Resumen del libro La Biología de la Mente (The Biological Mind) por el Dr. Alan Jasanoff 2018

Resumen del libro La Biología de la Mente (The Biological Mind) por el Dr. Alan Jasanoff 2018

Resumen corto: The Biological Mind desacredita la ‚Äúm√≠stica cerebral‚ÄĚ, la creencia com√ļn de que nuestros cerebros son de alguna manera completamente independientes de nuestros cuerpos y nuestro entorno. Utilizando los conocimientos m√°s recientes de la neurociencia, la psicolog√≠a y la filosof√≠a, este sencillo manual demuestra que lo que vemos como nosotros mismos es m√°s complejo de lo que pensamos.

¬ŅQui√©n es el Dr. Alan Jasanoff?

El Dr. Alan Jasanoff es profesor de Ingeniería Biológica, Cerebro y Ciencias Cognitivas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Su laboratorio en el Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro es uno de los laboratorios lideres del mundo sobre neurociencia y funcionamiento del cerebro.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje(PDF)

El cerebro

El cerebro de los mam√≠feros es una de las estructuras complejas de la naturaleza. Incluso el cerebro de una vaca consta de miles de millones de c√©lulas y muchas m√°s sinapsis. 

Nuestra fijaci√≥n moderna por la naturaleza especial del cerebro comenz√≥ a principios del siglo XIX cuando el cient√≠fico alem√°n Franz Gall populariz√≥ la frenolog√≠a. La frenolog√≠a afirmaba que la inteligencia y el car√°cter de una persona pod√≠an relacionarse con el tama√Īo y la forma de su cerebro.

A pesar de ser en gran parte falsa, la frenolog√≠a convirti√≥ a los cerebros en un tema candente. Figuras famosas, desde Abraham Lincoln hasta Walt Whitman, fueron sometidas a ex√°menes frenol√≥gicos. Como resultado, las universidades acumulan extensas colecciones de cerebros en frascos. 

Pero esto no sirvi√≥ √ļnicamente como una moda del momento, como preguntarnos si tenemos el mismo hor√≥scopo de alguien famosos. Los gobiernos del momento fueron un paso m√°s all√° y usaron las diferencias entre cr√°neos, como una justificaci√≥n para los movimientos colonialistas. 

Son pocos los que creen en la frenolog√≠a ahora. Ahora nuestra comprensi√≥n del cerebro est√° m√°s matizada. D√©cadas de investigaci√≥n demuestran que el cerebro es un √≥rgano complejo y su funcionamiento se ve afectado por innumerables variables. Ahora ya no nos basamos en el tama√Īo del cerebro, pero a√ļn as√≠, la “m√≠stica cerebral” sigue siendo fuerte.

La cultura popular todav√≠a describe al cerebro como misterioso, esquivo y sobrenatural. Piense en las im√°genes que se utilizan para acompa√Īar los art√≠culos de las revistas sobre cualquier tema relacionado con la neurociencia: el cerebro se muestra como algo et√©reo.

¬ŅC√≥mo es el cerebro? 

A lo largo de la historia, el cerebro se ha comparado con la √ļltima tecnolog√≠a del momento. Para Plat√≥n, el cerebro era un carro tirado por la pasi√≥n del caballo. En la d√©cada de 1920, el antrop√≥logo Arthur Keith lo compar√≥ con una centralita telef√≥nica.

Hoy en día, comparamos al cerebro con un ordenador.

A primera vista, la analog√≠a con el ordenador funciona bien. Como un ordenador; nuestra mente tiene la capacidad de almacenar recuerdos y procesar informaci√≥n. Al igual que un ordenador, los neurotransmisores del cerebro utilizan se√Īales el√©ctricas. Incluso la estructura de nuestro cerebro, con sus millones de neuronas entrelazadas, puede parecerse a los circuitos electr√≥nicos de una CPU.

Llamar al cerebro un ordenador refuerza la distinción cerebro-cuerpo. A esto se le llama dualismo científico. Es la creencia errónea de que el cerebro es fundamentalmente diferente de otros órganos.

El dualismo dice que en lugar de ser como un ri√Ī√≥n, el cerebro es fr√≠o y calculador; como una m√°quina. Una imagen hace que parezca que el cerebro realiza sus tareas como un programa de software, utilizando impulsos el√©ctricos y algoritmos racionales. Esto es una simplificaci√≥n que lleva a errores, y quiz√° la principal raz√≥n por la a tantos de nosotros nos cuesta aceptar que tenemos sesgos cognitivos.

A diferencia de los circuitos de silicio de nuestro ordenador o tel√©fono, el cerebro es completamente org√°nico. Un quinto de su volumen es agua. Esto incluye sangre y l√≠quido cefalorraqu√≠deo, un l√≠quido transparente lleno de iones, nutrientes y mol√©culas de se√Īalizaci√≥n. Todos estos son importantes para que todo funcione.

Las neuronas reciben toda la atenci√≥n, pero tambi√©n hay muchas m√°s c√©lulas necesarias para el proceso. Aproximadamente la mitad del cerebro est√° formado por las c√©lulas de gl√≠a. Se pensaba que estas c√©lulas, junto con el l√≠quido cefalorraqu√≠deo, eran inertes y proporcionaban √ļnicamente soporte estructural. Sin embargo, estudios recientes muestran que estos elementos son tan cruciales para el proceso de pensamiento del cerebro como las neuronas.

En un estudio de la Universidad de Rochester, se cultivaron células gliales humanas dentro del prosencéfalo de ratones embrionarios. Cuando los roedores crecieron, mostraron capacidades cognitivas mejoradas. Incluso aprendieron a atravesar laberintos dos veces más rápido que los ratones control.

La biología del cerebro

El cerebro humano promedio consta de alrededor de 60 mil millones de neuronas. Cada una de estas neuronas tiene unas diez mil sinapsis. Estas sinapsis permiten que las neuronas mantengan conexiones individuales. El resultado de todo esto es una red con billones de configuraciones posibles.

Los cerebros humanos tienen miles de millones de neuronas, pero pueden funcionar con menos. Tomemos un extremo de China, donde una mujer de 24 a√Īos descubri√≥ que le faltaba todo el cerebelo. Eso es casi el 80 por ciento de las neuronas del cerebro. A pesar de esto, podr√≠a vivir una vida con discapacidades menores.

El reino animal muestra una din√°mica similar. Los c√≥rvidos, es decir, aves como los cuervos y los loros, exhiben impresionantes habilidades mentales como comportamiento social y uso de herramientas. Adem√°s, lo hacen con cerebros de diez mililitros de volumen. Eso es menos del uno por ciento del tama√Īo del cerebro humano.

Todo esto sugiere que la complejidad est√° sobrevalorada. Mientras que un cerebro tiene miles de millones de c√©lulas individuales, tiene pocos tipos de c√©lulas. 

Los científicos han identificado estructuras llamadas columnas corticales. Estas unidades multicelulares son responsables de funciones cerebrales concretas. Y con un milímetro de diámetro, son más fáciles de estudiar que el conjunto de miles de millones de neuronas individuales.

La investigaci√≥n centrada en c√≥mo interact√ļan estas columnas podr√≠a ser la clave para comprender el cerebro como un √≥rgano biol√≥gico, en lugar de un enigma indescifrable.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Los comentarios est√°n cerrados.