Resumen del libro Las 48 Leyes del Poder por Robert Greene

Resumen del libro Las 48 Leyes del Poder por Robert Greene

Resumen corto: Las 48 leyes del poder usa diversos sucesos históricos para explicarnos que es el poder, las leyes que lo rigen y cómo poder adaptarlas para conseguir nuestros objetivos y/o protegernos de ellas. Por el gran Robert Greene

Robert Greene es uno de los autores mas populares en temas de comportamiento humano y “verdades incomodas”.

En sus libros ha hablado de El Arte de la Seducción, como llegar a ser un maestro, Maestria las leyes que rigen el miedo en La Cincuentava Ley con Fifty Cent, como conseguir maestría e incluso sobre las leyes que controlan los seres humanos en general.

Las 48 Leyes del Poder por Robert Greene Principios de 37 Leyes Explicados Gratis

Primera Ley: Nunca Eclipses al Maestro

Tu maestro actúa como tu mentor y tambien como tu primer contacto con el campo en el que vas a entrar y eclipsar puede suponer una brecha en vuestra relación. 

Si quieres aprovechar la relación con tu maestro, asegurate de intentar siempre que tu maestro se lleve la gloria que espera y tu como figura que le ha ayudado a recibir ese esplendor serás recompensado

Nunca asumas que tu posición es segura. Sin importar que hagas es fácil que llegue alguien que te sustituya  así que no te dejes llevar y siempre aprovecha para probar tu valía a tu maestro.

Segunda Ley: Nunca Pongas Demasiada Confianza en tus Amigos, y Aprende a Usar a tus Enemigos

Contrata a un antiguo enemigo y conseguirás una de las personas más leales, porque debido a su antigua relación contigo tiene mucho más que probar e intentará hacer todo lo que pueda para poder demostrarte que merece estar donde está.

De quien deberíamos cuidarnos es de nuestros ‘’amigos’’ ya que en muchas ocasiones estos esperan que se les den ciertas ventajas solo por el hecho de conocerte. 

Nunca llegarás a conocer a un amigo porque aunque se suele decir que la honestidad es una virtud, la cantidad de veces que somos honestos con nuestros amigos son pocas, porque la honestidad puede hacer daño y nos gusta ‘’gustar’’.

Así que asegurate de aprender a juzgar quien es la mejor opción para llevar a la realidad tus objetivos, y considera, muchas veces serán tus enemigos y no tus amigos quien te pueda ayudar a llevarlo a la realidad. Mantén a tus amigos pero no los incluyas en tu trabajo por motivos emocionales.

Tercera Ley: Esconde tus Intenciones

Usa distracciones para evitar que los demás puedan saber cual es tu objetivo y que asi sea mas fácil poder lograrlo. 

Evita que puedan saber qué es lo que buscas lograr, no usando el silencio y el misterio, solo alertarán e intrigaran a tu oponente, sino con una pantalla de humo donde muestras otros intereses secundarios. 

Si hablas de forma abierta de tus objetivos y deseos secundarios lograras parecer más amigable, abierto y de fiar mientras a la vez consigues oscurecer tus planes.

Si consigues hacerlo bien notarás que las negociaciones son mucho más fáciles, porque en todo momento estarás ofreciendo exactamente lo que buscan, saber lo que buscas, y lo conseguirán seras un libro abierto solo que no con tus principales deseos.

Cuarta Ley: Nunca Digas mas de lo Necesario

El silencio es algo que muchas veces encontramos incómodo y a veces únicamente para llenar esos momentos de silencio estamos dispuestos a decir, decir cosas que muchas veces no deberíamos.

Ser incapaz de controlar nuestras palabras es una señal de que somos incapaces de controlar nuestra mente y es un indicativo de debilidad que es fácilmente explotable.

El exceso de palabras reduce tanto la impresión que puedan tener otros, al eliminar el toque de misterio, como nuestra posición a la hora de hacer cualquier tipo de negociaciones al ofrecer más información a nuestros oponentes.

Cuanta más información demos más fácil es saber lo que queremos y por lo tanto más fácil es saber el mínimo que nos deberían dar para conseguir su objetivo.

Esto a la larga puede hacer que pasemos de una posición de poder a una puramente pasiva en la que reaccionamos a lo que decide la otra persona.

