imagen de una pata de pollo al “cerebro izquierdo” de uno de estos pacientes (es decir, al ojo derecho) y después enseñó una imagen de un paisaje nevado “al cerebro derecho” del paciente (ojo izquierdo). 

Después se enseñó al cerebro del paciente una serie de imágenes aleatorias en ambos lados. Se utilizaron ambos ojos, y se instruyó al paciente para que eligiera aquellos que estuvieran relacionados con las dos primeras imágenes. 

El cerebro izquierdo controlaba la mano derecha del paciente, eligió la imagen de un pollo para que coincidiera con la pata de pollo, y el cerebro derecho controlaba la mano izquierda del paciente, que eligió la imagen de una pala de nieve para que coincidiera con el paisaje nevado.  

Cuando se les preguntó por qué estaban señalando con la mano izquierda una pala de nieve, los pacientes hicieron algo inesperado. En lugar de pensar: «Eh, parece que no puedo comunicarme con el cerebro derecho, no estoy seguro de por qué está apuntando a la pala de nieve», los pacientes idearon respuestas plausibles, pero incorrectas, como «la pata de pollo va con el pollo, y necesitamos una pala para limpiar el gallinero». Otros estudios han llegado a la misma conclusión: el lado izquierdo del cerebro proporciona una interpretación, aunque no esté relacionada con la realidad.

¿Quién soy yo?

El centro del lenguaje está ubicado en el lado izquierdo del cerebro, incluso cuando no estamos produciendo sonidos. Cuando nos hablamos a nosotros mismos en silencio, usamos el lado izquierdo del cerebro para participar en la interpretación constante de la realidad que es el pensamiento consciente. 

El lenguaje puede ser considerado como una herramienta para hacer mapas. Usamos palabras para navegar en el terreno de la realidad. Elegir nombres para objetos y abstracciones facilita la navegación. Si nos dicen que nos sentemos en una silla, sabemos que debemos buscar algo con un asiento, un respaldo y cuatro patas. 

El lenguaje es una herramienta útil en este sentido. Sin embargo, debemos preguntarnos si estamos usando la herramienta o la herramienta nos está usando a nosotros. El problema es que estamos tan acostumbrados a usar el lenguaje para referirnos a la realidad que con frecuencia confundimos el nombre de algo con la cosa misma. 

El lenguaje nos engaña para que pensemos que las cosas «son» de cierta forma. Supongamos que después de sentarnos en esa silla, preguntamos qué es una silla. ¿Cuál es su cualidad innata que lo convierte en una silla?» Por supuesto, no existe una cualidad característica compartida por todas las sillas ni que las vincule. La gente simplemente ha accedido a clasificar como «sillas» todos los objetos que cumplen ciertos criterios, como aquellos que son adecuados para sentarse, tengan cuatro patas o una. 

Nos han engañado pensando que la palabra «silla» se refiere a alguna cualidad abstracta de «silla». Usar el lenguaje para categorizar la realidad de esta forma es, una vez más,  útil, siempre que reconozcamos que estas categorías existen solo en la mente y no «allá fuera» en el mundo real. 

Con estos pensamientos en mente, tómese un momento para mirar hacia dentro e intente responder la pregunta: «¿Quién soy yo?» Tome nota de cómo el lado izquierdo del cerebro proporciona inmediatamente el lenguaje y las categorías. 

Es posible que nos hayamos definido en función de nuestro género, profesión, estado civil, religión o una variedad de otros factores. Sin embargo, sin categorías, es imposible definir quiénes somos. Como esa esquiva cualidad innata que conecta todos los chaus, nuestro «yo» puede ser un concepto engañoso derivado del lenguaje utilizado por el cerebro izquierdo para categorizar la realidad.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.