Resumen del libro Haz el Trabajo de Steven Pressfield (Do The Work 2015)

Resumen del libro Haz el Trabajo de Steven Pressfield (Do The Work 2015)

Resumen corto: Do the work o en español Haz el Trabajo es el libro en el que Steven Pressfield nos da las acciones que debemos seguir si queremos superar al sentimiento de resistencia, la fuerza que genera la procrastinación. Por Steven Pressfield

¿Quién es Steven Pressfield?

Steven Pressfield es un autor superventas con más de una docena de libros publicados. Durante su carrera, ha escrito ficción histórica, no ficción, guiones de películas e incluso textos publicitarios. Escribió durante 27 años y fracasó muchas veces, hasta que finalmente publicó su primera novela, La leyenda de Bagger Vance, en 1995. 

Y cinco años después, se convirtió en una de las principales películas de Hollywood protagonizada por actores como Matt Damon y Will Smith. Si alguien nos puede explicar la lucha interna del artista y como superarla, es Steven Pressfield.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje(PDF)

Aunque no existe una fórmula secreta para convertirse en un buen escritor, existen algunos pasos esenciales

El primer paso es aprender a relajarse, apartarse de la gente y observar de cerca. ¿Conocemos el tipo de personas que notamos de pie en la esquina de una fiesta, mirando a todo el mundo? Los buenos escritores son una raza similar: a menudo eligen distanciarse de la multitud, observando todo lo que ven y tomando notas. 

El trabajo del escritor es articular lo que ve y experimenta. Esto requiere una habilidad para relajarse y concentrarse de forma que nada escape a su atención. Es importante no apresurar el proceso ni forzar nada. 

Tenemos que aprender a prestar atención. Tomémonos el tiempo para observar todo lo que nos rodea: el curioso andar de un extraño, la forma única en que la luz de la mañana capta el perfil de un amante, cómo nos hace sentir pensar en un recuerdo de la infancia. 

Hay otra razón por la que observar y tomar nota de nuestro mundo es fundamental para convertirse en un buen escritor. La escritura trata de transmitir la verdad, las observaciones que recopilemos nos ayudarán a contarla. Si creemos que nuestras observaciones nos harán buenos maternales no es importante. 

Nuestra tarea principal es encontrar la verdad en lo que hemos observado y descubrir cómo usar esas observaciones en la historia que queremos contar. La verdad encontrará naturalmente su camino en nuestra escritura. No tengamos miedo de recurrir a experiencias pasadas como nuestro material principal. Por ejemplo, dediquemos el tiempo para reflexionar y escribir sobre la infancia y otros recuerdos. 

Como escritores, tenemos la suerte de ver la vida de la forma que queramos. Podemos dar vueltas a los eventos en nuestra memoria cavando en busca de la verdad que está enterrada en lo profundo de ellos. Pensar en un viaje a nuestro propio banco de memoria está justificado siempre que nos aseguremos de mirar y escribir desde nuestro propio punto de vista con la mayor veracidad posible. 

Por lo tanto, necesitamos examinarnos a nosotros mismos de la misma forma que examinamos todo lo que nos rodea. 

Cada escritor tiene su propia “voz”

Si hay algo en lo que los críticos están de acuerdo en definir a un gran escritor, es que el escritor tiene una “voz”, un estilo único que incluye no solo los detalles de una historia sino cómo se cuenta. 

La única forma en que podemos desarrollar nuestra propia voz es siendo honestos con el lector sobre nuestros  sentimientos. No podemos descubrir nuestra voz auténtica sin abrir algunas puertas emocionales y lidiar con las verdades detrás de ellas. 

Es nuestro papel principal como escritores: descubrir y confrontar los sentimientos que esas puertas esconden y articularlos en palabras que reflejen la verdad de nuestros sentimientos. Este principio es válido incluso cuando sentimos un dolor profundo o una ira tóxica. 

La única forma de garantizar que nuestra voz refleje esas emociones es enfrentarlas y aceptarlas durante el proceso de escritura. Necesitamos hacer esto especialmente cuando sentimos que algo retiene nuestras palabras: por ejemplo, si nuestros sentimientos son  dolorosos. 

Para aceptar nuestros sentimientos tenemos que ser conscientes de lo que sentimos en cada momento. Evitar nuestras emociones, o si nos limitamos a pensar en ellas sin entrar y estar presentes en ellas, nunca seremos fieles a nuestros principios ni a nuestra voz. 

Cuando estamos presentes en nuestros sentimientos, llegamos a entender que nuestra realidad, hecha de todas nuestras experiencias y emociones, tanto buenas como malas, es nuestro hogar. 

Es un lugar cómodo para estar, y podemos ser nuestro verdadero yo allí. Una vez que aceptemos esto, comenzaremos a sentirnos cómodos con nosotros mismos y con el amplio espectro de nuestras emociones, y estaremos en camino de encontrar la voz de nuestro propio escritor. 

