Resumen del libro El Mito del Progreso Artístico por Olga Khazan (Weird The Power of Being an Outsider in an Insider World)

Resumen del libro El Mito del Progreso Artístico por Olga Khazan (Weird The Power of Being an Outsider in an Insider World)

Reseña/Sinopsis: El Mito del Progreso Artístico (2020) analiza por qué algunas personas son reconocidas como diferentes y explora cómo experimentan la vida como artistas. A través de estudios científicos y docenas de entrevistas, la autora Olga Khazan muestra que, aunque las rarezas pueden darnos problemas a veces, también son un activo .

¿Quién es Olga Khazan?

Olga Khazan ha escrito sobre género, ciencia y salud para Atlantic desde 2013. Ha ganado varios premios por su periodismo, incluido el Premio Nacional Headliner 2017 por Redacción de Revistas en Línea. Weird es su primer libro.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

Todos somos un poco raros

Lo primero que debemos saber es que si nos sentimos raros, no estamos solos. Ya sea que hayamos sido intimidados en la escuela o trabajemos en un campo donde la mayoría de nuestros compañeros no parecen, suenan o actúan como nosotros, sentirse diferente es algo que casi todos hemos experimentado. Y es un fenómeno que está creciendo, al menos en Estados Unidos. 

Según la investigación de la autora, el 54 por ciento de los estadounidenses ha tenido la sensación de que nadie los conoce muy bien. Pero incluso si nunca nos hemos sentido raros, existe una creciente polarización en la sociedad, y refleja el hecho de que muchos de nosotros nos sentimos muy incómodos cuando nos sentimos fuera de lugar. 

Tal vez reconozcamos que la rareza merece nuestra atención. Pero, ¿cómo identificamos cuándo algo es extraño? La rareza puede ser difícil de definir: lo sabemos cuando lo vemos. La autora, Olga Khazan, no es ajena a sentirse como una extraña. Cuando era una niña pequeña, sus padres trasladaron a la familia de Rusia a una pequeña ciudad en el oeste de Texas. La gente allí trató a Olga y su familia como “extraños” de inmediato. 

Los tejanos curiosos se unían al curso de idioma ruso de su padre solo para hacer preguntas sobre Rusia. Un hombre curtido vino a una sesión para preguntar: “¿Hay caballos en Rusia?” — y, después de enterarse de que efectivamente los había, nunca volvió. 

En su investigación, Olga investigó a más de tres docenas de personas a quienes la sociedad ha etiquetado como inconformistas y raros. Ya sea por ser físicamente diferente o simplemente por seguir una carrera fuera de lo normal. Uno de los entrevistados, Daniel, es un maestro que trabaja en educación infantil, donde los hombres representan solo el 2 por ciento de los empleados. Otra, Julia, es una mujer piloto de NASCAR que compite en un deporte en el que una mujer nunca ha ganado una carrera importante. Pero Olga, Daniel y Julia han logrado transformar su rareza en su ventaja. En este resumen, aprenderemos cómo lo hicieron y cómo podemos imitar su éxito.

¿Por qué existe el concepto de extraño?

Aceptar las diferencias en otras personas puede ser  difícil, y al menos parte de la culpa es de nuestro hardware. Al cerebro humano le gusta la familiaridad, por eso buscamos personas que se vean y piensen como nosotros.  Según un estudio, los grupos de amistad tienden a ser tan similares que si hacemos preguntas sobre cien temas diferentes, el grupo estará de acuerdo el 86 por ciento de las veces. Esto puede resultar acogedor cuando salimos a almorzar. Pero nos impide crecer y desarrollarnos. 

La evolución es otro culpable. Parte de la razón por la que naturalmente nos inclinamos hacia los prejuicios se debe a nuestro pasado de cazadores-recolectores. Cuando las relaciones sociales eran nuestra única defensa contra la extinción, teníamos que mantenerlas o penzar. Pero cuando empezamos a cultivar, todo eso empezó a cambiar.

Fue cuando los cazadores-recolectores comenzaron a cultivar la tierra que comenzamos a ver nuestros campos como propiedad en lugar de un espacio compartido por todos. Al mismo tiempo, empezamos a preocuparnos por las cosas que marcaban la diferencia, porque diferente podría significar peligroso. Nuestros cerebros evolucionaron de forma que cuando vemos caras que no se parecen a las nuestras, las interpretamos como una amenaza. 

Lo mismo ocurre con cómo alguien suena o la ropa que usa. La diferencia activa el centro de amenazas del cerebro. Pronto estamos mirando, o distanciándonos, y nuestro ritmo cardíaco acelerado le dice a nuestro cuerpo que está listo para luchar. Podríamos actuar de una forma hiriente, incluso si no tenemos la intención de hacerlo. 

¿Recordamos la última vez que nos sentimos menospreciados por un amigo? 

Para muchos de nosotros, es el peor sentimiento que existe. No solo nos sentimos tristes y solos, sino que nos preguntamos si alguna vez siempre han pensado  eso. Pero no son sólo las peleas con amigos las que desestabilizan. Ser ignorado, burlado o discriminado por extraños también puede enfadarnos. Los estudios muestran que ser condenado al ostracismo por extraños comienza a tener un coste emocional después de solo tres minutos. 

El estigma social no solo afecta nuestro estado de ánimo, también tiene un impacto terrible en nuestra salud física. Y cuanto peor se trata a alguien, peor se vuelve el impacto. Muchos de nosotros somos introvertidos y elegimos pasar el tiempo solos en lugar de con otras personas. Pero eso no es lo mismo que la soledad, la soledad como una introversión involuntaria. Es la brecha entre la cantidad de interacción social que a una persona le gustaría tener y la cantidad que está disponible para ellos. 

La soledad también es  muy dañina para la salud. Nuestros cuerpos reaccionan como si se prepararan para combatir las bacterias. Desencadena la inflamación, lo que conduce a la acumulación de placa que, a su vez, puede provocar ataques cardíacos. Las personas solitarias también tienen peores resultados de cáncer y son más propensas a las infecciones virales. 

Un investigador descubrió que la falta de relaciones es tan dañina como fumar varios cigarrillos al día. Pero mientras estar solo es una cosa, ser discriminado activamente es otra muy distinta. El estrés de las minorías es la presión que sienten los grupos marginados debido a las constantes microagresiones a nivel social. Los investigadores creen que es una de las razones por las que ciertas minorías son más propensas a tener problemas de salud.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.