Resumen del libro Move How Decisive Leaders Execute Strategy Despite Obstacles, Setbacks, and Stalls por Patty Azzarello

Resumen del libro Move How Decisive Leaders Execute Strategy Despite Obstacles, Setbacks, and Stalls por Patty Azzarello

Reseña/Sinópsis: Move (2017) proporciona un marco procesable para establecer un cambio organizacional a largo plazo e introduce el modelo MOVE, que ayuda a las empresas a superar problemas crónicos que van desde el escepticismo de los empleados y la priorización de tareas hasta hacer que la reestructuración sea una parte integral de la cultura de la empresa. 

¿Quién es Patty Azzarello?

Patty Azzarello, ejecutiva, speaker, autora, asesora y consultora, tiene más de 25 años de experiencia trabajando en cambio organizacional. A los 33 años, se convirtió en la directora general más joven de Hewlett-Packard. Desde entonces , ha liderado numerosas iniciativas con éxito de transformación empresarial para empresas grandes y pequeñas.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje(PDF)

Tendemos a procrastinar tanto a nivel personal como organizacional

¿Recordamos esa vez que decidimos salir a correr todas las mañanas? ¿Recordamos que todo salió tan bien al principio? ¿Cómo, impulsados por la visión de una existencia más saludable y en forma, saltamos de la cama, nos pusimos nuestras zapatillas de deporte y recorrimos unos cuantos kilómetros? ¿Y cómo un día de descanso se convirtió en dos, una semana, y cómo no corremos  ahora? 

Incluso si nunca hemos decidido salir a correr, una cosa es casi segura: hemos experimentado la fase intermedia, ese período tedioso y laborioso que precede a los resultados a largo plazo y sigue a la emoción inicial de empezar. 

He aquí un ejemplo para demostrar cómo funciona esto: Una vez, la autora trabajaba como consultora para una empresa de electrónica para el hogar cuyo objetivo era tan grande como amorfo, quería mejorar las ventas en Europa. 

La autora desmenuzó este objetivo grande y amplio al hacer dos preguntas. «¿Qué pasaría si lográramos esto?» Y los ejecutivos respondieron que disfrutarían de mayores ventas en uno de los países más importantes de Europa, Alemania. «¿Y cómo se vería eso?» 

Los ejecutivos discutieron el asunto, y pronto comenzaron a surgir algunos pasos definitivos. Necesitarían contratar personal en Alemania, por ejemplo, y crear asociaciones con los principales minoristas alemanes, así como lanzar campañas publicitarias en el país. 

Además de hacer que los objetivos ambiguos sean más concretos al hacer estas dos preguntas, también deberíamos mantener los asuntos urgentes definiendo pequeñas misiones provisionales. 

Digamos que tenemos una gran misión, hacer más grandes y más de ellos, y que hemos decidido cerrar diez acuerdos de este tipo para fin de año. Bueno, dado que la gente tiende a posponer las tareas no urgentes, tendremos que encontrar una forma de agregar urgencia a esta tarea.  Establezca algunos más cortos. Por ejemplo, apunte a tener negocios potenciales alineados en nueve meses. Estos objetivos a corto plazo mantendrán las cosas urgentes y nos impulsarán más allá de la meta a largo plazo.

Cómo mejorar nuestra productividad

Ya sea que estemos haciendo malabarismos con nuestras responsabilidades como padres, o en una misión para cumplir objetivos trimestrales en el trabajo, un factor que se interpone en el camino es el tiempo. Parece que nunca hay suficiente, y muchos de nosotros no somos tan buenos administrando lo poco que tenemos. 

Nadie quiere pasar más horas en el trabajo o perder el sueño intentando terminar sus tareas, y según el autor, es posible tachar todo en nuestras listas de tareas pendientes en el tiempo e incluso aumentar el tiempo que tenemos para ocio. 

La mayoría de nosotros administramos nuestra carga de trabajo, por ejemplo, intentando completar individualmente cada tarea a medida que se presenta. Rápidamente se forma un patrón donde abandonamos una tarea cuando el jefe nos informa sobre algo nuevo que necesita atención, que luego abandonamos porque un compañero necesita ayuda con otra. Este enfoque está lejos de ser efectivo.