Así que siempre recuerda, las palabras tienen poder y una vez que han salido de tu boca no pueden volver. Así que si quieres controlar tu poder, aprende a manejar tus palabras.

Ten especial cuidado con el sarcasmo, porque no solo reduce tu dominio de la situación sino que hiere a tu interlocutor y con ello podrás no tan solo perder tu posición sino que también acabarás con un enemigo.

Quinta Ley: Tu Reputación es uno de los Pilares de tu Poder así que Defiendelo con tu Vida

Siempre debes estar alerta ante posibles ataques a tu reputación y has de preparar medidas para evitar que estos ataques lleguen a hacerte daño. 

La duda es una poderosa herramienta: Una vez que empieza a asomar no dejará de acechar y llevara a tus oponentes a tener la espalda contra la pared.

Una vez que hayas desarrollado una base de poder que te permita mantenerte en tu campo, usa el poder de la duda para eliminar a tus oponentes.

Aprende a destruir a tus enemigos abriendo agujeros en su cara pública antes de que lo hagan en la tuya, y cuando lo hagas deja que el público se encargue de descuartizarlos. Si lo haces bien, sus cenizas se convertirán en fertilizante para tu crecimiento.

Sexta ley: Consigue Atención a Toda Costa

En tu camino hacia la cima descubrirás que tu peor enemigo es la indiferencia. Asegurate de buscar estar en el centro siempre que puedas y usa tanto rumores positivos como rumores negativos a tu favor.

Si aprendes a usar tanto rumores ‘’positivos’’ como ‘’negativos’’ destacarías frente a la competencia, lo que a otros podría destruirles a ti te servirá como primer paso hacia tu éxito.

Controla tu imagen y crea un aire de misterio, si los demás no saben cómo hacerte daño te temerán y eso se convertirá en combustible para tu crecimiento.

Séptima Ley: Consigue que los Demás Hagan el Trabajo por ti pero Asegurate de Conseguir el Crédito

Si trabajas en un equipo es imposible que no haya situaciones en las que alguien acabe haciendo más trabajo que los demás. Asegúrate de evitar estar en la posición que no recibe reconocimiento, controla cuánto hace cada uno y optimiza tu trabajo para conseguir el mayor grado de reconocimiento con el menor grado de trabajo.

Octava Ley: Conviértete en el Centro, Haz que Otros Vengan a ti y Usa Carnada si es Necesario

En toda negociación la persona que viene a buscar algo esta en una posición inferior. Asegurate de que ese no sea tu caso, empieza por entender que necesitas, quien lo tiene y que necesita esta persona y asegurate de que sepan que tu puedes tener aquello que buscan.

Si logras crear esta situación tendrás la ventaja en toda negociación

Novena Ley: Gana las Discusiones con Acciones, Nunca con Palabras

Todos somos capaces de hablar y con el tiempo nos damos cuenta de que las palabras no tienen valor alguno, nos damos cuenta de que las personas pueden decir cualquier cosa que les de algún tipo de ventaja.

Así que asegurate de no caer en este error, si quieres demostrar algo hazlo con acciones y demostraras que eres diferente que eres de fiar.

Décima Ley: Infección, Evita a las Personas Infelices o Sin Suerte

Es cierto que hay ocasiones en las que nos puede ir mal algo debido a ‘’suerte’’ pero cuando vemos que esto se repite constantemente lo mas seguro es que sea debido a cómo se comporta una persona o hábitos que tengan que son los que están evitando que consigan sus objetivos.

Si encuentras a alguien que solo sabe quejarse de su situación sin buscar solución, evita a esa persona porque lo único que te acabará pasando es que desarrolles sus mismos hábitos.

Aprenderás que es posible vivir mientras le echamos la culpa al mundo de todo, pero aunque pueda parecer cómodo en cierto momento de tu vida, en realidad estaras eliminando tus posibilidades de exito y satisfaccion.

Si quieres una buena vida busca a amigos que estén llevando una y aprende de ellos. 

Onceava Ley: Aprende a Hacer que la Gente Dependa de ti

Cuando más poder tienes sobre una persona es cuando esta empieza a pensar que no puede hacer algo sin ti.

En ese momento te conviertes en alguien irreemplazable, al menos eso creen, y eso te permite multiplicar el peso de aquello que digas o hagas.

Convertirse en imprescindible es la mayor forma de poder sobre alguien y es una de las mayores formas de debilidad que puedes desarrollar.

