Resumen del libro El grano de café Una sencilla lección para crear cambios positivos por Jon Gordon (The Coffee Bean)

Resumen del libro El grano de café Una sencilla lección para crear cambios positivos por Jon Gordon (The Coffee Bean)

Rese√Īa/Sin√≥psis: El Grano de Caf√© (2019) es una f√°bula moderna que cuenta la historia de Abe, un ni√Īo estadounidense promedio cuya vida cambia para siempre por una poderosa lecci√≥n que aprende de su maestro de ciencias, el Sr. Jackson. Al llevar esa lecci√≥n a la edad adulta, Abe puede superar sus desaf√≠os, mantenerse positivo y transformar el mundo que lo rodea. Al seguir la historia de su vida y aprender la lecci√≥n que la inspir√≥, nosotros tambi√©n podemos tomar el control de nuestros destinos.¬†

¬ŅQui√©n es Jon Gordon?

Jon Gordon es un autor superventas y experto en liderazgo y trabajo en equipo. Habla en conferencias con regularidad y ha trabajado con una variedad de organizaciones, incluidas Los Angeles Dodgers, Dell, Southwest Airlines y BB&T Bank. Ha escrito 18 libros, seis de los cuales fueron best-sellers en las listas de The Wall Street Journal y The Washington Post. Esos éxitos incluyen The Energy Bus, We Win in the Locker Room First y The Power of Positive Leadership. Damon West también es conferenciante y escritor motivacional. Es autor del libro autobiográfico The Change Agent: How a Former College QB Sentenced to Life in Prison Transformed His World.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje(PDF Gratis)

Todos tenemos que luchar con la presi√≥n en alg√ļn momento de nuestras vidas

El personaje principal de nuestra historia es un adolescente llamado Abraham, o Abe, como la gente lo suele llamar. Abe era un adolescente estadounidense arquet√≠pico, hasta convertirse en un jugador estrella en el equipo de f√ļtbol de la escuela secundaria. 

Estaba en su √ļltimo a√Īo, con la graduaci√≥n haciendo se√Īas en el horizonte. Su sue√Īo era jugar al f√ļtbol en la universidad. Pero Abe no era solo un deportista, tambi√©n le gustaba el lado acad√©mico de la escuela, especialmente la clase de ciencias, que impart√≠a su maestro favorito, el Sr. Jackson. 

Desde el exterior, parec√≠a que todo iba bien para Abe. Pero un d√≠a, lleg√≥ a su clase de ciencias de muy mal humor, sintiendo odio hacia todo lo que lo rodeaba. El Sr. Jackson not√≥ que algo andaba mal y quer√≠a saber qu√© estaba pasando, as√≠ que le pidi√≥ a Abe que se quedara despu√©s de clase. 

En la conversaci√≥n privada y sincera que sigui√≥, Abe se abri√≥ al Sr. Jackson y dej√≥ que todo saliera a la luz. Estaba sintiendo mucho estr√©s en las dos √°reas principales de su vida. En casa, sus padres estaban peleando, e incluso hab√≠a surgido la posibilidad de un “divorcio”. En la escuela, hab√≠a algunos ex√°menes, una tarea de ensayo y un gran partido de f√ļtbol del viernes por la noche que se cern√≠a sobre √©l. 

El partido en concreto le estaba estresando. Una victoria no solo podr√≠a llevar a su equipo un paso m√°s cerca de alcanzar el campeonato estatal, sino que tambi√©n habr√≠a cazatalentos universitarios observando desde las gradas. 

Y adem√°s de todo eso, estaba el peso de las expectativas de otras personas. Si jugaba bien, se sent√≠a presionado para seguir haciendo feliz a la gente. Si no jugaba bien, acabar√≠a sintiendo su decepci√≥n. 

No tenemos que ser un jugador de f√ļtbol americano de la escuela secundaria para relacionarnos con esta historia. Al igual que Abe, probablemente nos hemos encontrado con una buena cantidad de problemas familiares y los equivalentes de los grandes juegos en nuestra vida, como presentaciones importantes, reuniones y entrevistas. 

A veces, probablemente tambi√©n nos hayamos sentido bajo  presi√≥n de muchos lados a la vez, especialmente si sentimos el peso de las expectativas que conlleva tratar de ser un padre, gerente, coach excepcional o cualquier papel que podamos desempe√Īar.

La presión de nuestro entorno nos puede debilitar más de lo que creemos

Despu√©s de escuchar a Abe contar sus problemas, el Sr. Jackson simplemente asinti√≥ y dijo: “S√© c√≥mo te sientes”. √Čl no di√≥ ninguna palabra de sabidur√≠a o gu√≠a. En lugar de eso, le dio a Abe una tarea, y una que parec√≠a bastante aleatoria: pon una zanahoria en una olla con agua, obs√©rvala por un rato, regresa ma√Īana e informa lo que sucedi√≥. 

Esa noche, Abe llev√≥ a cabo la tarea y al d√≠a siguiente se reuni√≥ con el Sr. Jackson despu√©s de clase para compartir sus observaciones. Descubri√≥ que despu√©s de unos diez minutos de estar sumergida en el agua hirviendo, la zanahoria se abland√≥. 

