Resumen del libro Multiplicadores Cómo potenciar la inteligencia de tu equipo por Liz Wiseman (Multipliers)

Resumen del libro Multiplicadores Cómo potenciar la inteligencia de tu equipo por Liz Wiseman (Multipliers)

Resumen corto: Multipliers o en español Multiplicadores / Multipliers: Cómo potenciar la inteligencia de tu equipo nos ayuda a ser líderes más eficientes haciendo uso de las fortalezas de nuestros equipos y enseñándonos a detectar directivos que reduzcan la eficacia del equipo. Por Liz Wiseman y Greg Mckeown

¿Quién es Liz Wiseman?

Liz Wiseman es investigadora y speaker, así como asesora ejecutiva y presidenta de The Wiseman Group, un centro de investigación y desarrollo de liderazgo con sede en Silicon Valley. Ha escrito los tres libros más vendidos, The Multiplier Effect, Rookie Smarts y Multipliers, y continúa asesorando y liderando foros de estrategia y liderazgo en todo el mundo.

3 de las ideas del libro Multiplicadores / Multipliers: Cómo potenciar la inteligencia de tu equipo por Liz Wiseman

  • Hay 2 categorías de persona según cómo afecta a su equipo
  • Estrategias para lidiar con jefes del segundo tipo
  • Pasos para convertirse en alguien del primer tipo

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje(PDF)

Hay 2 categorías de persona según cómo afecta a su equipo

Según Liz existen 2 tipos de persona los que llama los Multipliers, ”Multiplicadores”, y los que llama los Diminishers, ”Disminuidores”.

Disminuidores

Son lo que solemos llamar vampiros anímicos, personas con las que estar un tiempo nos hace sentir cansados y sin ganas de hacer más.

Son personas que se centran en sus puntos fuertes e intentan que los proyectos vayan en esas direcciones. El problema es que a veces esto puede hacer que los empleados se sientan insatisfechos e inferiores.

Son ejemplos de esto lideres que solo llevan a cabo sus planes y hacen caso omiso a sus compañeros de equipo

Multiplicadores

Son lo que llamaríamos buenos líderes, personas cuyos equipos son capaces de demostrar cualidades que no sabían que tenían.

Se centran en entender a sus compañeros de equipo y cuales son sus fortalezas y cuando lo hacen permiten que el proyecto vaya en la mejor dirección sin importar cuales sean sus propias habilidades

Según Liz, hay 5 tipos de multiplicadores cada uno con sus características

El liberador:

Invita a sus compañeros a presentar sus mejores ideas y desarrollar un ambiente de trabajo que saque lo mejor de cada uno de los miembros del equipo. Le dan a su equipo las herramientas y ayudan a dirigir, son personas a las que no les importa fallar siempre que se aprenda del proceso

El competidor

Ayuda a su equipo a desarrollarse de formas que no sabían que podían. Lo hace mediante dosis de motivación y visión que llevan a que se consigan objetivos que parecían imposibles

Primero, evite decirle a alguien a dónde ir o qué hacer. En su lugar, dirija a las personas en una dirección específica, donde puedan desarrollar sus propias ideas, sin limitarles.

En segundo lugar, debemos ayudar a nuestro equipo a definir sus desafíos. Los retadores hacen preguntas y plantean desafíos a las personas para que puedan establecer las metas adecuadas.

Es importante inspirar la confianza en que podamos alcanzar nuestras metas. Incluso si un objetivo puede parecer imposible, los Challengers lo hacen parecer probable señalando en la dirección correcta y mostrando a través de sus acciones que es posible.

El creador de debate

Se dedica a crear espacios donde es posible exponer ideas y opiniones de forma relajada para que se pueda encontrar la mejor forma de lidiar con cada situación. Buscan crear soluciones que lleven a incrementar la confianza del equipo

La primera práctica consiste en preparar los temas a debatir para que puedan presentarse claramente al personal. El segundo es provocar un debate interesante y exhaustivo que ofrezca una amplia variedad de voces y opiniones.

La tercera práctica es asegurarse de que se tome una decisión adecuada. Una vez registrados los detalles del debate o la discusión, el liderazgo o la delegación deben tomar una decisión. Pero sea cual sea el método, se debe llegar a una conclusión.

Según la experiencia del autor, existen tres técnicas principales para dirigir un buen debate: el líder debe hacer preguntas y dar respuestas, la respuesta debe estar respaldada por pruebas y los participantes deben dar las respuestas.

El inversor

Da recompensas cuando lo ve necesario y permite que los miembros del equipo desarrollen habilidades de liderazgo. Se aseguran de que todos tengan lo necesario para poder hacer su trabajo y que este se haga bien y a tiempo.

Primero, defina claramente la participación en la propiedad que tienen los miembros de nuestro equipo.

Asegúrese de que todos los miembros de nuestro equipo sepan exactamente de qué están a cargo y de qué son responsables. Al darles a los trabajadores un sentido de propiedad, pronto veremos emerger un sentimiento motivador de inversión personal.

En segundo lugar, asegúrese de que quienes tienen responsabilidades tengan los recursos que necesitan para tener éxito. Si alguien necesita un equipo de apoyo para alcanzar su objetivo, asegúrese de que lo obtenga. Y si alguien necesita aprender algo, ayúdelo a comprender lo que necesita saber y no le diga cómo es. podemos ayudar si es necesario; de lo contrario, déjelo aprender por su cuenta.

En tercer lugar, garantizar que estas personas rindan cuentas. Si hacemos responsable a alguien, asegúrese de que sepa que los resultados dependen de ella. Y si alguien está presentando información en una reunión y necesitamos hacer una corrección, no aproveche esto como una oportunidad para intentar tomar las riendas de la reunión.  

El imán de talento

Se dedican a buscar talento, buscan entender a las personas que conocen y cuando lo hacen intentan darles el trabajo que más se adecue a su experiencia y energía. Su trabajo es eliminar todos los obstáculos para que su equipo pueda funcionar al máximo

Estrategias para lidiar con jefes ”disminuidor”

Si cada vez que tienes una reunión con tu jefe te sientes mal y como si quisieses dejarlo todo, aprende a usar estas estrategias para evitar que vuelva a pasar

Cuando tengas ganas de reaccionar de forma negativa tomate unos segundos para respirar y volver a examinar la situación. Eso te dará la oportunidad de desarrollar algo de claridad y ver la situación con nuevos ojos

Actúa como un multiplicador para tu propio jefe. Si lo que haces es centrarte en las mejores habilidades de tu jefe y darle prioridad a eso, será mucho más fácil que la próxima vez que habláis vaya mejor

Para ello intenta ver qué características tienes que se adapten a los 5 tipos de multiplicador e intenta pensar en cómo potenciar esas características que tienes de forma que la próxima vez que tengas un problema ya tengas una idea de cómo deberías gestionarlo

No será fácil al principio pero practicar de forma concienzuda será mucho más fácil que adquieras el hábito y una vez que adquieras el hábito el próximo paso es hacerlo realidad.

Solo has de recordar que todos somos líderes, y que la forma de demostrarlo es aceptar nuestra responsabilidad y actuar de forma acorde

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.