Nunca acabes dependiendo de alguien porque entonces veras como tu libertad se desvanece.

Doceava Ley: Usa Honestidad y Generosidad Selectiva para Desarmar a tu Víctima

Las acciones son mucho más poderosas que las palabras así que aprende cuando usarlas de forma que puedas penetrar las defensas de la otra persona.

No tienes porque hacerlo siempre, pero si lo haces en los momentos adecuados acabarás convirtiéndote en alguien especial, en alguien que realmente cumple con lo que dice.

Treceava Ley: Cuando Pidas Ayuda Explica cómo eso Puede ‘’Ayudar’’ a la Otra Persona a Conseguir sus Objetivos, Nunca te Bases en Gratitud u Otro Tipo de ‘’Buenas Emociones’’

Por mucho que nos queramos guiar por emociones que indican nuestra bondad y ganas de ayudar estas muchas veces se quedan cortas así que para evitar que eso pase entiende las necesidades de la otra persona y como tu petición puede ayudarles.

En las situaciones en las que apelar a la bondad de alguien consigue tu objetivo lo único que está sucediendo es que en ese momento tu petición cumple una de sus necesidades, así que para evitar acabar en una ruleta rusa haz un trabajo previo de comprensión.

Ambos apreciarás que la conversación vaya hacia una ganancia común

Catorceava Ley: Actúa como un Amigo, Trabaja como un Espía

Que seas amigo de alguien no significa que no puedas estar intentando aprender todo lo que puedas de la situación y ver cómo puedes usarla para tu ganancia siempre que no les perjudique.

Quinceava Ley: Elimina a tus Enemigos por Completo

Si decides atacar asegurate de hacerlo hasta que no quede nada, porque no hay nada más temible que una bestia herida que sabe que vas a por ella. Así que nunca te mueva hasta estar seguro de que puedes eliminar pero si lo haces no te detengas hasta que no quede nada.

Si no, es posible que el que acabe eliminado seas tu.

Dieciseisava Ley: Usa la Absencia para Aumentar tu Poder y Honor

Cuanto más se habla de ti, cuanto mas apareces, mas ‘’normal’’ aparentas ser. Demostrar tu presencia y conocimiento con apariciones es una gran forma de crear una reputación dentro de ciertos grupos, pero cuando esta reputación ya ha sido establecida seguir apareciendo con la misma constancia puede ser contraproducente.

Dejar de aparecer puede significar que tu posición se solidifica, tus apariciones empiezan a tener más valor debido a lo escasas que son. Es difícil llegar, pero es aun mas dificil saber cuando irse para  multiplicar nuestro efecto y aprender a hacerlo bien es una gran forma de desarrollarse.

Diecisieteava Ley: Mantén el Suspense Crea Misterio y se Impredecible

Una vez has conseguido crear confianza en tu sector aprende a introducir elementos de impredictibilidad, estos te permitirán romper patrones que no quieras mantener y crear nuevas dinámicas que se correspondan con donde quieres llegar.

Esta es una técnica que te permite hacer un ‘’borrón y cuenta nueva’’, pero asegúrate de usarla de forma calculada porque podría destruir la confianza que has creado.

Dieciochoava Ley: No Crees una Fortaleza para Protegerte,Aislarse es Peligroso

Cuando olemos el peligro nuestro instinto es escondernos, evitarlo hasta que pase. Pero lo que no entendemos es que aislarnos solo hará que la situación empeore, perderemos las conexiones que teníamos y con ello aquello en lo que tanto habíamos trabajado.

Si te escondes demasiado puede que cuando vuelvas a salir no encuentres nada.

Diecinueveava Ley: No Ofendas a la Persona Equivocada, Siempre Entiende con Quién Estás Lidiando

Sin importar con quien estés hablando aprende a mantener una posición cortes que entienda las circunstancias, tono y lenguaje no verbal de tu interlocutor y siempre que puedas entiende exactamente quien es la otra persona

Elimina la arrogancia, porque esta puede dejarte sin nada.

Veinteava Ley: No Pongas Todas tus Fichas en una Mano

Asegurate de tener la movilidad de poder hablar con todos los posibles interesados, nunca te ates a una única opción sin conocer las otras y aprovecha esto para poder maniobrar por los cambios y las dinámicas de cada momento.

