Resumen del libro El arte de parar el tiempo Mindfulness práctico para gente ocupada por Pedram Shojai

Resumen del libro El arte de parar el tiempo Mindfulness práctico para gente ocupada por Pedram Shojai

Reseña/Sinópsis: El arte de detener el tiempo (2017) responde a una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos en estos días: ¿A dónde va todo nuestro tiempo? ¿Y cómo podemos recuperarlo? El autor Pedram Shojai nos explica cómo aprovechar al máximo el poco tiempo que tenemos en este mundo fusionando principios prácticos de gestión del tiempo con las ideas filosóficas de la atención plena. 

¿Quién es Pedram Shojai?

Pedram Shojai es Doctor en Medicina Oriental y sacerdote ordenado del Monasterio del Dragón Amarillo en China. Sus libros anteriores incluyen el best-seller del New York Times The Urban Monk. Presenta el podcast del mismo nombre.

Colección de los mejores libros de Mindfulness, Psicología y Filosofía (PDF)

Lo que obtenemos de nuestro tiempo está determinado por cómo lo usamos

Supongamos que tenemos la capacidad de detener el tiempo, no metafóricamente, sino literalmente. Con un chasquido de nuestros dedos, la roca deja de hacer tictac. Felicidades. Ahora tenemos una cantidad infinita de tiempo para completar ese proyecto de trabajo, escribir esas memorias o hacer lo que queramos. 

Pero, ¿y si en su lugar jugamos con nuestros teléfonos? ¿Y si estuviéramos  cansados o desorganizados para concentrarnos en algo más importante? En ese caso, también podremos tirar todo ese tiempo recién creado por el inodoro. 

En un nivel, el tiempo es una entidad fija y finita. Un día, una semana y toda una vida están todos limitados en número de horas. Mientras tanto, una hora es una hora independientemente de cómo la dividamos: son los mismos 60 minutos, 3600 segundos. 

En otro nivel, sin embargo, el tiempo es un fenómeno más fluido. Lo que obtenemos de él está determinado por tres factores. Primero, ¿cómo lo vamos a usar? ¿Pasamos nuestro tiempo de una forma interesante, útil, significativa o placentera? 

Si décimos que sí, sacaremos mayor partido de una hora que si décimos que no. Ahora el segundo factor: ¿Qué tipo de energía tenemos? Si nos sentimos llenos de energía y listos para empezar, podemos pasar esa hora de forma placentera y productiva. Pero si estamos agotados, no podremos hacer mucho, y mucho menos disfrutarlo. 

Para acabar, hay un tercer factor: ¿Cuán atentos estamos? ¿Estamos prestando atención a lo que estamos pasando? Perderemos esa hora si la respuesta es no. Incluso si estamos haciendo algo , como caminar por un hermoso bosque, el tiempo pasará volando como si apenas lo hubiéramos experimentado.  No podemos cambiar el hecho de que tenemos una cantidad finita de tiempo. Sin embargo, podemos sacarle más partido. 

Para lograr nuestras metas debemos optimizar nuestro tiempo, energía y atención

Consideremos nuestras vidas como un jardín. Estamos intentando hacer crecer algunas «plantas» en este jardín. Cada planta representa algo que queremos cultivar en nuestras vidas: nuestra carrera, nuestra salud, nuestras relaciones, nuestros pasatiempos y cualquier otra cosa que sea importante para nosotros. Pero aquí está el truco. 

Nuestro «jardín de la vida» tiene una cantidad limitada de espacio, con solo entre cinco y diez plantas. Y todo lo que tenemos es «agua» para nuestras plantas. El agua representa nuestro tiempo, energía y enfoque. ¿Cómo fomentamos el crecimiento de nuestro jardín? La clave del éxito se puede resumir en dos palabras: gestión de recursos. 

