Resumen del libro El Primer Bocado por Bee Willson ( First Bite)

Resumen del libro El Primer Bocado por Bee Willson ( First Bite)

Resumen corto: First Bite o en espa√Īol El Primer Bocado Como Aprendemos a Comer nos explica como desarrollamos nuestra habitos alimenticios a lo largo de nuestra infancia y c√≥mo podemos cambiarlos si no son saludables. Por Bee Willson

3 de las ideas principales del libro The First Bite

  • Los ni√Īos pueden mejores decisiones de alimentaci√≥n de lo que creemos
  • Los abuelos pueden hacer que nuestros hijos engorden sin querer
  • Aprendamos a diferenciar entre hambre y apetito para no tomar exceso de calor√≠as

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

Los ni√Īos pueden mejores decisiones de alimentaci√≥n de lo que creemos

Nuestros h√°bitos alimenticios se desarrollan durante nuestra infancia y depende no solo de que hayamos comido, sino de c√≥mo y con quien. 

Ya que la comida no depende solo del sabor, sino de la situación en la que se coma, por ejemplo si comemos un plato cada vez que vienen nuestros primos y nos gusta jugar con ellos, es posible que consideremos que nos guste mucho mas ese plato de lo que nos gustaría simplemente por el sabor

El contexto no afecta solo a lo que decidimos comer, sino que tambi√©n tiene un papel en como comemos y cuando. Si de peque√Īos siempre merend√°bamos, es probable que aun lo hagamos.

Para conseguir que desarrollen buenos h√°bitos alimenticios debemos empezar por desarrollarlos nosotros. Aunque quiz√° tan solo con evitar pasarles nuestros malos h√°bitos pueden tener una gran probabilidad de comer sano

En un estudio de 1929 con beb√©s de 6 meses, se les ofrec√≠an 34 alimentos diferentes entre los que elegir. Y tras seguir con este estudio durante 6 a√Īos, vieron que incluso sin decirles cu√°les eran los mas saludables, los ni√Īos tend√≠an a comer de todo, e ir a por los mas sanos cuando enfermaban

Aunque esto realmente no demuestra nada, porque podr√≠an haber conseguido estos h√°bitos en casa, si que es cierto que todos habremos notado que hay veces que nos apetece la comida m√°s sana. 

Y que si eliminamos el az√ļcar de nuestra dieta es mucho mas facil que mejoremos como comemos, porque toda la comida sabra mejor cuando no esperemos que tenga azucar.

Por eso la clave es ense√Īar buenos habitos desde que son peque√Īos, porque solo entonces podr√°n mantenerlos sin dificultad el resto de sus vidas.

Los abuelos pueden hacer que nuestros hijos engorden sin querer

Por alguna razón, una ocurrencia bastante típica es que los abuelos consideren que sus nietos estan demasiado delgados sin importar cuanto coman, y que les animen a comer mas.

Esto puede parecer muy tierno en las pel√≠culas, pero deber√≠amos intentar evitarlo porque ense√Īarles a comer incluso cuando est√°n llenos, lo √ļnico que hara es que tengan dificultades para mantener su peso cuando crezcan

Por eso debemos tener cuidado cada vez que vayamos a comer con nuestros abuelos, o llevemos a nuestros hijos a comer con sus padres, porque sino, seremos incapaces de diferenciar entre hambre y apetito

Aprendamos a diferenciar entre hambre y apetito para no tomar exceso de calorías

Una de las razones por las que la obesidad esta creciendo tanto en el mundo, es porque comemos por gula. Comemos aunque no tengamos hambre, solo porque sentimos que necesitamos algo mas de comida

Pero la realidad es que muchas veces no necesitamos mas comida, o al menos no del tipo de comida de la que comemos mas cuando tenemos gula. Nos entra mas apetito cuando tenemos comidas con alto contenido en sal, az√ļcar o grasas ya que al comerlas nos ayudan a producir una sensaci√≥n de placer

Esto se debe a como nos afectan a nivel nervioso y la producción de dopamina cada vez que comemos alimentos azucarados. Por eso es importante diferenciar entre hambre y apetito

El hambre es lo que tenemos cuando llevamos tiempo sin comer alimentos con los nutrientes necesarios para funcionar de forma correcta. Apetito es lo que nos entra cuando queremos comer algo porque nos apetece a nivel psicológico

Normalmente el apetito no tiene nada que ver con restablecer nuestros niveles de energía , ni con estar más sanos, sino que solemos hacerlo cada vez que nos aburrimos o estamos haciendo algo que no nos gusta, es una forma de escapar.

Para aprender a diferenciar entre los dos, tan solo tenemos que dejar de comprar alimentos procesados y ver si nos sigue entrando apetito cuando lo √ļnico que tenemos en casa es carne y verdura.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.