Nos costará terminar cualquier cosa y nos sentiremos cada vez más frustrados por el rastro de tareas incompletas. Para remediarlo, primero debemos entender que no todo es urgente, y mucho menos importante. Al tomarnos el tiempo para averiguar en qué parte de nuestra lista de prioridades debe ubicarse una tarea, podemos crear un plan de acción que nos permita completar las tareas. 

Para hacerlo, el autor nos recomienda hacer una lista de las cosas que tenemos que hacer y clasificarlas según su importancia y urgencia. Esto se conoce como la Matriz de Eisenhower, y es un sistema de clasificación que divide las tareas en cuatro tareas de acuerdo a los factores de importancia y urgencia.

Lo ideal, es dedicar nuestro tiempo principalmente a las tareas que son importantes y urgentes, y solo entonces dedicar tiempo a las que son importantes. Si una tarea no es importante pero es “urgente” seguramente solo creamos que es urgente, y que nos sirva sobre todo como una forma de “escapismo”. 

Entender nuestras metas, evita que pasemos más tiempo del necesario perdidos, o que sigamos en una dirección solo para arrepentirnos. Empezar una empresa es una estrategia que nos da una herramienta para cumplir algo que queremos, no es un fin en sí. Por lo tanto, debemos escoger el fin para el que queremos usar esta herramienta.

El primer paso entonces es entender que queremos lograr y crear metas a corto y largo plazo que nos acerquen al objetivo final. Es normal no saber exactamente que queremos al principio, pero siempre es útil tener un punto de referencia con el que podamos comparar y corregir.

Las metas son una declaración precisa de su visión, y establecer metas significa señalar todos los esfuerzos que debe poner para lograr el resultado deseado. 

Una fórmula que puede usar es la del método de objetivos S.M.A.R.T cuyas siglas hacen referencia a las siguientes palabras en castellano:

  • Específico: escriba una meta claramente definida y una lista de los pasos de acción necesarios para alcanzarla.
  • Medible: usted y los demás deben poder ver fácilmente cómo está progresando, en cada paso del camino.
  • Alcanzable: su objetivo puede estar lejos de donde se encuentra ahora, pero ciertamente es factible.
  • Realista: establezca metas y objetivos razonables que pueda esperar lograr confiando en sus esfuerzos.
  • Dirigido: sepa exactamente hacia dónde se dirige y cómo va a llegar allí, y defina las consecuencias y las posibles recompensas para anticipar la realización de la meta.

Lo que se mide, se hace

Y aunque este dicho puede contener una pizca de verdad, deja una pregunta crucial sin respuesta: ¿con qué métrica debe medirse el éxito? El uso de una métrica deficiente es una forma segura de poner una llave inglesa en el trabajo, por lo que es imperativo que podamos separar las métricas efectivas de las ineficaces. 

Al medir los resultados, debemos elegir métricas que sean relevantes y capaces de pronosticar con precisión resultados de alto nivel. He aquí un ejemplo: digamos que nuestra empresa, como muchas otras, se esfuerza por brindar un servicio al cliente de primer nivel. Bueno, lo que no queremos hacer es medir cosas como la velocidad de resolución de las quejas de los clientes. 

Esto puede parecer una buena métrica, pero no lo es.   No importa cuán rápido se resuelva un problema, lo que importa es la satisfacción del cliente, y la capacidad de resolución de problemas a alta velocidad no garantiza eso. En lugar de enfocarse en actividades aisladas o etapas particulares dentro de un proceso, mida solo el resultado deseado. 

Una métrica eficaz para la satisfacción del cliente es el número de clientes que regresan. Otro son las referencias de clientes, ya que recomendar una empresa a un amigo suele ser una señal de satisfacción.  saber qué medir es una cosa. 

Podríamos, por ejemplo, hacer que los representantes concluyan sus interacciones con los clientes preguntando si el cliente recomendaría nuestro producto. Una vez que descubramos cómo medir las cosas importantes, es mejor asegurarnos de destinar recursos para mejorar esas mediciones. Esto suele ser un desafío. Es fácil calcular mal la cantidad de recursos que requerirá dicha mejora y,  los recursos suelen ser escasos. 

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.