Resumen del libro Minimalismo Para una vida con sentido por Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus

Resumen del libro Minimalismo Para una vida con sentido por Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus

Reseña/Sinópsis: Minimalismo (2011) brinda un camino alternativo que evita el trabajo de 9 a 5 y los ayuda a concentrarse en lo que es importante en la vida. Los autores Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus brindan consejos sobre cómo cualquier persona puede liberarse de los grilletes financieros y emocionales de la vida moderna y crear un estilo de vida nuevo y más simple que aún sea auténtico y gratificante. 

¿Quiénes son Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus?

Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus estaban en la vía rápida corporativa y ganaban salarios de seis cifras cuando se dieron cuenta de lo insatisfactorio que era vivir este supuesto sueño.  Decidieron reducir el tamaño de todo para vivir vidas más simples y satisfactorias. Desde entonces , han estado documentando su viaje y las numerosas clases que han aprendido en su popular página web, theminimalists.com. 

Colección de los mejores libros de Mindfulness, Psicología y Filosofía (PDF)

Muchos de nosotros crecemos creyendo que conseguir un buen trabajo lo es todo

Según este punto de vista, el verdadero “éxito” está determinado por lo bueno que es el trabajo, que está determinado en gran medida por el tamaño del cheque que recibimos a final de mes. Pero la verdad es que el dinero no puede comprar la satisfacción. 

Incluso las personas ricas nos dirán que tener más dinero no reduce los problemas, como estar tan estresados que recurrimos a la comodidad de comer, gastar dinero en aparatos sin sentido y pensar constantemente en el futuro sin disfrutar nunca el presente. 

El éxito puede tener un alto coste: menos horas dedicadas a la familia y los amigos. Muchos niños de familias de adultos exitosos son criados por ayuda contratada para que sus padres puedan dedicar más tiempo a ganar dinero. Como resultado, la mayoría de las veces, el dinero compra la falta de satisfacción. Debemos preguntarnos: “¿Vale la pena tener algún trabajo estresante?” 

Ryan Nicodemus, planteó esta pregunta mientras trabajaba en lo que muchos considerarían un trabajo fantástico.Trabajaba en un puesto en gerencia, pero el puesto venía con semanas de trabajo de 80 horas y mucha responsabilidad y presión que le acabaron causando ansiedad, estrés y unA depresión paralizantes. 

Nicodemus ahora cree que ninguna cantidad de dinero puede compensar el coste que un trabajo estresante cobra en nuestra salud mental. Sin embargo, cuando estamos atrapados en la mentalidad de que el trabajo lo es todo, nos sentimos obligados a ganar más y más dinero. 

Nicodemus y su coautor, Joshua Fields Millburn, asumieron que estarían satisfechos una vez que alcanzaran los 50.000 euros al año. Sin embargo, una vez que se alcanzaron ese hito, la meta aumentó  a €75 000, luego a €100 000 y así sucesivamente. 

Parte de la razón por la que querían más era que sus compromisos y responsabilidades financieras (en forma de préstamos, coches e hipotecas) crecían a la par. Cuando tuvieron suficiente, ambos renunciaron a sus trabajos y decidieron vivir con menos dinero. 

Fue en este punto que Millburn y Nicodemus encontraron la satisfacción. Todo porque eligieron vivir un estilo de vida minimalista de trabajar y consumir menos. Pero, como veremos más adelante, el espíritu del minimalismo se trata de algo más que dinero y trabajo. se trata de soltar todo aquello a lo que nos aferramos.

El primer paso es eliminar las deudas

Si nos preguntamos: “¿Cuáles son las anclas que me arrastran hacia abajo?” Es posible que la respuesta no sea obvia de inmediato. Sin embargo, para la mayoría de nosotros la respuesta suele ser algún tipo de deuda, ya sea una hipoteca, tarjetas de crédito o préstamos estudiantiles, que pesa mucho sobre nuestro bienestar.  

