Resumen del libro El Profesor Millonario Andrew Hallam 2011(Millionaire Teacher)

Resumen del libro El Profesor Millonario Andrew Hallam 2011(Millionaire Teacher)

Resumen corto: Millionaire Teacher nos explica cómo empezar a invertir si somos de clase media y queremos jubilarnos ricos. Andrew Hallam explica por qué los fondos indexados son excelentes para aumentar nuestros ahorros. Y por qué, son mejores que los fondos mutuos, cuyas tarifas adicionales del 1-2% nos costarán cientos de miles de euros a la larga.

¿Quién es Andrew Hallam y por qué escucharlo?

Hallam no creció con mucho dinero. Era uno de cuatro hijos y sus padres eran mecánico y empleado en una tienda. Desde una edad temprana, Andrew comprendió que él era responsable de sus propias finanzas.

De joven, Andrew se convirtió en profesor de escuela privada en Columbia Británica. Pero este trabajo no le dio una buena pensión, y sabía que aun tenía que resolver el asunto de la «jubilación» por su cuenta.

Para ello, leyó más de 400 libros de finanzas personales antes de los 35 años. Y las cosas que aprendió le permitieron convertirse en millonario y semi-jubilado cuando aun era joven.

Ahora le sorprende que las finanzas personales no se enseñen en las escuelas. Nuestro conocimiento financiero tiene un impacto gigante en nuestras vidas. 

Y por eso, su libro The Millionaire Teacher es uno de los libros de finanzas personales más recomendados, porque simplifica las ideas de inversión importantes para nosotros, a la vez que nos da suficientes detalles para ser práctico.

El primer paso, es limitar nuestros gastos

Cuando Andrew empezó su trabajo docente, estaba decidido a deshacerse de la deuda que adquirió para pagar sus estudios, asi que se aseguro de limitar sus gastos:

  • Vivía con compañeros de piso aunque no le gustaba.
  • Básicamente sobrevivió con patatas, pasta y almejas. Recogía las almejas de la playa local a mano.
  • Y durante un tiempo, incluso usaba una vieja bicicleta, todos los días, para ir al trabajo y ahorrar en gasolina.

Esos sacrificios valieron la pena. Pudo ahorrar el 70% de su salario bastante promedio y cancelar sus préstamos en un año. Después de eso, empezó a dirigir todos sus ahorros a sus inversiones. 6 años más tarde compró una propiedad con vistas al mar que pagó en poco tiempo. Mientras tanto, sus compañeros de trabajo que pensaban que su comportamiento y afán por ahorrar no tenía sentido, todavía estaban sumidos en una gran deuda.

¿Significa esto que todos deberíamos vivir como monjes, acumulando nuestro dinero hasta que estemos enfermos en un asilo? Para nada. Andrew cree que si ya tenemos suficiente,  está bien comprar algunas cosas que nos gusten.

Lo importante, es Diferenciar entre deseos y necesidades

Sin embargo, si estamos comenzando e intentando generar riqueza,  tiene mucho sentido evitar cualquier consumo innecesario. Debemos diferenciar entre lo que queremos y lo que necesitamos. 

Para decidir, podemos hacernos la pregunta: ¿con qué frecuencia comprar algo nuevo nos ha llevado a un mayor disfrute o satisfacción? 

Muchos de nosotros hemos aprendido a buscar soluciones externas a las señales de la mente, el corazón o el alma de que algo está desequilibrado. Tratamos de satisfacer las necesidades psicológicas y espirituales con el consumo a nivel físico.

En la búsqueda de parecer adinerado, muchas personas se arruinan. Al final, no acumulan riqueza, sino estrés. Por ejemplo, hoy en día la gente compra coches incluso con préstamos. Eligen un automóvil en función de los pagos más grandes que pueden pagar, sin considerar el coste total del coche al final. 

Otras personas compran la casa más cara por la que su banco les permite firmar una hipoteca. Esta es una situación peligrosa porque problemas repentinos como el desempleo temporal o un aumento en las tasas de interés pueden  dejarnos sin techo.

Si estamos considerando comprar una casa, el autor nos recomienda hacer un simple calculo antes. Probemos a duplicar la tasa de interés y ver si aún podemos hacer los pagos. Si podemos, no sería un problema comprar la casa la casa.

Muchos de nosotros creemos que tener más ingresos eliminaría nuestros problemas de dinero. Sin embargo, los jugadores de baloncesto de la NBA ganan salarios enormes, pero el 60% de ellos se arruina a los 5 años de jubilarse. Los ganadores de la lotería tienen estadísticas igualmente deprimentes. Y la gente en general gasta más a medida que aumentan sus ingresos, un fenómeno conocido como lifestyle inflation, que explica que sus gastos aumentan hasta que acaban casi sin dinero en nada. 

Entonces, ¿cuál es la respuesta? 

Según el autor, para hacernos ricos, debemos vivir como lo hacen los ricos

¿Qué significa ser rico? La mayoría de los millonarios no compran cosas llamativas. El investigador Thomas Stanley, y autor del libro El Millonario de la Puerta de Al Lado, dice que el coche del millonario promedio cuesta 31,367 euros. Y a diferencia de lo que algunos de nosotros asumimos, el millonario promedio no conduce un Ferrari o Lamborghini, sino que el coche más típico es un Toyota. 

Después de extensas encuestas, descubrió que los millonarios son como la persona media que trabajan duro, y a menudo tienen sueldos que no indicarian  los números en el banco. Ahorraron dinero durante toda su vida para asegurarse una buena jubilación.

Andrew descubrió por primera vez esta mentalidad frugal de las personas ricas cuando trabajaba para un mecánico llamado Russ. De este mecánico, Andrew obtuvo un montón de consejos para ahorrar dinero.

Por ejemplo, aprendió a no comprar nunca coches nuevos porque de esa forma perdemos dinero. La mayoría de las personas que compran un automóvil nuevo pierden miles de euros durante el primer año porque los coches nuevos pierden valor rápidamente. 

En cambio, el mecánico le dijo a Andrew que buscara coches usados ​​que tuvieran alrededor de 100,000 km y que estuvieran en buen estado. Siguiendo el consejo, Andrew descubrió que podía comprar un automóvil, conducirlo durante un año e incluso venderlo para obtener ganancias.

La gente rica a menudo vive frugalmente. Y otro gran ejemplo es Sam Walton, el fundador de Walmart, que continuó conduciendo la misma camioneta durante décadas. Cuando los periodistas le preguntaron por qué, dijo incrédulo: ¿Qué se suponía que debía hacer? ¿Llevar sus productos en una limusina? 

Para empezar a ahorrar, el autor nos recomienda cancelar todas nuestras tarjetas de crédito y préstamos con intereses altos. No tiene sentido invertir nuestro dinero que para ganarnos un 7% anual de interés si todavía tenemos deudas que nos cuestan un 20% de interés.

Después de eso, nos recomienda anotar nuestros gastos. Esto arrojará luz sobre dónde estamos gastando dinero. Como dijo el empresario Peter Drucker: «Lo que se mide, se gestiona«.

¿Listos para más?


Si le ha gustado el contenido, nos ayudaría enormemente que lo compartiese en sus redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.