Evita elegir barco antes de tiempo porque aunque las ganancias podrían parecer mayores, también es mucho más probable que acabes hundiendote.

Mantén neutralidad, entiende la situación y crea una personalidad que inspire respeto para que cuando llegue el momento puedas ser tú quien elija y no sea solo la situación la que te controle.

Tu energía y atención son limitadas, así que asegúrate de usarlas bien.

Ley 21: Intentar parecer menos inteligentes de lo que somos

Dado lo importante que es la idea de inteligencia para la vanidad de la mayoría de las personas, es fundamental no insultar la inteligencia de los demás. Si se consideran intelectuales, puede que no nos perdonen. Además parecer menos inteligentes tiene varias ventajas:

  • Permite que los demás se relajen con nosotros y bajen la guardia. Esto es útil para que revelen información que de otra forma habrían mantenido oculta.
  • Nos permite dejar de lado nuestro ego y preguntar. A veces el mayor impedimentos para el crecimiento personal e intelectual es que tenemos miedo a parecer estúpidos. Pero si lo intentamos aparentar desde el principio, podemos hacer tantas preguntas como queramos. Esto a su vez alimentará el ego de la persona con la que hablamos, y nos permitirá crear una relación con más facilidad.

Ley 22: Usa la táctica de la rendición o retirada estratégica: transforma la debilidad en poder.

Las personas que intentan hacer una demostración de autoridad son fácilmente engañadas por esta táctica. Es nuestro primer instinto reaccionar, enfrentar la agresión con algún otro tipo de agresión. Pero la próxima vez que alguien nos empuje y nos encontremos comenzando a reaccionar, intentemos esto: no nos resistamos ni defendamos.

Si hacemos parecer que ya no somos una amenaza, tendremos la oportunidad de rodear a nuestro enemigo y atacar de cerca. Esto significa que si nos sentimos heridos por el comportamiento de alguien, en lugar de intentar atacar ahora, cuando la persona espera respuesta, podemos atacar más tarde.

La ventaja está en varias facetas de esta acción:

  • Si no atacamos ahora, mientras la otra persona espera un ataque, podremos mantenerlos a la defensiva sin gastar energía por nuestra parte
  • Si aceptan que no vamos a atacar pueden bajar sus defensas y por lo tanto crear una oportunidad para que devolvamos el golpe. Si nos han atacado es probable que crean que pueden aguantar nuestra venganza, pero esto solo se aplica a la situación actual, no a un futuro en el que conozcamos sus debilidades.
  • Otra posible ventaja es que podemos crear una nueva dinámica. En la teoría de juegos, se ha visto que cuando alguien toma la iniciativa para crear una dinámica de cooperación, es menos probable que la otra persona se intente aprovechar. Al final el conflicto es un gasto de energía, muchas veces innecesario, así que si podemos eliminarlo siempre se agradece.

Ley 23: Concentrar nuestras fuerzas

Los juegos Blotto, o juegos del coronel Blotto, son un timo de zero sum game de dos personas, en los que el jugador tiene la tarea de distribuir los recursos limitados de forma simultánea entre varios objetivos.

En el juego, el jugador que dedica más recursos a un juego, gana la batalla y la ganancia total es entonces igual al número total de campos de batalla ganados. Definición de Wikipedia

Este tipo de juego que aplica los principios de la teoría de juegos, no sirve solo para desarrollar capacidades estratégicas, sino también como una posible forma de entender cómo de vez en cuando, participantes que parecen mucho más débiles son lo que acaban ganando, o lo que se conoce como fenómeno del underdog.

Un underdog es básicamente una persona u organización de la que no espera la posibilidad de victoria y que normalmente se enfrenta a “enemigos” de múltiples veces su tamaño o recursos. Es el término que ejemplifica la batalla de David contra Goliat, que Malcom Gladwell menciona en su libro del mismo nombre.

La clave de la victoria de un underdog, o según wikipedia “perro apaleado”, está en sacar partido a las convenciones, a lo  que se espera en una situación, y dejarlas de lado para crear sus propias reglas.

La mejor forma de ganar una competición en la que estamos en desventaja es simplemente cambiar la naturaleza de la competición en sí, y esto nos lo puede enseñar el juego del Colonel Blotto, o juego de “Dividir el dólar”. En el juego del Blotto los dos jugadores han de colocar sus recursos en el campo de batalla y aquella persona con más batallas ganadas al final es la vencedora. Una forma en la que podría ir la partida se basaría en dos jugadores, con 100 soldados y 3 campos de batalla.

