Resumen del libro La amenaza más letal por Dr. Michael Osterholm y Mar Olshaker (Deadliest Enemy, 2017)

Resumen del libro La amenaza más letal por Dr. Michael Osterholm y Mar Olshaker (Deadliest Enemy, 2017)

Resumen corto: Deadliest Enemy (2017), o en español La Amenaza Más Letal es una advertencia sobre la seria amenaza que representan las enfermedades infecciosas para la vida moderna. Utilizando ejemplos como el Ébola, el SARS y el Zika, este llamativo manual sobre epidemiología explica cómo surgen, se propagan y se convierten en pandemias las enfermedades.

¿Quién es el Dr. Michael Osterholm?

El Dr. Michael Osterholm es un epidemiólogo de renombre mundial. Es el director fundador del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas (CIDRAP) en la Universidad de Minnesota, así como la Cátedra Presidencial de Salud Pública de McKnight.

¿Quién es Mar Olshaker?

Mar Olshaker es una de las escritoras más vendidas del New York Times tanto de ficción como de no ficción. Su trabajo anterior sobre psicología criminal es la base de la serie de televisión Mindhunter.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

El objetivo de la epidemiología

Para muchas personas, el brote de 2020 del virus corona Covid ha sido un claro recordatorio del poder de las enfermedades infecciosas. Esta última pandemia muestra cómo la mayor amenaza para nuestro estilo de vida moderno puede, de hecho, ser microscópica.

Pero este miedo no es algo nuevo. En 1981, un equipo de expertos se reúnio en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta, conocidos como los CDC. Su objetivo era saber porqué las personas jóvenes y sanas de Nueva York y California padecen enfermedades raras como Pneumocystis carinii y el sarcoma de Kaposi

Por supuesto que ahora sabemos la respuesta. Estas personas se encontraban entre las primeras víctimas conocidas del VIH. Sin embargo, en ese momento, sus condiciones eran un enigma. Para resolver el misterio, los CDC necesitaban recopilar más información sobre el caso. Necesitaban un epidemiólogo y el Dr. Michael Osterholm estaba allí para ayudar.

El objetivo de la epidemiología es rastrear y rastrear la propagación de enfermedades que pueden controlarse y prevenirse. Para hacer esto, los especialistas en epidemias deben recopilar la mayor cantidad de información posible sobre una persona determinada que está contrayendo una enfermedad.

Su trabajo es responder a preguntas como: ¿Dónde está apareciendo? ¿Hay patrones que podamos detectar?

Es por eso que, a principios de los 80, el primer paso que tomaron Osterholm y los CDC fue algo llamado la Vigilancia de casos. Esto implicó encuestar a médicos en Nueva York y Los Ángeles para encontrar casos similares de personas que presentaban enfermedades raras. Encontraron un patrón: las víctimas eran a menudo hombres jóvenes, homosexuales, que experimentaban condiciones que aparecen en personas mayores.

A medida que los CDC recopilaron más información, fue posible comenzar a describir al culpable. A esto se le llama “definición de caso”. En este caso, los hechos salieron a la luz rápidamente. La enfermedad era un retrovirus, uno que ataca al sistema inmune. Se transmite por transfusiones y actividad sexual. Probablemente se originó en el África subsahariana. Y, lo que es más importante, era completamente nuevo.

Para Osterholm, el brote de VIH fue un evento del Cisne Negro. Este es el término utilizado por los epidemiólogos para describir sucesos inusuales que tienen un impacto. Y el impacto del HIV ha sido enorme. En pocas décadas, la enfermedad ha pasado de unos pocos cientos de casos a infectar a unos 40 millones de personas. Ya no es una pandemia, sino hiperendémica, un problema de salud pública que no desaparecerá.

En este caso, el trabajo de los epidemiólogos de los CDC no pudo superar la propagación de la enfermedad. Sin embargo, sentó las bases para futuras investigaciones sobre prevención y curas. 

La peor pesadilla de un padre

Es la peor pesadilla de un padre: tener que mirar impotente mientras nuestro hijo muere lentamente. A principios de la década de 1980, en todo Estados Unidos, las adolescentes sucumbían al síndrome de choque tóxico o TSS. Y nadie sabía por qué.

En este caso, la causa fue más mundana. La causa principal se vendía en farmacias y droguerías locales. Antes de 1980, TSS era bastante poco común. Cuando aparecieron docenas de casos de la condición mortal en unos pocos meses, el epidemiólogo Osterholm se dio cuenta de que podían estar ante algo bastante problemático.

