Resumen del libro Inmunidad (Immunity) por William E. Paul, MD

Resumen del libro Inmunidad (Immunity) por William E. Paul, MD

Resumen corto: Inmunity o en espa√Īol, Inmunidad. Cada d√≠a, en todo momento, estamos rodeados de enfermedades infecciosas, y hay una cosa que se interpone entre nosotros y una vida de enfermedad constante: nuestro sistema inmune. No se puede subestimar la importancia de nuestro sistema inmune. Como veremos sirve como un escudo contra virus y bacterias, y si de alguna manera falla, los resultados pueden poner en peligro la vida. Desde los efectos de la inmunidad de las vacunas hasta el papel que puede desempe√Īar la inmunidad en la lucha contra el c√°ncer, este libro nos lleva a trav√©s de la historia, la ciencia y los principios b√°sicos de la inmunidad.

¬ŅQui√©n es William E. Paul?

William E. Paul, MD, fue jefe del Laboratorio de Inmunología del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, uno de los Institutos Nacionales de Salud. También fue presidente de la Asociación Estadounidense de Inmunólogos.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

El sistema inmune humano

El sistema inmune humano, es lo que nos defiende contra virus, bacterias y enfermedades de todo tipo. Y es por eso que si nuestra respuesta inmune se ve afectada de alguna manera, puede devastar nuestra salud y producir enfermedades potencialmente mortales.

Para entender como funciona, veamos el caso de la viruela. Durante milenios, el virus que causa la viruela afect√≥ a la humanidad. Esta enfermedad mat√≥ a cientos de millones de personas, a lo largo de la historia, hasta que en 1980. El 8 de Mayo de 1980 la Organizaci√≥n Mundial de la Salud declar√≥ que la viruela hab√≠a sido ‚Äúderrotada‚ÄĚ.

Nuestra victoria contra esta enfermedad fue gracias a las vacunas. Esta t√©cnica descubierta por un m√©dico ingl√©s del siglo XVIII llamado Edward Jenner. Observ√≥ que las lecheras, personas encargadas de orde√Īar a las vacas, a menudo contra√≠an la viruela menos grave y que, al recuperarse, eran inmunes a la viruela. Jenner sab√≠a que los dos virus, el de la vaca y el humano, estaban estrechamente relacionados y plante√≥ la hip√≥tesis de que exponer intencionalmente a los humanos a la viruela vacuna podr√≠a protegerlos de la viruela.

Asi nacieron las vacunas. Como resultado de este descubrimiento, la OMS lanz√≥ una campa√Īa de erradicaci√≥n de la viruela en 1967 que utiliz√≥ la vacunaci√≥n extensiva con un √©xito incre√≠ble.

Pero la misma respuesta inmune que provocan las vacunas puede salir terriblemente mal.

De hecho, la diabetes es el resultado de un mal funcionamiento del sistema inmune. Por lo general, el tejido de un paciente no es el objetivo de las respuestas inmunitarias; sin embargo, el sistema inmune de las personas con diabetes mellitus tipo 1 comienza a atacar al propio cuerpo. Como resultado, las c√©lulas T descomponen las propias c√©lulas productoras de insulina del cuerpo, que desempe√Īan un papel fundamental en la regulaci√≥n de los niveles de az√ļcar en sangre.

El resultado de esta disfunción inmunológica es la diabetes, una enfermedad grave e incluso potencialmente mortal.

Los tres tipos de inmunidad

En realidad, el cuerpo humano tiene tres tipos diferentes de respuestas mecanismos de defensa contra los patógenos. La primera es erigir una barrera física que evite que los peligros potenciales, como las bacterias, accedan a las células y las infecten. La piel es nuestra principal defensa contra virus y bacterias, seguida del moco y piel de las vías respiratorias. Una vez que las bacterias son detenidas por esta membrana, son tragadas y destruidas por los ácidos del estómago o son escupidas.

La segunda forma de inmunidad se llama inmunidad innata. Esta respuesta ocurre cuando determinadas células detectan lo que podrían ser bacterias peligrosas y ayudan a otras células a combatirlas.

