Resumen del libro Decide Apuesta por Annie Duke (Thinking in Bets)

Resumen del libro Decide Apuesta por Annie Duke (Thinking in Bets)

Reseña/Sinópsis: En Thinking In Bets: Making Smarter Decisions When We Don’t Have All the Facts (2018), la campeona de póquer, autora y consultora empresarial Annie Duke explica cómo nuestra adicción a los resultados conduce al pensamiento irracional y a confundir la suerte con la habilidad. 

¿Quién es Annie Duke?

Annie Duke fue una jugadora profesional de póquer, campeona de la Serie Mundial de Póquer en 2004, y ha escrito o coescrito varios libros de póquer, incluido Decide to Play Great Poker y The Middle Zone, y su autobiografía, How I Raised, Folded, Bluffed, Flirted, Cursed, and Won Millions at the World Series of Poker. Duke también escribió dos libros sobre la toma de decisiones, Thinking in Bets: Making Smarter Decisions When You Don’t Have All the Facts y How to Decide: Simple Tools for Better Decisiob

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje(PDF)

Una mala decisión puede conducir a un buen resultado, y las buenas decisiones pueden conducir a una mala decisión. resultados

La vida es como el póquer, un juego de información incompleta, ya que nunca sabemos qué cartas tienen los otros jugadores, y suerte. Nuestra toma de decisiones es como las apuestas de los jugadores de póquer. 

Apostamos sobre los resultados futuros en función de lo que creemos que es más probable que , ¿por qué no verlo de esta forma? Las decisiones son apuestas, y para tomar mejores decisiones deberíamos empezar a dejar de lado la idea de que tenemos toda la información necesaria para tomar una decisión. 

Esto nos abre a pensar en términos de probabilidad, que es mucho más útil. Como voluntario en un torneo de póquer benéfico, Annie Duke explicó una vez a la multitud que las cartas del jugador A ganarían el 76 por ciento de las veces, dando al otro jugador un 24 por ciento de posibilidades de ganar. 

Cuando el jugador B no lo hace, un espectador grita que se había equivocado. Pero, explicó, había dicho que la mano del jugador B ganaría el 24 por ciento de las veces. Ella no estaba equivocada. Fue que el resultado real cayó dentro de ese margen del 24 por ciento.

Todos queremos tomar buenas decisiones

Pero decir: «Creo que X es la opción» primero requiere creencias de buena calidad. Las creencias de buena calidad son ideas sobre X basadas en hechos confirmados, o en cuya validez podemos creer, y un proceso basado en lógica. 

La búsqueda de la verdad va en contra de las formas en que funciona nuestro cerebro. Para nuestros ancestros evolutivos, cuestionar nuevas creencias podía ser peligroso, era un proceso con poca prioridad. 

Si estamos acampando y de repente escuchamos un crujido, sabiendo que es una zona con osos, es menos probable que nos detengamos y analicemos la situación objetivamente, y es más probable que huyamos. 

En 1993, el profesor de psicología de Harvard Damel Gilbert y sus compañeros realizaron experimentos que demostraron que esta tendencia a creer todavía es parte de nosotros. En los experimentos, los participantes leen afirmaciones codificadas por colores como verdaderas o falsas. 

Posteriormente, se les pidió que recordaran qué afirmaciones eran verdaderas y cuáles falsas. Pero durante el experimento se les distrajo para aumentar su carga cognitiva y hacerlos más propensos a cometer errores. Al final, la tendencia de los sujetos era creer que las declaraciones habían sido verdaderas, incluso aquellas que tenían un final de color «falso». 

Y así como las creencias se forman , son  difíciles de cambiar. Cuando creemos algo, tratamos de reforzarlo con razonamiento motivado. Es importante, porque buscamos información que confirme nuestra creencia, e ignoramos o trabajamos en contra de cualquier cosa contradictoria.  todos quieren pensar bien de sí mismos, y estar equivocado se siente mal.  

La información que contradice nuestras creencias puede sentirse como una amenaza. Centrarse en la precisión y reconocer la incertidumbre se parece más a la búsqueda de la verdad, lo que nos lleva más allá de nuestra resistencia a la nueva información y nos da algo mejor por lo que apostar.

¿Por qué necesitamos el método científico?

Entender es una palabra cuyo significado conocemos intuitivamente, pero que muchos de nosotros seríamos incapaces de definir claramente

Podríamos decir que para “entender” algo, debemos ser capaces de dividirlo en sus constituyentes primarios, lo que se conoce como el enfoque reductivo o Cartesiano, y estudiar las conexiones entre sus elementos, hasta ser capaces de crear hipótesis sobre su comportamiento en distintos contextos.

Esta ha sido la base del pensamiento científico hasta la actualidad, y es lo que entendemos como el método inductivo. Según esta definición, para entender algo, debemos ser capaces de tener una lectura acertada de sus componentes y su contexto, algo que es altamente complicado debido a nuestros sesgos cognitivos.

Nuestros sesgos cognitivos no nos permiten ver la realidad tal y como es, del mismo modo que un miope no puede ver las formas y los colores sin el uso de gafas. Por eso, para entender algo, debemos hacer uso del método científico.

El método científico se basa en el proceso de hacer hipótesis, basadas en nuestra comprensión de la realidad y los fenómenos, y crear experimentos que nos permitan saber si nuestra interpretación es equivocada.

Estos experimentos nunca acaban de confirmar nuestras hipótesis, pero sirven para demostrar que nuestras ideas no son falsas en cierto contexto, o al menos, hasta el momento. 

Cuando nuestra comprensión se separa de la realidad, no hacemos suficientes experimentos, perdemos nuestra capacidad de tomar buenas decisiones y nos volvemos esclavos de la aleatoriedad y caos del mundo. Esto es lo que convierte al método científico en una herramienta clave.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.