Si realmente te importa, el miedo que tienes nunca se reducirá

Si algo te importa, si le has dedicado energía y esfuerzo y has hecho lo mejor que has podido, entonces cada vez que vaya a ser juzgado sentirás miedo. Porque estan juzgando lo mejor que puedes crear tal y como eres en ese momento

Cuando sacas una obra al mundo expones tu forma de ver el mundo, tus deseos aspiraciones y tu devoción hacia el proceso. Y aunque no lo parezca este miedo es positivo, este miedo hará que te esfuerces, este miedo demuestra que te importa lo que estás haciendo. El miedo es una forma de recordarte que estás siguiendo tu propio camino

“Creo que un hombre es un profesional cuando puede hacer lo que debe hacerse sin importar cómo se sienta por dentro. Un aficionado es un aficionado en su actitud emocional. Un profesional es un profesional en cómo piensa y siente y en su capacidad para ponerlo en práctica en las condiciones más difíciles” – Cus D’Amato

De Dempsey a Johnson, de Marciano a Sugar Ray Robinson (el más grande de todos), cada uno enseñó cómo actúa un hombre en las “condiciones más difíciles”. Ni una sola vez el luchador consumado muestra las debilidades en su armadura, se centran en controlar sus emociones y valentía. Pueden aguantar, lo que dejaría al resto de nosotros en coma, sonreír y continuar avanzando para sacar lo mejor de su oponente. 

Un dicho en el boxeo dice ‘los estilos hacen las peleas’, en el sentido de que si tenemos un boxeador hábil y con talento en movimiento contra un mauler, es interesante ver quién saldrá victorioso. Mike Tyson, estudiante e hijo adoptivo de Cus D’Amato, fue, en su mejor momento, literalmente invencible. D’Amato había formado al luchador perfecto. Tyson podía golpear más fuerte, moverse más rápido y enviar el mismo miedo a la muerte a su oponente incluso con la mirada.

Pero esta historia está incompleta: Tyson tenía una ansiedad y un miedo terribles antes de las peleas. En una escena de un documental sobre su vida, él está en los Juegos Olímpicos juveniles y parado fuera de la arena con su entrenador Teddy Atlas. Tyson está fuera de sí con miedo y dudas, llorando como un niño y siendo consolado por Teddy, quien está intentando preparar a su boxeador para una pelea. Luego, Tyson afloja lentamente los brazos con algo de shadow boxing, y secándose las lágrimas, se dirige a la arena. Ganó en ocho segundos del primer asalto por KO.

Tyson aprendió con el tiempo cómo usar el miedo, no controlarlo, sino usarlo . Cus D’Amato también dijo sobre el miedo, “debemos entender el miedo para poder manipularlo. El miedo es como el fuego. podemos sacarle partido puede calentarnos en invierno… darnos luz cuando estamos en la oscuridad y producir energía. Deja que se salga de control y nos puede hacer daño, incluso matarnos… El miedo es amigo de las personas excepcionales ”.

Nuestros miedos no parecen ser los que siente el boxeador al entrar en el ring, pero la razón por la que son tan reales, tan difíciles de controlar es porque psicológicamente, existencialmente, son de hecho los mismos . El boxeador se adentra en lo desconocido; va a una batalla que muy bien puede perder e incluso matarle. Desde fuera parecería que no tiene que hacerlo, pero el luchador sabe en el fondo que eso es lo que tiene que hacer .

Esto es lo mismo que estamos intentando hacer todos los días. Sabemos que tenemos un gran potencial, sabemos que tenemos grandes ideas de cómo debemos vivir, sabemos que esta (corta) vida que tenemos exige mucho más de nosotros que los esfuerzos que estamos haciendo , pero no entraremos en la arena. Cada excusa que ponemos para estar en una mala situación y no cambiarla, es simplemente por miedo. Pero podemos dejar de ver Netflix, podemos dejar de mentirnos y empezar a vivir una vida digna.

Como dice Marco Aurelio:

«Mira dentro. Adentro está la fuente del bien, y siempre brotará, si alguna vez cavas.”

Ya no somos solo aficionados, abriéndonos paso a tientas en la vida lanzando golpes ligeros: es hora de volvernos profesionales, es hora de empezar a lanzar golpes pesados.

No juzgues tu trabajo a medida que lo haces

Cuando acabamos de crear algo es casi imposible que veamos los errores que puede tener. Porque si realmente nos importa el proceso, en ese momento hemos hecho todo lo que hemos podido y nos sentimos orgullosos. Y ese sentimiento de orgullo puede nublarse el juicio

Por eso si quieres ser un profesional, separa entre el momento en el que creas y el momento en el que juzgas.

Tu trabajo es tu mayor recompensa

De la misma forma en que hacer algo nos genera resistencia y es una fuerza con la que tenemos que luchar. También es cierto que cuando la superas sientes orgullo, te sientes lleno, has logrado hacer lo que sabes que debes cuando tantas veces antes has fracasado

Ese sentimiento que obtienes cada vez que lo logras se va multiplicando a medida que consigues mejorar y crear más, y son esos momentos de satisfacción por los que nos dedicamos en cuerpo y alma al proceso.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.