Y la tercera es la inmunidad adaptativa. As√≠ es como funciona: Durante una respuesta inmune innata, todas las c√©lulas que luchan contra las bacterias de cualquier tipo tienen la misma capacidad para encontrar y destruir un pat√≥geno. Pero durante una respuesta inmune adaptativa, se producen c√©lulas especializadas que son particularmente adecuadas para combatir una amenaza espec√≠fica. Una vez que el cuerpo se recupera, algunas de estas c√©lulas se quedan, lo que prepara al cuerpo contra futuros ataques. Esto es lo que se conoce como memoria inmune, memoria porque el cuerpo ‚Äúrecuerda‚ÄĚ c√≥mo combatir una enfermedad.

Entonces, hay tres formas en que nuestro sistema inmune responde, pero más allá de eso, hay tres leyes fundamentales que gobiernan la inmunidad. La primera es la ley de la universalidad que dice que el sistema inmune puede producir anticuerpos especializados (células que encuentran y atacan patógenos) para prácticamente cualquier amenaza.

La segunda, la ley de tolerancia, dice que el sistema inmune no atacará las células corporales del huésped. Y la ley de lo apropiado, establece que el patógeno requiere una respuesta inmune específica y gobierna cuándo responder y cómo deben manejarse las diferentes amenazas.

¬ŅC√≥mo consigue actuar el sistema inmune con especificidad?

Cuando se trata de la ley de la universalidad, la pregunta m√°s importante es ¬Ņc√≥mo puede actuar el sistema inmune con especificidad? Es decir, ¬Ņc√≥mo puede producir anticuerpos altamente especializados que destruyan eficazmente distintas amenazas? 

El primero en acu√Īar el t√©rmino fue el cient√≠fico alem√°n Paul Ehrlichr, y la primera persona en desarrollar una teor√≠a que explicaba la especificidad. En 1901, Ehrlich propuso la idea de que los anticuerpos son similares a las mol√©culas de las que se alimentan los pat√≥genos. La l√≥gica es que los pat√≥genos ser√≠an enga√Īados para que se acercaran a los anticuerpos, quienes luego los atacar√≠an. Dado que se encuentran en la sangre, estos anticuerpos podr√≠an unirse a los ant√≠genos antes de que los ant√≠genos lleguen a las c√©lulas que pretend√≠an infectar.

Sin embargo, la teor√≠a de Ehrlich ten√≠a un grave defecto. Su predicci√≥n era que el mundo de los ant√≠genos eran √ļnicamente las mol√©culas que pod√≠an unirse a las c√©lulas a las que se dirig√≠an los pat√≥genos. Pero unos a√Īos m√°s tarde se descubri√≥ que pr√°cticamente cualquier compuesto qu√≠mico, cuando se combinaba con una prote√≠na, podr√≠a ser un ant√≠geno, compuesto que reconocen los anticuerpos. El universo de ant√≠genos es virtualmente ilimitado.

En la década de 1950, Frank Macfarlane Burnet presentó una teoría mejor de la especificidad basada en los linfocitos, los glóbulos blancos que son esenciales para las respuestas inmunes adaptativas.

La teor√≠a dec√≠a que cada linfocito tiene un receptor de reconocimiento de ant√≠geno diferente y que hay un n√ļmero limitado de linfocitos que pueden reconocer un n√ļmero igualmente limitado de ant√≠genos. Cuando un ant√≠geno espec√≠fico entra en el cuerpo y es identificado por su linfocito espec√≠fico, los anticuerpos espec√≠ficos se activan y son “clonados” en grandes cantidades, para responder a los pat√≥genos. Esta teor√≠a, conocida como selecci√≥n clonal, es ahora ampliamente aceptada por la comunidad m√©dica.

Disclaimer: Cabe recordar siempre que este es simplemente el resumen de un libro, y que antes de tomar cualquier decision relacionada con la salud hay que consultar con un profesional.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Los comentarios est√°n cerrados.