El Sr. Jackson luego revel√≥ el objetivo de la tarea. La zanahoria, explic√≥, no solo se abland√≥, sino que se abland√≥ con la presi√≥n del agua, que era el entorno en el que Abe la hab√≠a puesto. El agua hirviendo debilit√≥ a la zanahoria al ponerla en circunstancias estresantes. 

Como explic√≥ el Sr. Jackson, a todos nos puede pasar lo mismo. Cuando la vida se pone dif√≠cil, nosotros tambi√©n nos encontramos en agua caliente, por as√≠ decirlo. Al aplicar esta lecci√≥n a nuestras propias vidas, podemos ver c√≥mo nuestros hogares y lugares de trabajo tambi√©n pueden convertirse en entornos hostiles, y nuestras relaciones y carreras pueden ponernos bajo circunstancias estresantes propias. 

Si dejamos que nos abrumen con emociones negativas como el miedo y la desesperaci√≥n, terminaremos como la zanahoria: blandos y d√©biles. Eventualmente, podemos llegar a estar tan agotados y abatidos que queremos renunciar a nuestras luchas. Por ejemplo, podr√≠amos contemplar renunciar a un trabajo que nos desaf√≠a o huir de una relaci√≥n que est√° pasando por momentos dif√≠ciles. 

O podemos desanimarnos y retraernos, dejar de disfrutar de las cosas en las que sol√≠amos disfrutar, o incluso alejarnos de ellas. Por ejemplo, frente a un rev√©s profesional y financiero, un esposo abatido podr√≠a perder el aprecio por su esposa e hijos y podr√≠a dejar de pasar tiempo con ellos. 

Seg√ļn el Sr. Jackson, esta respuesta similar a la zanahoria ante la adversidad no es la consecuencia natural de ser dominado por fuerzas externas. En cambio, es el resultado de la creencia equivocada de que esas fuerzas son m√°s poderosas que nosotros. Para superar nuestros desaf√≠os, tenemos que cambiar nuestro conjunto de habilidades, y eso es precisamente lo que el Sr. Jackson trat√≥ de hacer que Abe hiciera con sus pr√≥ximas lecciones.

Nosotros controlamos como nos afecta nuestro entorno

¬ŅCu√°l es la alternativa a ser una zanahoria? ¬ŅSimplemente actuar duro y apretar los dientes mientras el agua nos hierve vivos?  eso no es lo que aconsejar√≠a el Sr. Jackson. Por el contrario, su pr√≥xima lecci√≥n se√Īal√≥ la falacia de esta forma de ver la vida. 

Una vez que logr√≥ que Abe entendiera la moraleja de la tarea de la zanahoria y que viera c√≥mo se aplicaba a sus propios problemas, el Sr. Jackson hizo una pregunta de seguimiento: ¬ŅQu√© pasar√≠a si hervimos un huevo en lugar de una zanahoria? 

Abe ya sab√≠a la respuesta a esta, as√≠ que no necesitaba ir a casa para averiguarlo: terminar√≠amos con un huevo duro. El Sr. Jackson luego elabor√≥ su idea. A pesar de que se les pone en el mismo ambiente y circunstancias (agua hirviendo), la zanahoria y el huevo terminan respondiendo de forma opuesta. La zanahoria se ablanda, el huevo se endurece. 

Como es posible que hayamos sospechado, esta es otra met√°fora m√°s con una moraleja en su interior. Al igual que el huevo, nosotros tambi√©n podemos endurecernos cuando nuestro entorno y las circunstancias nos ponen bajo estr√©s.  Hay incluso una protecci√≥n para el estado emocional que resulta de este proceso: “coraz√≥n duro”. 

En este estado, es como si nuestros corazones se hubieran vuelto s√≥lidos, incapaces de dejar que el amor fluya hacia dentro o hacia fuera. En cambio, comenzamos a hervir de ira y odio hacia las personas en nuestras vidas. Al volvernos como un huevo duro,  estamos internalizando toda la negatividad que percibimos en el mundo que nos rodea. 

Es como si le estuvi√©ramos diciendo a todos y a todo lo que nos rodea: “Est√° bien, ¬Ņvais a ser fr√≠os y malos conmigo?  yo tambi√©n ser√© fr√≠o”  en el mundo de hoy, no hay escasez de negatividad, y Abe podr√≠a dar fe de esto. Como muchos de nosotros, trat√≥ de escapar de sus problemas navegando las redes sociales y viendo videos online. Pero all√≠ encontr√≥ m√°s negatividad. 

Si hemos estado online recientemente,  podemos imaginar  lo que podr√≠a haber encontrado: comentarios desagradables, noticias angustiantes y quejas llenas de odio. Pero el Sr. Jackson nos advierte que no culpemos a internet, a la adversidad o a cualquier otra fuerza externa por endurecernos. No son  las fuerzas en s√≠ mismas las que nos endurecen, argumentar√≠a, es nuestra creencia de que pueden endurecernos. Una vez m√°s, lo que se necesita es un cambio de mentalidad, y ese fue el tema de su siguiente lecci√≥n para Abe.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Los comentarios est√°n cerrados.