Resumen del libro Entender, La Ciencia que Transforma como Aprendemos por Sanjay Sarma y Luke Yoquinto (Grasp The Science Transforming How we Learn)

Resumen del libro Entender, La Ciencia que Transforma como Aprendemos por Sanjay Sarma y Luke Yoquinto (Grasp The Science Transforming How we Learn)

Resumen corto: Grasp o en español Entender  explica los últimos descubrimientos en el campo de la educación y como la educación moderna puede mejorar a través de entender cómo funciona realmente el proceso de aprendizaje. Por Sanjay Sarma y Like Yoquinto

¿Quién es Sanjay Sarma?

Sanjay Sarma es el director del Open Learning del MIT. Ha pasado años estudiando la ciencia del aprendizaje y trabajando como profesor de ingeniería mecánica. Es co-autor del libro The Inversión Factor: How to Thrive in the IoT Economy.

¿Quién es Like Yoquinto?

Luke Yoquinto es un investigador del MIT y escritor científico

3 de las ideas principales del libro son:

  • ¿Por qué no funciona la educación actual?
  • Aprender no tiene porque ser aburrido
  • La importancia de separar el aprendizaje en el tiempo

¿Por qué no funciona la educación actual?

El sistema educativo moderno nació por la necesidad de funcionarios con un mínimo de habilidades que pudiesen incorporarse rápidamente a las fábricas tras la revolución industrial. 

Esto lo convierte en un sistema hecho para desarrollar personas con un poco de conocimiento de varios campos, pero que no son expertos en nada, y a su vez que se centra en transmitir el mínimo de conocimiento a todos sin importar las necesidades individuales.

Llevamos décadas sabiendo que estos sistemas no benefician a los alumnos, y ahora tenemos la pruebas a nivel científico de que realmente no son sistemas optimizados para el aprendizaje y mucho menos para las condiciones actuales.

El autor define la educación como impartir conocimiento profundo y con contexto que pueda ser útil. Esto se diferencia de memorizar, que es adquirir información sin entender el contexto ni la utilidad de la misma, y que es exactamente lo que hacen las universidades actuales.

El conocimiento real no es algo abstracto, sino algo que nos permite entender la lógica que rige el mundo. Esta es la razón por la que tantos alumnos se sienten inútiles cuando empiezan trabajos en campos altamente prácticos, porque no están acostumbrados a usar el conocimiento y mucho menos a desarrollar ideas sobre la marcha.

El sistema usa moldes concretos para dar forma a los alumnos, algo que les hace útiles para varias situaciones pero que dificulta que se adapten a un mundo en constante cambio. Los métodos utilizados para evaluar tampoco ayudan, usar exámenes, medir niveles de inteligencia, y exámenes a pistón son formas de evaluar que carecen de sentido excepto para hacer frente al exceso de estudiantes y la falta de tiempo e interés de muchos profesores.

La frustración que está generando el sistema educativo, y que muchos odien el proceso de aprender está haciendo más daño del que creemos a nivel social y cultural. Si realmente queremos mejorar el mundo debemos empezar por mejorar la educación de las próximas generaciones.

Aprender no tiene porque ser aburrido

De pequeños todo nos parece interesante. Somos bolas de curiosidad que intentan entender el porqué de todo. Pero con el tiempo, y que nos fuercen a aprender ciertas cosas de la mano de profesores que no entienden la esencia de lo que enseñan causa que muchos jóvenes pierdan el interés.

Si te dicen esto es así por lo que debes aprendertelo, llega un punto en el que piensas que la culpa es tuya por preguntar. Pero aunque esto facilite el proceso para las escuelas, el problema es que mata la capacidad de contextualizar de los niños. A menos que probemos cuando algo puede funcionar y cuando algo puede no funcionar es imposible que tengamos una comprensión real.

La capacidad de entender y apreciar el contexto es lo que nos permite evitar errores y sesgos cognitivos. El contexto es mucho más importante de lo que podría parecer, sobre todo cuando lo único que te dan fórmulas sin explicarte el porqué detrás. Al no explicar porque algo funciona, los alumnos pierden la oportunidad de experimentar y se convierten en receptáculos de conceptos que el profesor considere interesante.

Algo que no tiene mucho sentido debido a que muchos profesores apenas se han sacado una carrera, y la única experiencia profesional que tienen es la de profesor, lo cual aunque pudiese convertirles en buenos explicando se convierte en inutil porque si no entiendes lo que tienes que explicar por muy bueno que seas explicando no podrás explicarlo.

Cambiar esto es la clave para hacer que muera el miedo a la educación y la opinión de que aprender es aburrido. Aprender es algo que hacemos todos los días, incluso cuando estamos viendo una serie, si nos hacemos cualquier pregunta sobre el mundo y las leyes en que se basa o sobre qué podría pasar en un futuro, estamos aprendiendo.

El autor defiende que una buena educación requiere que creemos algo más entretenido. El objetivo debería ser conseguir algo a través de nuestro conocimiento y no solo memorizar algo. 

Una forma de hacerlo sería añadir un factor práctico a todas las clases que se den, algo que permita crear contexto. Esto ya se está aplicando en universidades como el MIT, en las que los exámenes finales se basan en crear algo.

La importancia de separar el aprendizaje en el tiempo

Debido al odio por el aprendizaje y como se ha asemejado a una práctica que requiere esfuerzo constante, somos muchos los que optamos por dedicarle el mínimo tiempo posible y simplemente estudiar el día antes. 

El problema es que el conocimiento generado de esta forma no dura nada. Aunque nos permita superar los exámenes, la probabilidad de que lo recordemos para el próximo año es nula, y con ello cae la posibilidad de que podamos unir las ideas con las siguientes asignaturas.

Si queremos desarrollar conocimiento a largo plazo debemos separar temporalmente las lecciones. Esto se conoce como potenciación a largo termino, que se basa en repetir el aprendizaje de un tema para potenciar las neuronas relacionadas con ello y que pase de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo.

La forma más simple de usar esto en universidades y escuelas es hacer exámenes cada poco tiempo. Esto fuerza a que los estudiantes tengan que estudiar los temas varias veces y que con ello mejore la probabilidad de que puedan recordarlo. Otra técnica se basa en cambiar las asignaturas cada poco tiempo para que puedan estudiar cada una, ponerse con otra, y volver a la primera.

Una técnica poco intuitiva es la de olvidar. Se ha visto que olvidar de forma deliberada, permite eliminar la información superflua y con ello condensar lo que sabemos. Hacer esto cada poco tiempo e intentar recordar lo que aprendimos nos permite fortalecer también las conexiones creadas. 

Un ejemplo de esto sería que alguien se presente, nos diga su nombre, pensar en otra cosa y repetirlo. Olvidarlo momentáneamente y hacer el ejercicio de recordarlo le demuestra a nuestro cerebro la importancia de recordarlo

Nuestras Categorias de Resumenes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.