Esta sería la situación más sencilla, y una en la que ambos jugadores están en igualdad de condiciones, pero si cambiamos el número de soldados por jugador y vamos cambiando las diferencias, podemos entender como alguien con menos puede tener alguna oportunidad de ganar.

En concreto, se basa no en cambiar el número de soldados, que es la ventaja relativa de cada jugador, sino en cambiar el número de campos de batalla, es decir en crear situaciones en las que el competidor no pueda mandar recursos, o ni siquiera sepa que existen los campos de batalla y usarlo como una oportunidad para ganar.

Una forma de explicarlo sería que para que alguien con una desventaja tenga alguna posibilidad de ganar hemos de aumentar el número de dimensiones que se tienen en cuenta en el juego. Y esto significa evitar caer en la trampa del sentido común de cada sector.

Al aumentar el número de dimensiones de nuestra partida, podemos cambiar el papel que juegan factores como el de leverage económico o leverage de recursos a través de usar únicamente el esfuerzo y la sabiduría.

Y para ello el primer paso es aceptar que estamos por debajo y que por lo tanto no podemos usar las mismas estrategias que nuestros competidores, sino que tenemos que encontrar las estrategias que puedan sacarle el mayor partido a nuestras fortalezas.

En el libro “Cómo los débiles ganan guerras” el autor Arreguín-Toft explica que esta capacidad de autoanalizarse y entender tanto nuestra situación como la del rival, base de las enseñanzas del arte de la guerra, es lo que permite crear una oportunidad de la nada y sacar el máximo partido a los pocos recursos que tenemos. Nunca debemos enfrentarnos a nuestros grandes mayores oponentes de frente, siempre debemos hacerlo donde podamos tener alguna ventaja.

Simplemente con hacer este pequeño análisis podemos pasar de una situación en la que los grandes ganan el 71% de las veces a una en la que nosotros, los underdogs, podemos ganar un 63% de las veces.

Ley 24: Juega al perfecto cortesano

Las leyes de los juegos sociales se pueden resumir en:

  • Evitar despilfarrar 
  • Practicar la indiferencia 
  • Ser frugal con los halagos 
  • Modificar nuestro estilo y lenguaje de acuerdo con la persona con la que se está tratando 
  • Nunca ser portador de malas noticias 
  • Nunca afectar la simpatía e intimidad con nuestro amo 
  • Nunca criticar a los de arriba directamente 
  • Ser frugal en pedir favores a los de arriba 
  • Nunca bromear sobre las apariencias o los gustos de los demas
  • No seas el cínico de la corte 
  • Ser observador, sobre todo con nuestro comportamiento 
  • Controlar nuestras emociones 
  • Encaja con los espíritus de la época 
  • Intentar ser siempre una fuente del placer

Ley 25: Recrearnos a nosotros mismos

Es importante que tomemos el control de nuestra imagen en lugar de dejar que otros la definan por nosotros. El mundo quiere asignarnos un papel en la vida. Y una vez que aceptamos ese papel, estamos condenados.

El autor nos recomienda reconstruirnos a nosotros mismos en un personaje de poder. Trabajar en nosotros mismos como arcilla debería ser una de las tareas más grandes y placenteras de nuestra vida. El primer paso en el proceso de la autocreación es la autoconciencia: ser conscientes de nosotros mismos como actores y tomar el control de nuestra apariencia y emociones.

El segundo paso en el proceso de autocreación es una variación de la estrategia de George Sand: la creación de un personaje memorable, que llama la atención, que se destaca por encima de los demás actores en el escenario.

Usa el misterio. Crea misterio, permite que se hagan preguntas. Usar toques de incertidumbre ayuda a que tus acciones pasen de ser algo puramente ”mortal” a algo especial. Misterio y propósito te permiten conseguir un efecto místico.

Elocuencia. El poder de las palabras te permitirá aparentar confianza y generar misterio. Usa las palabras como herramienta para mantener tu aura.

Vulnerabilidad. Mostrar tus debilidades de forma controlada te permite resaltar el efecto de tu confianza y misterio. Usa el contraste para resaltar tus fortalezas.

