Resumen del libro Cómo tener un buen día Pensar en grande, sentirse mejor y transformar tu vida laboral por Caroline Webb (How to Have a Good Day) 

Resumen del libro Cómo tener un buen día Pensar en grande, sentirse mejor y transformar tu vida laboral por Caroline Webb (How to Have a Good Day) 

Rese√Īa/Sin√≥psis: C√≥mo Tener un Buen D√≠a (2016) explica c√≥mo aprovechar al m√°ximo nuestros d√≠as de trabajo, con consejos basados en hallazgos recientes en psicolog√≠a, econom√≠a y neurociencia. Nos ense√Īar√°n c√≥mo navegar los desaf√≠os de la empresa moderna como un profesional y aumentar√°n nuestros niveles de energ√≠a en d√≠as estresantes o agotadores.

¬ŅQui√©n es Caroline Webb?

Caroline Webb es una consultora de gesti√≥n que pas√≥ 12 a√Īos en McKinsey antes de iniciar su propia empresa, Sevenshift, que se especializa en ayudar a los clientes a aumentar su productividad, energ√≠a y entusiasmo. Su trabajo ha aparecido en publicaciones como el New York Times y Forbes.

Colección de los mejores libros de Mindfulness, Psicología y Filosofía (PDF)

 ¬ŅAlguna vez hemos llegado al final del d√≠a y nos hemos sentido como si se hubiera desperdiciado por completo? 

Aqu√≠ hay algunas sugerencias para ayudar a aliviar esa sensaci√≥n. Establezcamos nuestras intenciones para cada d√≠a y eliminemos cualquier actividad que sepamos que nos distraer√° de lograrlas. 

Por ejemplo, Martin, uno de los clientes de Caroline Webb, es el director de estrategia de un fabricante de aviones. Se dio cuenta de que cada vez que se sent√≠a abrumado con sus tareas diarias, adoptaba h√°bitos que lo distra√≠an, como consultar p√°ginas web de noticias. , 

Para aumentar la productividad, identifiquemos los h√°bitos de distracci√≥n que tenemos y trabaje duro para evitarlos. Mantener nuestro enfoque en los objetivos del d√≠a. 

En segundo lugar, debemos enmarcar nuestros objetivos de forma positiva. Los objetivos de enfoque son objetivos que establecen el resultado positivo que esperamos lograr, como “hacer que mi producto sea irresistible”. 

Los objetivos de evitaci√≥n, en cambio, indican el resultado negativo que esperamos evitar, como “dejar de perder clientes”. Hay investigaciones que respaldan los beneficios de esta estrategia: un estudio de 1997 descubri√≥ que los estudiantes que usaron metas de aproximaci√≥n se desempe√Īaron mejor que aquellos que usaron metas de evitaci√≥n. 

En tercer lugar, dise√Īemos un plan de cu√°ndo y despu√©s para tener en cuenta los posibles obst√°culos a nuestros objetivos. Tomemos, por ejemplo, a la autora, que no es una madrugadora natural. Tuvo la tentaci√≥n de dormir hasta tarde y desperdiciar sus ma√Īanas despu√©s de que fundara su propia firma de consultor√≠a y ya no ten√≠a un jefe esper√°ndola en el trabajo por la ma√Īana. 

Ide√≥ una estrategia de cu√°ndo y despu√©s para superar este desaf√≠o: cuando se despierta, sale a caminar un poco antes de revisar  los correos electr√≥nicos. Esta simple regla la ayuda a levantarse de la cama y afrontar el d√≠a con una actitud positiva.

¬ŅPor qu√© parece que nunca cumplimos con nuestros objetivos?

Supongamos que estamos en una tabla de surf, m√°s all√° de las olas. Estamos disfrutando del sol y la fresca brisa marina mientras esperamos el momento perfecto. Pero cuando miramos hacia atr√°s a la costa, nos damos cuenta de que estamos siendo arrastrados por una corriente, remamos contra la corriente, pero es m√°s fuerte que nosotros y nos arrastra lejos de donde queremos estar. 

Esta breve met√°fora describe la vida de muchos de nosotros. Estamos desorientados, exhaustos y a la deriva cuando llegamos a los cuarenta o cincuenta a√Īos, sobrecargados de trabajo, nuestra salud no es buena y nuestras relaciones han sufrido. 

La vida no se parece a lo que hab√≠amos imaginado, y no tenemos idea de c√≥mo nos desviamos tanto. Las circunstancias de nuestra vida tienen un impacto, y es posible que no podamos influir sobre estas circunstancias, pero podemos elegir c√≥mo reaccionamos ante ellas. 

Entendemos que deberíamos empezar a decir que no a las horas extra de trabajo, y que no deberíamos comer comida rápida, pero seguimos posponiendo los cambios que sabemos que debemos hacer. Siempre encontramos otra razón para no cambiar nuestra dieta, ir al gimnasio, descansar más o pasar tiempo con la familia. Nos decimos a nosotros mismos que no podemos evitarlo y este tipo de patrones de pensamiento nos llevan a creer que no tenemos control sobre nuestras vidas. Pero, no podríamos estar más equivocados, podemos recuperar el control sobre cómo vivimos.

Cómo lidiar con el ajetreo diario

Los lugares de trabajo con calendarios abarrotados y listas de tareas hacen que sea f√°cil sentirse abrumado. Echemos un vistazo a algunas soluciones a estos problemas. Primero, lo f√≠sico: durante unos minutos, recu√©stese en un sof√°, una pelota de ejercicios o incluso en la silla de nuestra oficina y es recomendable centrarse en nuestra respiraci√≥n hasta que nos hayamos calmado lo suficiente como para pensar con claridad. 

Despu√©s, para dividir nuestro caos en partes manejables, dise√Īe una estrategia y decida por d√≥nde empezar. Primero, es recomendable hacer una lista de todo lo que tenemos que hacer en los pr√≥ximos d√≠as o semanas. Hacer una lista de las tareas importantes y dar un paso para completar una de ellas hoy, sin importar cu√°n peque√Īa sea. 

Usemos a √Āngela como ejemplo. Angela era una abogada que aspiraba a ser la directora ejecutiva de su empresa. Sin embargo, la tarea de “Comenzar la preparaci√≥n electoral” parec√≠a  desalentadora,  le causaba ansiedad, evit√≥ la tarea y procrastin√≥. 

Lo que funcion√≥ para ella fue dividir la tarea en pasos m√°s peque√Īos, como “tener una conversaci√≥n con mi jefe sobre mi idea”. La “preparaci√≥n para las elecciones” se volvi√≥ menos abrumadora despu√©s de dividirla en pasos peque√Īos y manejables, y pudo abordarla. 

Otro requisito importante para la concentraci√≥n es tomar descansos al menos cada hora y media. Nuestra concentraci√≥n fluct√ļa a lo largo del d√≠a y debe recargarse . Nuestros cerebros pasan de estar concentrados a estar atolondrados en minutos, por eso hacemos garabatos o jugamos con nuestros tel√©fonos cuando nos vemos obligados a concentrarnos durante largos per√≠odos de tiempo. Cuando el famoso psic√≥logo K. Anders Ericsson estudi√≥ a violinistas, atletas y jugadores de ajedrez de clase mundial, descubri√≥ que practicaban en bloques de 10 minutos o menos, con breves descansos entre ellos.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Los comentarios est√°n cerrados.