Resumen del libro El año de 12 semanas Haz más en 12 semanas que otros en 12 meses por Brian P. Moran y Michael Lennington (The 12 Week Year)

Resumen del libro El año de 12 semanas Haz más en 12 semanas que otros en 12 meses por Brian P. Moran y Michael Lennington (The 12 Week Year)

Reseña/Sinópsis: El año de 12 semanas (2013) proporciona un modelo para revolucionar nuestra planificación, entrega y productividad. Muchas personas, organizaciones y empresas planifican en torno a un ciclo anual, pero es casi imposible hacer planes precisos para todo un año, y es igual de difícil reunir la concentración necesaria para un año. Este libro ofrece una alternativa, explicando cómo planificar alrededor de un período de 12 semanas, ejecutar tareas críticas y mejorar radicalmente los resultados. 

¿Quién es Brian P. Moran?

Tiene experiencia en negocios y ha ocupado puestos gerenciales y ejecutivos en empresas como PepsiCo y UPS. 

¿Quién es Michael Lennington?

Michael Lennington es un entrenador y consultor experimentado. Ambos son expertos en productividad y ejecución, y se enorgullecen de ayudar a empresas e individuos a alcanzar la excelencia. 

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

La importancia de hacer

Todos estamos acostumbrados al aforismo “el conocimiento es poder”. Pero es un poco engañoso, porque, en sí mismo, el conocimiento no otorga ningún poder particular a su poseedor. Más bien, el poder proviene de lo que uno hace con su conocimiento. 

Las ideas solo son poderosas si se actúa en consecuencia. Aproximadamente el 65 por ciento de los estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos. Pero eso no está lejos de la falta de conocimiento. La industria de la dieta y el fitness tiene un valor de € 60 mil millones al año. Todo el mundo sabe en el fondo que necesita comer un poco mejor y moverse un poco más, pero no ponen en práctica ese conocimiento. 

Lo mismo es cierto en los negocios. La ejecución es lo que marca la diferencia: las ideas solo se recompensan si se ejecutan hábilmente en el mercado. Apple es un éxito porque cogió una serie de buenas ideas y las ejecutó con habilidad . Lograr nuestros objetivos no se trata de soñar en grande, se basa en hacer. 

Tomemos como ejemplo a Ann Laufman, una asesora financiera de Houston. Laufman tenía la sensación de que podría estar haciéndolo mejor, pero no sabía cómo seguir adelante. Laufman empezó a usar el enfoque de año de 12 semanas que se enfoca en ejecutar tareas de forma más efectiva. Como resultado, empezó a adoptar un nuevo enfoque, centrándose en clientes más ricos, y ampliando su mercado potencial, aplicó su enfoque existente de forma más efectiva. Pronto descubrió que centrarse en la ejecución hacía maravillas. Eventualmente, Laufman aumentó su producción en un 400 por ciento y se convirtió en la primera mujer en la historia de su firma en ser galardonada como “asociada del año”. importante, administrar mejor nuestro tiempo, medir nuestros resultados y lograr más, más rápido.

El año de doce semanas

La mayoría de nosotros pensamos en periodos de unos pocos días, o en el otro extremo, en periodos de un año. Establecemos resultados de Año Nuevo, celebramos aniversarios, nuestros negocios tienen informes anuales y objetivos anuales. Evaluamos nuestros logros anualmente. Pero, ¿y si el pensamiento anualizado es una trampa? 

Los procesos de planificación anual no solo son contraproducentes y difíciles de planificar, sino que también generan autocomplacencia. Durante la primera semana de enero, diciembre se ve y se siente muy lejos. 

Pero si no sentimos ninguna urgencia, es poco probable que actuemos con urgencia. No es de extrañar que, en muchas empresas de servicios financieros, cuyo año fiscal cierra en diciembre, reciban un gran porcentaje de sus ventas en este periodo. Y las empresas cuyo año fiscal finaliza en junio experimentan el mismo efecto ese mes: la fecha límite inminente enfoca sus objetivos y aumenta el rendimiento. 

Esto nos demuestra el efecto de las fechas límite y cómo podríamos sacarle partido. Los períodos de planificación más cortos brindan mayor urgencia y enfoque. Los atletas de alto rendimiento fueron algunos de los primeros en adoptar este enfoque, de aislar una habilidad que necesita desarrollarse y centrarse en perfeccionarla en un corto período de tiempo antes de pasar a la siguiente habilidad. 

Y el mismo enfoque funciona para los negocios o para cualquier objetivo en la vida. Consideremos el impacto de un ciclo de planificación de dos semanas. ¿Recuerda ese aumento de rendimiento y productividad de fin de año? ahora tenemos eso cada pocos meses. Un período de 12 semanas es lo suficientemente largo para permitirnos lograr algo significativo, pero lo suficientemente corto para que no podamos ser complacientes con nuestra fecha límite. Con un año de 12 meses, podemos permitirnos algunas semanas de descanso. ¿Pero con un año de 12 semanas? Tenemos que hacer que el día cuente.

¿Por qué parece que nunca tenemos tiempo?

Ya sea que nuestro teléfono zumba en nuestro bolsillo con el último tweet, un compañero que nos interrumpe en medio de una tarea importante o la lluvia de correos electrónicos, estamos perdiendo tiempo minuto a minuto, hora a hora, en tareas que no nos ayudan a cumplir nuestros objetivos. Y una vez que hemos perdido ese tiempo, nunca podemos recuperarlo de nuevo. 

¿Nos gustaría tener una hora extra en el día para leer, hacer ejercicio o pasar el rato con los amigos?Según el autor podemos hacerlo, pero primero, debemos entender lo importante que es el tiempo.  

El primer paso es entender donde va nuestro tiempo. Hay 1.440 minutos en un día, cada uno de los cuales debe invertirse sabiamente. Pero, ¿por qué usar minutos? ¿Por qué no pensar en los 86.400 segundos que ofrece cada día? Hay un montón de tareas diarias que podemos hacer en un minuto, como hacer abdominales, leer un poema o regar una planta. Esto hace que los minutos sean clave para controlar nuestro tiempo. 

El siguiente paso, es aprender a priorizar. Aquí es donde entra el segundo secreto: determinar y priorizar nuestra tarea más importante, la que tendrá el mayor impacto en nuestra vida o trabajo. Esto se basa en unos estudios por la Universidad de Missouri-St Louis. El estudio demostró que uno de los principales factores de la productividad es la capacidad de identificar prioridades. 

Es aquella tarea que sabemos que tenemos que hacer, que nos permitirá facilitar otras, y que aun estamos intentando evitar hacer porque nos saca de la zona de confort. Nos suele faltar tiempo porque procrastinamos y dejamos de lado lo que sabemos que debemos hacer. Si dejamos de huir, y conseguimos hacerla, seguramente hayamos sido mucho más productivos que respondiendo a decenas de emails o participando en reuniones.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Los clientes que disfrutaron de este libro también compraron

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.