Resumen del libro Chaos Monkeys por Antonio García Martinez

Resumen del libro Chaos Monkeys por Antonio García Martinez

Resumen corto: Chaos Monkeys cuenta algunas de las historias sobre algunas de las pr√°cticas extra√Īas, misteriosas y cuestionables que se llevan a cabo a puerta cerrada de las mega startups en Silicon Valley.

Hace 15 a√Īos, parec√≠a el setting de una pel√≠cula, m√°s que algo real.  3-4 hombres alquilan una casa, se sientan en el suelo con sus ordenadores port√°tiles, trabajan las 24 horas del d√≠a, los 7 d√≠as de la semana, no comen nada m√°s que pizza y bebidas energ√©ticas hasta que se duermen del cansancio. Siguen as√≠ durante un a√Īo y luego, de repente, son millonarios.

Hoy en d√≠a esta situaci√≥n parece estar al alcance de cualquiera de nosotros, de ah√≠ la popularidad del sector emprendimiento en los √ļltimos a√Īos. 

Cuando intentamos encontrar una causa para este interés por las startups, tan solo podemos pensar en Silicon Valley, la Meca de las empresas de tecnología y software. Chaos Monkeys revela algunos de los secretos que ocurren detrás de escena de los gigantes de las startups como Facebook, Twitter y Google, todo ello experiencia del autor.

¬ŅQui√©n es Antonio Garc√≠a Mart√≠nez?

Antonio García Martínez trabajó en Goldman Sachs durante la crisis financiera, después trabajó para una startup, y poco después fundó la suya propia que acabo vendiendo a Twitter. Y tras esto, cuando muchos se dedicarían a vivir del dinero que ganaron, pasó a trabajar en Facebook. Antonio es un gran ejemplo, de la importancia de no dejar de moverse e ir creando nuevos proyectos, o unirse a iniciativas que nos parezcan interesantes.

3 de las ideas principales del libro son:

  • Muchos trabajadores extranjeros fingen matrimonios para poder quedarse en Silicon Valley
  • A veces hay que estar un poco locos para crear nuestro propio proyecto
  • Curiosidades sobre el equipo de seguridad de Facebook

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

Muchos trabajadores extranjeros fingen matrimonios para poder quedarse en Silicon Valley

Las visas H-1B, que son el tipo de visas que los trabajadores extranjeros no inmigrantes requieren en los Estados Unidos, son casi imposibles de obtener. Tan solo 8% de los 200.000 solicitantes que intentaron conseguir uno para trabajar en Silicon Valley en 2013 la recibi√≥. Peor a√ļn, si luego son despedidos o su startup fracasa, la visa expira. Esto les fuerza a aceptar salarios bajos y malas condiciones de trabajo. Una situaci√≥n que deben mantener durante cinco a√Īos antes de que puedan solicitar una tarjeta de residencia.

Y esto es algo a lo que se enfrentan en varios países. La situacion en Europa no es mucho mejor, y también dificulta mucho que puedan hacerlo por la via legal, lo que a su vez permite que haya gente que se aproveche de ellos, para traerlos en viajes casi mortales, o con sueldos que apenas les dan para comer.

Para evitar todo esto, no es tan raro que los empleados de nuevas empresas que intentan mudarse a San Francisco ‚Äúcreen matrimonios falsos‚ÄĚ, como uno de los cofundadores del autor, Argyris. Dado que su novia de mucho tiempo estaba obteniendo un doctorado en EE. UU., ser su esposo lo calificar√≠a para una visa de estudiante- c√≥nyuge F-2 y le permitir√≠a quedarse en los EE. UU. Lo cual le permiti√≥ permanecer m√°s tiempo y desarrollar su relaci√≥n.

A veces hace falta un toque de locura para crear nuestra propia empresa

El a√Īo que Antonio pas√≥ como CEO de AdGrok, su propia startup proporcionando software para optimizar Google Ads, antes de que lo vendieran a Twitter, estuvo marcado por largas noches de trabajo, docenas de eventos tecnol√≥gicos, renunciar a pasatiempos, libros, pel√≠culas, amigos y b√°sicamente vivir la vida familiar a trav√©s de Skype.

Al final, AdGrok se vendió a Twitter por $ 5 millones, pero fue necesaria una buena dosis de locura para llegar allí. La palabra principal utilizada para describir a los fundadores de startups en este contexto (tanto por ellos mismos como por sus amigos) es obsesión.

Hasta que lo hayan logrado, sea lo que sea que eso signifique para ellos, nada m√°s importa.

Montar un proyecto depende mucho de que metas tengamos, qué estamos dispuestos a hacer, y cuantos sacrificios estemos dispuestos a hacer. A menos que tengamos esto claro, y estemos dispuestos a poner horas, es difícil que tengamos alguna oportunidad.

Curiosidades sobre el equipo de seguridad de Facebook

Trabajar en el equipo de seguridad de Facebook podr√≠a considerarse como un ‚Äútrabajo de mierda‚ÄĚ. Tenemos que mirar estafas, actualizaciones de estado violentas y contenido pornogr√°fico extra√Īo durante todo el d√≠a, marcarlo y luego eliminarlo del sistema. Peor a√ļn, no obtendremos cr√©dito por nuestro trabajo, porque si lo hacemos bien, nadie deber√≠a ver lo que vemos. 

Para lidiar con esto, el equipo de seguridad ha creado un grupo interno llamado Scalps @ Facebook, que enumera todas las fotos y perfiles eliminados. Esto les permite mantener un seguimiento, y a la vez asegurarse de tener algo de interacción humana, y alguien con quien comentar las cosas.

Gracias a ellos podemos navegar sin tanto miedo, o problemas. Si la gente supiera cuántos estafadores y delincuentes merodean en Facebook, probablemente se mantendrían alejados de la plataforma por completo, y nos recuerda lo importante que es el servicio al cliente, sobre todo en los detalles que menos se notan.

¬ŅQu√© m√°s podemos aprender del libro?

  • C√≥mo funcionan los anuncios de Google y c√≥mo la empresa gana miles de millones en piloto autom√°tico
  • Por qu√© los primeros inversores en empresas emergentes obtienen ofertas desproporcionadamente mejores
  • C√≥mo Steve Jobs y Bill Gates jugaron sucio en sus primeros d√≠as Donde Antonio aprendi√≥ a no darse por vencido
  • C√≥mo Mark Zuckerberg reuni√≥ al equipo de Facebook para aplastar a Google Plus

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Res√ļmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categor√≠as de Res√ļmenes

Los comentarios est√°n cerrados.