El primer y más importante paso hacia una vida minimalista es pagar todo nuestras deudas Es posible que nos hayan engañado los anuncios de tarjetas de crédito o que un banquero nos diga que aprovechemos una hipoteca en concreto en algún momento, pero cualquier préstamo que no sea para generar más dinero es una mala idea. 

Joshua Milburn siguió un presupuesto estricto y pasó dos años ahorrando todo lo que pudo para pagar sus deudas mientras se preparaba para un estilo de vida minimalista. Esto significó cien semanas sin vacaciones, sin restaurantes ni otros lujos. Pero cada minuto valió la pena por el alivio que sintió al poder finalmente pagar sus deudas. Ahora podía vivir la vida que deseaba. 

Mientras ordenamos nuestras finanzas, también debemos concentrarnos en ordenar nuestro hogar y posesiones. Es fundamental reconocer que nuestras posesiones no rigen quiénes somos como individuos. En lugar de considerarlas cómo algo esencial para ser quien somos, deberíamos considerar si nuestras posesiones nos ayudan a vivir en el presente o nos impiden hacerlo. 

La madre de Joshua Milburn tuvo cuatro cajas selladas en su casa durante décadas que nunca abrió. Tenían todo lo que John había traído a casa de la escuela primaria, desde pruebas de escritura hasta dibujos. Millburn se dio cuenta de que estaba acumulando estos artículos en un intento de aferrarse a su hijo, pero las cosas más preciadas y significativas de la vida no son los objetos, sino nuestros recuerdos y relaciones. 

Esto no quiere decir que debamos deshacernos de todo, pero tampoco significa que nos quedemos con todo. Ordenar no solo nos da más espacio, sino que también nos da más espacio para relajarnos mentalmente. Tener objetos compitiendo por nuestra atención a nuestro alrededor puede  agobiarnos mentalmente.

Nuestra salud es imprescindible

No hay escasez de dietas para programas de acondicionamiento físico disponibles, y la cantidad puede ser abrumadora. Pero en lugar de dejarnos llevar por esto, deberíamos evitar las dietas de moda y las soluciones rápidas al reprogramar cómo pensamos sobre nuestros cuerpos. 

Para facilitarlo podemos pensar en nuestro cuerpo como una máquina: si le proporcionamos combustible de alta calidad, podrá rendir al máximo. Con esta mentalidad, debería ser obvio que se debe evitar la comida basura, como los productos procesados y preenvasados. 

Este tipo de alimentos contiene una gran cantidad de aditivos y conservantes que no tienen ningún valor nutricional en nuestra dieta. Solo aportan calorías vacías, especialmente el azúcar, que es perjudicial para nuestra salud. Estos alimentos pueden tener buen sabor en el momento, pero con frecuencia nos hacen sentir mal después. 

Como resultado, cualquier placer a corto plazo se ve superado por el daño a largo plazo que pueden causar tanto a nuestra salud física como a nuestro estado de ánimo. Otro ejemplo son los lácteos y los productos derivados del trigo. Nuestros cuerpos nunca fueron diseñados para digerir las cantidades masivas de lácteos y pan que se encuentran en la típica dieta moderna. 

Ya seamos intolerantes al gluten o a la lactosa o no, podemos beneficiarnos al reducir nuestra ingesta de estos granos y reemplazarlos con alimentos integrales naturales como verduras, pescado y ciertos tipos de legumbres. 

Una vez que hayamos hecho este cambio en nuestra dieta, nos encontraremos con una abundancia de energía. Y es bueno tener esto antes de pasar al siguiente paso. El fitness funciona mejor cuando tenemos una mentalidad de crecimiento constante y apuntamos a mucho más que la vez anterior, ya sea un tiempo de carrera más rápido, más repeticiones o más peso. 

Para adoptar esta mentalidad, debemos exigirnos más a nosotros mismos. Para lograr esto, debemos cambiar nuestro pensamiento de “quizá debería”, a “debo”. Es posible que no podamos hacer un solo pull-up en este momento, pero probablemente podamos colgarnos de la barra durante unos segundos. Si vamos repitiendo el proceso cada día, todos los días, veremos que en nada de tiempo podemos hacerlo.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.