El primer patrón fue obvio. La gran mayoría de los pacientes eran adolescentes. Y, aún más específicamente, un porcentaje sufría los primeros síntomas experimentados a los pocos días de la regla. Claramente, había una conexión entre la enfermedad y la menstruación. Pero aún así, los investigadores necesitaban más datos para determinar la causa.

Osterholm y otros investigadores llevaron a cabo un “estudio de casos y controles”. Este enfoque requería el uso de un cuestionario para recopilar información detallada tanto de las víctimas de TSS como de los grupos de “control”. Los individuos del grupo control eran similares a los que padecían TSS pero que de alguna manera habían escapado de la enfermedad. Al comparar las respuestas, los científicos pudieron identificar las posibles causas.

Los resultados mostraron que, las víctimas de TSS utilizaron un nuevo estilo de tampón superabsorbente vendido por Procter & Gamble. Muchos asumieron que fue la marca de tampón lo que afectó a las chicas, sin embargo parecía no ser la respuesta.

Incluso después de que la compañía retirara sus productos los casos siguieron apareciendo. Para entender la causa real, se realizaron más estudios. Descubrieron que el TSS no era causado por los tampones Procter & Gamble, sino por bacterias específicas que amaban los materiales de alta absorbencia. Los culpables eran los tampones de alta absorbencia, pero Procter & Gamble simplemente resultó ser la marca más popular.

Finalmente, con la causa raíz encontrada, se introdujeron nuevas regulaciones y prácticas para limitar el dañino. Con estas regulaciones, la ola de casos de TSS disminuyó.

Para un joven Osterholm, este caso fue particularmente instructivo. Le enseñó que resolver una epidemia requería un enfoque de prueba y error. Pero con suerte, y con un poco de pensamiento crítico, la parte del error podría ser mínima.

El peligro de las infecciones

Hablando estadísticamente, nuestro mundo moderno no terminará con bang, sino con un estornudo. Cuando se trata de desastres, hay cuatro escenarios reales que podrían poner en peligro a la humanidad a escala global. Los dos primeros, un accidente o guerra nuclear y el impacto de un asteroide, llaman la atención porque son eventos fáciles de entender.

La tercera amenaza, el cambio climático, está recibiendo más atención porque provoca grandes desastres como huracanes y sequías. Pero se pasa por alto la amenaza final, y más probable, una pandemia mundial de una enfermedad mortal.

A diferencia de un asteroide, los brotes de distintas bacterias resistentes a antibióticos son bastante comunes. Un asteroide puede pasar cerca de la Tierra una vez cada 100 millones de años, pero una plaga capaz de arrasar con una población ocurre con mayor frecuencia.

Y en segundo lugar, a diferencia de otros desastres naturales, los brotes de enfermedades no están aislados en el tiempo ni en el espacio. Por ejemplo, aunque un terremoto puede ser catastrófico, su alcance se limita a un área geográfica. Termina después de la destrucción inicial. Por otro lado, las pandemias pueden afectar a múltiples áreas del mundo al mismo tiempo. Están en curso. A medida que una enfermedad se propaga, puede seguir causando muerte y trastornos durante meses o años.

Una pandemia generalizada y duradera sería particularmente dañina en nuestro mundo globalizado. Nuestra economía, suministro de alimentos y otros sistemas cruciales para mantener la sociedad en funcionamiento dependen del comercio y la conectividad mundiales. Con un alcance lo suficientemente amplio, un brote mortal podría detener estos sistemas, provocando hambrunas y posiblemente conflictos violentos.

Hay dos tipos de patógenos que probablemente pueden desencadenar una pandemia. Las primeras son las infecciones respiratorias virales parecidas a la gripe que son bastante comunes y se propagan con gran facilidad. La segunda amenaza son las bacterias resistentes a los antibióticos. Las enfermedades causadas por estos microbios serían imposibles de detener con los medicamentos que tenemos disponibles.

Entonces, si bien los humanos han convivido junto a virus y bacterias durante millones de años, el potencial para que esta coexistencia pacífica termine está presente. 

Disclaimer: Cabe recordar siempre que este es simplemente el resumen de un libro, y que antes de tomar cualquier decision relacionada con la salud hay que consultar con un profesional.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.