Resumen del libro El sorprendente encanto de las cosas corrientes por Catherine Gray

Resumen del libro El sorprendente encanto de las cosas corrientes por Catherine Gray

Reseña/Sinópsis: El sorprendente encanto de las cosas corrientes (2019) profundiza en los beneficios inesperados de ser una persona normal. Revela los placeres de ser ordinario, desde el dinero hasta la inteligencia y las relaciones. 

¿Quién es Catherine Gray?

Catherine Gray es una periodista y autora de Inglaterra. Su primer libro, The Unexpected Joy of Being Sober, fue un éxito de ventas en el Reino Unido. 

¿Tenemos la costumbre de centrarnos en lo que no tenemos?

El Dr. John Cacloppo, investigador, realizó un estudio en el que enseñó diferentes conjuntos de imágenes a sus sujetos y midió cómo respondían sus cerebros. Descubrió que cuando las personas veían imágenes negativas, como armas y animales muertos, se involucraban más. 

Las imágenes neutras o positivas, como pizza y helado, no suscitaron el mismo nivel de interés. El Dr. Cacioppo concluyó que la información negativa parece provocar una respuesta mental más fuerte. Sin embargo, nuestro sesgo negativo no termina ahí. 

Otros estudios han encontrado que una cara irritada es más fácil de detectar en una multitud que una alegre. Esto se conoce como el efecto de superioridad de la ira. Peor aún, nuestro sesgo negativo tiene un impacto en nuestras relaciones interpersonales. 

Consideramos que las características negativas de las personas son más importantes que sus características positivas. Pero, ¿por qué somos tan pesimistas? La respuesta se puede encontrar en nuestra historia evolutiva y en una región de nuestro cerebro conocida como amígdala. 

Nuestra amígdala es responsable de nuestras emociones y toma de decisiones. Reacciona fuertemente a la información negativa. Esta sensibilidad evolucionó junto con nuestros antepasados. Sus vidas habían sido difíciles. Tuvieron que lidiar con la agresión de los miembros de su propia tribu, así como con los depredadores, y si nuestros antepasados no hubieran sido programados para detectar problemas, es probable que no hubieran vivido lo suficiente para reproducirse. 

Por suerte, la vida moderna no es tan peligrosa. Sin embargo, la evolución es lenta y nuestra amígdala aún está al acecho de amenazas. La autora, por ejemplo, se siente incómoda cuando se encuentra en estaciones de metro llenas de gente. 

La razón es simple: su amígdala le está advirtiendo que si no hay plantas o fuentes de agua cerca, puede tener dificultades para encontrar comida. En las siguientes secciones, combatiremos este sesgo de negatividad examinando todas las razones para ser optimista.

¿Alguna vez hemos tenido la impresión de que estamos viviendo una vida mediocre? 

Mientras otros se cambian de país o de ciudad, nosotros permanecimos en nuestra ciudad natal. Nuestros amigos viven en una gran villa, pero nosotros vivimos en un pequeño apartamento de alquiler. Las personas que conocemos tienen guardarropas de diseñador, pero apenas tenemos un armario y unos estantes. 

Si estos lamentos le suenan familiares, debemos examinar nuestro sesgo de negatividad. La hierba siempre es más verde del otro lado, como dice el viejo proverbio. Pero no es tan sencillo, algo que descubrió la autora cuando se mudó de la lluviosa Inglaterra a la soleada Barcelona. 

Ella había asumido que vivir en una ciudad bañada por el sol sería agradable antes de mudarse. Sin embargo, pronto descubrió que el tiempo perfecto no era una bendición . Mientras que ella había atesorado los escasos días soleados en Inglaterra, la novedad se había desvanecido ahora que estaba expuesta a ella todos los días. 

Esta revelación meteorológica le enseñó al autor algo que los expertos en satisfacción saben desde hace mucho tiempo: nuestro placer es más intenso cuando nos sorprende. 

La autora solía creer que tener más cosas significaba tener más satisfacción. Sus posesiones personales parecían crecer  a medida que pasaba de los veinte años y vivía en apartamentos cada vez más grandes. Su satisfacción, sin embargo, no creció al mismo ritmo. 

La verdad es que pensar en adquirir cosas es más placentero que poseerlas.  Buscar ese bonito jersey nuevo nos hará más felices que tenerlo.  Los baby boomers fueron la primera generación en experimentar la potente combinación de bienes producidos en masa y tarjetas de crédito ampliamente disponibles en la década de 1960. 

La gente de repente empezó a acumular más bienes que antes.  Nuestros antepasados llevaron vidas nómadas y se mudaron con frecuencia. Las pertenencias personales les pesaban y hacían mucho más difícil esta forma de vida. Esto resultó en estrés. 

El auge de autoproclamados “expertos en ordenar” como Marie Kondo, una minimalista japonesa, es una prueba de que tener muchas cosas puede ser estresante. La próxima vez que queramos ropa nueva u otras posesiones materiales, recordemos que menos es más.

¿Por qué nos cuesta tanto hacer lo que sabemos que deberíamos estar haciendo?

¿Nos encontramos haciendo cosas que no deberíamos, como comer chocolate o helados a pesar de nuestro deseo de perder peso? Esto se conoce como la brecha de comportamiento, la diferencia entre lo que sabemos que debemos hacer y lo que  hacemos. Este fenómeno está ligado a nuestro deseo natural de evitar el dolor mientras buscamos el placer, lo que nos lleva a actuar de forma irracional. 

Una consecuencia es que con frecuencia caemos en lo que se conoce como sesgo de prueba social, en la que nos comportamos como quienes nos rodean sin detenernos a tomar nuestras propias decisiones. Esto se debe a que creemos que hacer lo que hacen los demás es más seguro. Esto se vio durante el auge de la burbuja del dotcom de la década de 1990. Todo el mundo parecía estar ganando dinero con sus inversiones; incluso la gente común empezó a pedir dinero prestado poniendo como aval su vivienda. 

Pero cuando el NASDAQ perdió la mitad de su valor, la gente perdió sus inversiones y se endeudó quedandose muchos de ellos en la calle. Este tipo de razonamiento es lo que suele causar las burbujas, y es algo que solemos hacer de forma inconsciente en varias áreas de nuestra vida. 

Otro de los elementos con los que deberíamos tener cuidado es la arrogancia. Long-Term Capital, un fondo de inversión administrado por premios Nobel, aprendió esta lección en la década de 1990. La junta directiva de la compañía, cegada por su propio pedigrí, estaba segura de que la empresa nunca perdería, pero acabo teniendo que ser rescatada por la Reserva Federal. 

Estas circunstancias provocan una brecha de comportamiento: en lugar de actuar racionalmente, nos dejamos llevar por nuestras emociones. Para cerrar la brecha, debemos dejar de lado lo que Daniel Kahneman llama el sistema 1, nuestro sistema intuitivo, y pensar en las consecuencias a largo plazo de lo que hacemos.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Los clientes que disfrutaron de este artículo también compraron

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.