Nuestra «agua» es un recurso crítico para nuestras «plantas» dentro de nuestro jardín de vida. Sin embargo, debido a que es limitado, debemos usarlo con precaución. Nuestras carreras nunca crecerán si no invertimos tiempo, energía y atención en ellas. Sin embargo, si dedicamos  agua a esta planta, prosperará a expensas de nuestras otras plantas. 

Nuestras carreras florecerán, pero nuestras relaciones se estancarán. Debemos tener cuidado al permitir que nuevas plantas entren en nuestro jardín porque pueden desplazar a las que ya tenemos. 

Por ejemplo, supongamos que un viejo amigo de la escuela secundaria intenta revivir una amistad con nosotros, pero si no le dedicamos tiempo y energía no podrá volver a florecer y si le dedicamos tiempo estamos sacrificando otras cosas. 

Si comenzamos a pasar tiempo con él solo para ser educados, no pasaremos tiempo con las personas con las que queremos conectar. Lo mismo ocurre con ese libro aburrido que hemos estado leyendo durante meses, esa clase online que abandonamos o cualquier otra cosa que no vale la pena el tiempo, la energía y la atención que le estamos dando. 

Otras «plantas» en nuestro jardín de vida merecen más nuestra agua, y no la obtendrán si la desperdiciamos en malas hierbas. Estas son las plantas que no queremos cultivar porque ocupan un espacio importante y quitan agua a las plantas que queremos cultivar. En nuestro jardín ya tenemos algunas malas hierbas. Por duro que parezca, debemos extraerlos, y luego permanecer atentos a los nuevos que se infiltran y echan raíces.

¿Por qué es importante la claridad?

¿Cuándo fue la última vez que reflexionamos sobre preguntas como, “¿Cómo quiero ser recordado?” O, ¿qué quiero hacer con mi vida? Muchas personas solo considerarán estas preguntas en su cumpleaños o en la víspera de Año Nuevo. 

Los profesionales de alto rendimiento, en cambio, se hacen estas preguntas todo el tiempo. Es un hábito al que el autor se refiere como la búsqueda de claridad, y los mantiene orientados hacia una meta. Les da un fuerte sentido de propósito, dirección y enfoque en todo lo que hacen porque entienden cómo sus acciones los ayudan a lograr sus objetivos. 

Cuando nos falta claridad, podemos dejarnos llevar por las emociones negativas como el miedo y la falta de confianza. La claridad se compone de cuatro áreas que requieren mejora: El primer paso es conocernos a nosotros mismos y qué tipo de personas queremos ser. 

Los profesionales de alto rendimiento están obsesionados con convertirse en la mejor versión de sí mismos y ser recordados como tales. Esto podría implicar ser amable, atento, disciplinado y humilde, por ejemplo. Una vez que hemos decidido quiénes queremos ser, la pregunta es: “¿Hemos estado actuando de esta forma hasta ahora y, si no, qué debemos cambiar?” 

El segundo aspecto es la esfera social y ser consciente e intencional en nuestras interacciones con los demás. Los de alto rendimiento no tienen un piloto automático de socialización. Si tenemos una cita para almorzar, una reunión o una fiesta planeada, preguntémonos, “¿Cómo puedo moldear esta reunión de forma positiva?” 

La tercera área de especialización es saber qué talentos deben desarrollarse. Los profesionales de alto rendimiento se concentran en una profesión principal o campo de interés y dedican tiempo a la práctica evitando todas las distracciones. Para ser un gran escritor, debemos reservar tiempo para escribir en lugar de aprender sobre escritura, y luego usar feedback para aprender qué necesitamos mejorar. 

El cuarto elemento es el servicio a nuestra comunidad y encontrar formas de ayudar a los demás. Las personas de alto rendimiento sobresalen trabajando para otros en lugar de para ellos mismos. Hacerlo ayuda a motivarlos a la vez que inculca un fuerte sentido de propósito en su trabajo. La pregunta que hay que hacer aquí es: “¿Quién me necesita?”

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.