Ley 26: Mantener nuestras manos limpias

Ocultar nuestros errores, tener un chivo expiatorio al que culpar. Mostrar nuestras debilidades es lo mismo que permitir a otros tener el control de nuestra vida. Si queremos mantenernos en control, el autor nos recomienda evitar mostrar lo que no queremos que se sepa, o ir en alguna dirección que este mal vista.

Pero debemos tener cuidado de no dejarnos controlar por lo que escondemos. Lo escondemos porque creemos que puede dar una ventaja, pero si el hecho de esconderlo se convierte en una debilidad, debemos estar preparados para sacarlo a la luz. Nuestras debilidades no deben controlarnos. Si escondemos algo por miedo, en lugar de porque es ventajoso, ya estamos perdiendo contra nosotros mismos, y seguramente creando grietas que otros pueden explotar.

Ley 27: Aprovecha la necesidad de la gente de creer para crear una secta como la siguiente.

Cinco reglas para hacer una secta

  • Mantenerlo poco específico. Mantenerlo simple 
  • Enfatizar lo visual y sensacional sobre lo intelectual 
  • Presentar formas similares a las de otras religiones para organizar el grupo 
  • Disfrazar nuestra fuente de ingresos 
  • Crear enemigos externos que nos permitan crear unidad dentro del grupo

Otro de los factores que podemos usar es la llamada prueba social. El concepto de prueba social,  demostración social o influencia social, es un fenómeno psicológico que hace referencia a nuestra tendencia a asumir que los otros saben más, o que han dedicado esfuerzo a pensar en cómo hacer algo, y que por lo tanto sus decisiones son correctas y podemos imitarlas o usarlas como referencia.

Un claro ejemplo del efecto de la prueba social y sus posibles peligros es el de la masacre de Johanestown en 1978, en la que murieron 918 personas bajo las órdenes de Jim Jones. En este trágico evento casi 1000 personas siguieron al líder y bebieron veneno, para seguir a su ‘’mensajero divino’’ Jim Jones.

Todo esto pasó debido a que Jones creó las circunstancias ideales para hacer uso de la prueba social, la presión de grupo y el efecto de la autoridad divina, algo que muchos monarcas usaron a lo largo de la historia, y la fuerza bruta para eliminar cualquier opinión contraria.

Al crear un ambiente en el que se mostraba que sus palabras eran la ley durante años, el fanatico creó una situación en la que cuanto más tiempo pasaba más se disociaba de la realidad la forma de ver el mundo de los miembros.

Después de la ‘’masacre’’ se vio que los supervivientes eran principalmente parejas que se ayudaron a mantener algo de ‘’cordura’’ durante el proceso al tener a alguien en quien confiaban más que en Jones.

Por desgracia la prueba social puede usarse tanto para crear valor para el mundo, como para hacer mucho daño, y por eso antes de pensar en cómo usarla para nuestros objetivos debemos pensar muy bien si lo que queremos hacer realmente puede ayudar a que el mundo mejore.

Ley 28: Entra en acción con audacia

Para crear la ilusión de confianza usa el propósito, si la gente cree que tienes un plan, que sabes donde quieres llegar, te seguirán. Todos nos sentimos perdidos y buscamos un guía, alguien que le dé sentido a nuestras vidas, y el carismático es exactamente esa persona. Elige un objetivo que cumplir, algo que conseguir y crea una visión para ello. Cuanto más audaz, mejor.

Los leones rodean a la presa vacilante. La audacia ataca al miedo, el miedo crea autoridad. Quedarnos a medias cava es lo mismo que cavar nuestra propia tumba. La vacilación crea lagunas, la osadía las borra. La audacia nos separa de la manada.

Cuando somos tan pequeños y oscuros como lo era David, debemos encontrar un Goliat para atacar. Cuanto mayor sea el objetivo, más atención ganamos. La clave de la victoria de un underdog, o según wikipedia “perro apaleado”, está en sacar partido a las convenciones, a lo  que se espera en una situación, y dejarlas de lado para crear sus propias reglas.

Ley 29: Planificar nuestro camino hasta el último paso

  • ¿Qué resultado queremos lograr con esto?
  • ¿Cuál es el próximo paso?

