Resumen del libro El Fenotipo Extendido(The Extended Phenotype, 1982)

Resumen del libro El Fenotipo Extendido(The Extended Phenotype, 1982)

Resúmen corto: The Extended Phenotype (1982) ofrece una visión alternativa de la biología y el proceso de evolución. Rompiendo con el paradigma darwiniano que coloca al individuo en el centro, el autor Richard Dawkins cambia el enfoque hacia los genes como agentes activos que participan en la selección natural. Desde esta perspectiva, surge un mundo de ideas fascinantes.

¿Quién es Richard Dawkins?

Richard Dawkins es un biólogo evolutivo y autor de libros de divulgación científica influyentes como The Blind Watchmaker y The Extended Phenotype. Es un ateo comprometido y un crítico activo de la religión, por lo que publicó su libro The God Delusion y creó la Fundación Richard Dawkins para la Razón y la Ciencia.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

El darwinismo

Conocemos el darwinismo y el concepto detrás del la supervivencia de los más aptos. Pero cuando consideramos quién estaba sobreviviendo, es muy probable que hayamos estado pensando en humanos o animales.

Resulta que hay más de una forma de considerar las teorías de Darwin, y cuando prestamos atención a lo que sucede con los grandes organismos como los monos y los humanos, nos perdemos un jugador importante en el juego de la supervivencia: los genes.

Cuando nos acercamos al nivel celular, podemos ver cómo los genes son los que intentan activamente sobrevivir. Son genes los que intentan sobrevivir proporcionándonos el color de cabello ideal, los rasgos faciales y la personalidad pasando esos mismos genes a la siguiente generación.

Como explica el autor Richard Dawkins, deberíamos mirar a través del microscopio y tomar nota de cuán competitivos son los genes, ya que es aquí donde tiene lugar toda la adaptación, mutación y replicación.

La supervivencia del más apto

Desde que se publicó la teoría de la evolución de Charles Darwin a mediados del siglo XIX, sus observaciones se han resumido con el concepto popular de “la supervivencia del más apto”. 

Cuando pensamos en la vida, pensamos en los grandes organismos sobre los que escribió Darwin, tales como pájaros, o humanos, y nos imaginamos a estas plantas y animales como egoístas que luchan por su supervivencia.

Aunque reconocemos unidades más grandes, como sociedades, poblaciones y ecosistemas, y unidades más pequeñas como células y genes de evolución biológica, todos hablamos de “organismos egoístas”. Los biólogos evolutivos centran su estudio en el cuerpo individual; para ellos, son los organismos, no las poblaciones o los genes, los que compiten y evolucionan.

Pero sucede algo interesante cuando cambiamos nuestro enfoque de los cuerpos individuales hacia los genes, y  empezamos a pensar en “genes egoístas” en lugar de “organismos egoístas”.

Pero no hay una forma correcta de verlo, ambas perspectivas son igualmente válidas y precisas. Tanto la visión centrada en el organismo como la visión centrada en los genes son válidas. Entonces, cuando pasamos al punto de vista genético, no miramos las cosas desde una única perspectiva correcta. En cambio, estamos abriendo la puerta a nuevas preguntas que van más allá, de  “¿Por qué ciertos genes son útiles para un organismo?” Ahora podemos preguntarnos: “¿Por qué ciertos genes se agrupan para formar organismos?”

El mito de los genes

El campo de la biología tampoco es inmune a los mitos, y uno de ellos podría llamarse el “mito de los genes”. Este es el concepto erróneo que sugiere que tener ciertos genes significa que estamos condenados a vivir de cierta forma.

Aunque genes específicos pueden sugerir que una persona está o no inclinada a algo, en realidad no significa que esté predeterminado. Parte del problema es que la gente malinterpreta los conceptos de biología. Cuando un biólogo dice algo como “Cierta mosca de la fruta tiene el gen de ojos rojos”, lo que quiere decir es que la mosca con este gen tiene más probabilidades de tener los ojos rojos.

Son muchos otros genes presentes los que determinan el resultado final. Por eso, si ponemos ese “gen de ojos rojos” de la mosca de la fruta en el genoma de un elefante, no significa que el elefante vaya a tener los ojos rojos garantizados. 

Términos como “códigos genéticos” o “programados genéticamente” pueden hacer que parezca que nuestros genes son tan deterministas como un software de  ordenador. Pero, no debe malinterpretarse.

Nuestros genes, por supuesto, influyen de muchas  formas. Y ciertos genes influyen en nuestra capacidad para las matemáticas, pero no pueden determinar nuestro destino. 

Disclaimer: Cabe recordar siempre que este es simplemente el resumen de un libro, y que antes de tomar cualquier decision relacionada con la salud hay que consultar con un profesional.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.