Las interrupciones son una de las principales razones por las que hacemos menos de lo que podríamos hacer cada día. Pero otra razón en la que no solemos pensar es el hecho de que cuando no sabemos exactamente que hacer es muy probable que nos pasemos el tiempo pensando en lugar de hacer, y que incluso se de el caso de que acabemos cambiando de prioridades en el momento

Esto se debe a que no saber qué hacer y pensar en ello es una gran excusa para procrastinar y creer que estamos haciendo trabajo. Pero tan solo sirve como pérdida de tiempo y como una forma de engañarnos a nosotros mismos

Además si dejamos que decidan nuestras emociones por nosotros es muy probable que cambiemos nuestras prioridades aunque realmente no sea la decisión adecuada, como por ejemplo decidimos que es mejor no ir al gimnasio hoy porque no hemos conseguido hacer tanto trabajo como queríamos

Para evitar caer en esta trampa lo mejor que podemos hacer es crear “listas de próximos pasos’’ que son básicamente las tareas que debemos hacer una vez hemos acabado con las tareas anteriores

De esta forma en vez de perder el tiempo pensando en cada momento, y en concreto en un momento en el que nuestra motivación y fuerza de voluntad están bajas, decidimos de antemano que hacer y simplemente lo hacemos. 

Definir el resultado deseado

¿Qué resultado estamos tratando de conseguir? Con algunas cosas, esto puede resultar obvio. Pero cuando nos enfrentamos a un problema más complicado, aclarar qué resultado exacto queremos puede ser útil. Por ejemplo, estamos buscando un apartamento nuevo. Bueno, ¿cuántas habitaciones necesitamos, en qué parte de la ciudad queremos vivir y qué precio podemos pagar? Definir claramente nuestro resultado al principio puede ahorrarnos mucho tiempo. Este es un consejo que también encontramos en el libro de Los 7 Hábitos de las Personas Altamente Efectivas, de Stephen Covey.

Definir el siguiente paso

Lo segundo que debemos anotar para cada elemento es el siguiente paso. David Allen dice que muchas personas escriben listas de tareas pendientes ambiguas. Esto podría parecer una buena idea porque facilita el proceso de escribirlo, pero en realidad no saber exactamente lo que tenemos que hacer puede presionarnos más. 

En su lugar, debemos escribir los siguientes pasos a nivel práctico, que debemos realizar. Por ejemplo, podríamos decir, necesito llamar a x numero para solucionar el problema antes de tal fecha. Esto es un objetivo concreto que nos explica lo que tenemos que hacer y para cuando, por lo que además evita que caigamos en el efecto de la Ley de Parkinson. Esta ley explica que si no tenemos una fecha límite, las tareas se expanden hasta llenar el tiempo que le asignamos.

Una vez que tengamos una lista de pasos específicos, podremos llevar a cabo nuestras tareas de manera más eficiente. Tomar decisiones sobre lo que debemos hacer por adelantado puede ahorrar mucho tiempo y energía mental más adelante, cuando estemos en un momento estresante. Algunos consejos de Allen para sacarle más partido a sus conceptos son:

  • Realizar los pasos ahora, si le llevan menos de 2 minutos. Para las tareas pequeñas de 2 minutos, el enfoque más fácil es hacerlas de inmediato en lugar de perder el tiempo tratando de administrarlas en nuestro sistema.
  • Comunicar los pasos a la persona adecuada ( compañeros de trabajo, pareja, amigos, etc.). Una vez hecho, nos recomienda ponerlo en una lista como “En proceso” que rastrea todo lo que estamos esperando que otros completen.
  • En caso de que no cumpla con las condiciones anteriores, tan solo tenemos que ponerla en nuestra lista de próximos pasos.

Ley 30: Hacer que nuestros logros parezcan fáciles

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

Ley 31: Controlar las opciones, hacer que otros jueguen en la palma de nuestra mano.

Esta ley se basa en crear un sentimiento de importancia. Debemos crear la sensación de que las cosas se desmoronarán sin nosotros. Cuando descubran nuestra importancia podemos ofrecer dos opciones:nos mantenemos alejados y sufren las consecuencias, o regresamos bajo nuestras circunstancias.

Para aumentar las posibilidades de que sigan el comportamiento que queremos, podemos mencionar varias posibilidades y asegurarnos de que la que más nos favorece sea la más atractiva. Otro truco que podemos usar si es el tipo de persona con la que tenemos una relación antagónica, es forzar la resistencia, empujarlos a «elegir» lo que queremos que hagan, aparentando abogar por lo contrario.

El objetivo es alterar la situacion de forma que cuanto más tiempo pase, más ventaja tengamos respecto a nuestros competidores. Una variación de esta técnica es subir el precio cada vez que el comprador duda y pasa otro día. Esta es una excelente táctica de negociación para usar con los indecisos, quienes caerán en la idea de que están obteniendo un mejor trato hoy que si esperan hasta mañana.

Algunas de las otras tácticas que nos recomienda Robert Grene son:

El hombre débil en el precipicio: esta táctica es similar a la de establecer varias “opciones” para que elijan la que queremos, pero cuando se trata de un adversario más débil e indeciso tenemos que ser más agresivos. El autor nos recomienda usar el miedo y el terror para impulsarlos a la acción. Esta táctica es útil cuando lidiamos con alguien que busca cualquier excusa para posponer sus decisiones.

Brothers in Crime: atraemos a nuestras víctimas a algún esquema criminal, creando un vínculo de sangre y culpa entre nosotros. El objetivo es crear una relación que no les permita traicionarnos, y que a la vez les fuerce crear un frente común, es parecido al método que usan muchas mafias. Llevan a sus miembros más jóvenes a cometer algún crimen, y con ello crean un vínculo, así como algo que usar en su contra en caso de traición. Si añadimos algún ritual al proceso, podemos aumentar el peso del vínculo. Por ejemplo, los Yakuza usan el sakazuki, que es compartir una copa de saque con el significado de formar parte del grupo como subordinado.

La táctica del abogado: el abogado lleva a los testigos a decidir entre dos posibles explicaciones de un hecho, y ambas abren un hueco en su historia. Tienen que responder a las preguntas del abogado, pero digan lo que digan, se lastiman. La clave de este movimiento es atacar rápidamente: negarle a la víctima el tiempo para pensar en un escape. Mientras se retuercen, cavan su propia tumba.

Ley 32: jugar con las fantasías de la gente

La gente rara vez cree que sus problemas surgen de sus propios errores y estupidez. Son pocas las personas que aceptan la existencia de los sesgos cognitivos y su efectos sobre la toma de decisiones. Alguien o algo tiene la culpa —el otro, el mundo, los dioses— y la salvación también viene del exterior. Entender esto nos permite ofrecerles esta salvación, a cambio de un precio justo.

Ley 33: Descubre la debilidad de cada hombre.

Todo el mundo tiene una debilidad, un hueco en la muralla del castillo. Esa debilidad suele ser una inseguridad, una emoción o necesidad incontrolable; puede ser un pequeño placer secreto, o algo que roza la ilegalidad. De cualquier manera, una vez encontrado, es nuestra llave a controlar a esa persona.

Para detectar las debilidades de los demas, el autor nos recomienda lo siguiente:

Prestar atención a los gestos y señales inconscientes. Si preguntamos sobre su infancia, su familia o información de este estilo, podremos ver como reaccionan con algunos de los temas con los que crearon relaciones antes de aprender a esconderlas. 

Buscar contrastes, un rasgo aparente revela su opuesto Encontrar el eslabón débil, Llenar su vacío emocional Alimentarse de su emoción incontrolable. El autor nos recomienda buscar siempre pasiones y obsesiones que no se puedan controlar. Lo que la gente no puede controlar, nosotros podemos controlarlo por ellos.

Ley 34: Ser real a nuestra manera. Actuar como un rey para ser tratado como tal

Ley 35: Dominar el arte del momento oportuno

Ley 36: Sentir desdén por las cosas que no podemos tener, ignorarlas es la venganza.

Elegimos dejar que las cosas nos molesten. Podemos elegir no darnos cuenta de alguien que intente molestarnos, considerar el asunto trivial e indigno de nuestro interés. Tal y como enseña la filosofía estoica, controlar que es lo que permitimos que nos afecte, y controlar nuestras emociones, es la clave para conseguir libertad.

El deseo crea efectos paradójicos: cuanto más queremos algo, cuanto más lo perseguimos, más se nos escapa. Cuanto más interés mostramos, más repelemos el objeto de nuestro deseo. Esto se debe a que nuestro interés es demasiado fuerte, hace que la gente se sienta incómoda, incluso temerosa. El deseo incontrolable nos hace parecer débiles, indignos, patéticos.

Ley 37: Crea espectáculos atractivos

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.