Resumen del libro Borrachos Cómo bebimos, bailamos y tropezamos en nuestro camino hacia la civilización Por Edward Slingerland

Resumen del libro Borrachos Cómo bebimos, bailamos y tropezamos en nuestro camino hacia la civilización Por Edward Slingerland

Reseña/Sinópsis: Borrachos (2021) estudia la ciencia e historia de las razones evolutivas por las que los humanos comenzaron a emborracharse. Borracho examina cómo la embriaguez ayudó a nuestros  ​​a evolucionar hacia seres creativos, comunitarios y culturales, y considera si el alcohol es o no una herramienta adecuada para la era moderna.

¿Quién es Edward Slingerland?

Edward Slingerland es un sinólogo y filósofo canadiense-estadounidense. Enseña en la Universidad de Columbia Británica y sus libros anteriores incluyen Trying Not To Try: The Art and Science of Spontaneity .

Su libro Trying Not to Try (2014) es una introducción a la filosofía china, y las filosofías del taoísmo, o daoismo, y el confucianismo. El libro nos explica por qué debemos aprender a aceptar el flujo de la vida en lugar de forzar que las cosas sucedan, y como esto nos puede ayudar a vivir una vida menos estresante.

Colección de Los mejores libros de Psicología y Desarrollo Personal(PDF)

¿Por qué encontramos tantos comportamientos extraños en tantas culturas?

Sabemos que beber puede tener efectos devastadores. Debido a esto, los científicos están de acuerdo en que nuestro afecto por el alcohol es un accidente evolutivo, una especie de paso en falso por parte de la naturaleza. un comportamiento que se ha mantenido a pesar de que no ofrece ningún beneficio real para la especie. 

Como probablemente sabemos, hay otros comportamientos como este: cosas que los humanos hacen a pesar de que hacerlas no tiene ningún propósito o, en otros casos, se utiliza porque tenía sentido a nivel histórico. 

Estos comportamientos se dividen en dos categorías. Un comportamiento que obtiene una recompensa que originalmente estaba destinada a ser generada por otro comportamiento. Un gran ejemplo de secuestro es la masturbación. El acto de masturbarse no tiene ningún propósito evolutivo. 

Es placentero y puede conducir al orgasmo, pero el orgasmo evolucionó para recompensar un comportamiento  diferente: el sexo, que tiene un propósito evolutivo. así es como pasamos nuestros genes a la siguiente generación y perpetuamos la supervivencia de la especie. 

Nosotros, los seres humanos, criaturas inteligentes que somos, descubrimos que podíamos “secuestrar este placer”, que podíamos tener orgasmos sin involucrarnos en un comportamiento que perpetuara la especie.  

El segundo tipo, por el contrario, es un comportamiento que surge de un impulso que alguna vez fue adaptativo pero que ya no lo es. Por ejemplo, nos encantan los alimentos grasos y azucarados, como las patatas fritas y las barras de caramelo: la comida basura. Las sacudidas de placer que obtenemos al comer comida basura originalmente estaban destinadas a motivar a nuestros  ​​cazadores-recolectores a salir y encontrar sustento. 

El problema es que, hoy en día, aún obtendrá subidones al comer azúcar y grasa, y esto podría hacer que nos excedamos, incluso si tiene muchos alimentos más sanos al alcance de la mano. 

¿Por qué hay tantas culturas que producen alcohol para el consumo?

El autor, Edward Slingerland, defiende que no es un accidente que sigamos emborrachándonos. Pero vale la pena explorar por qué muchos científicos creen que lo es y por qué se equivocan. Primero hagamos algunos agujeros en el argumento del secuestro. 

Según este argumento, el alcohol secuestra el sistema de recompensas químicas naturales de nuestro cerebro. Hemos evolucionado que cuando participamos en una actividad que es beneficiosa para nuestra especie, como comer una comida nutritiva o tener relaciones sexuales, nuestro cerebro nos recompensa liberando sustancias químicas, que registramos como placer. 

El alcohol, o dice el argumento, secuestra este sistema, provocando la liberación de sustancias químicas que se suponía debían ser provocadas por acciones conducentes a nuestra supervivencia. , beber es como masturbarse. 

Ambos proporcionan una recompensa: los chorros de sustancias químicas cerebrales que dan placer cuando bebemos. El orgasmo cuando nos masturbamos, pero se supone que estas recompensas fomentan diferentes acciones, como una alimentación saludable y la procreación. A primera vista, este argumento parece lógico. 

Pero cuando miramos un poco más de cerca, las grietas se hacen evidentes, la masturbación es inofensiva. La selección natural no ha eliminado la masturbación porque no representa una amenaza existencial para la humanidad. En términos evolutivos, puede ser una pérdida de tiempo y energía, pero el desperdicio es insignificante. 

Sin embargo, beber está lejos de ser inofensivo. Un argumento podría ser que simplemente no hemos tenido tiempo para eliminar este tipo de comportamiento. La evolución es lenta y la innovación humana es rápida. Pero esto no se defiende porque la evolución no es tan lenta. 

Por ejemplo, solo se necesitaron unas pocas generaciones para que los pastores adultos se adaptaran a beber leche, y hemos estado bebiendo alcohol durante decenas de miles de años.

La teoría del «mono borracho»

Esta teoría defiende lo siguiente. Hace mucho, mucho tiempo, los humanos se sintieron atraídos por el poderoso aroma del etanol, y les ayudó a encontrar frutas  maduras. Los alimentos fermentados son altos en calorías, si desarrollamos el gusto por este refrigerio alcohólico, tendrías una ventaja calórica.

Los teóricos argumentan que desarrollamos nuestro afecto por el alcohol no porque el alcohol ofrezca algún beneficios a nuestra especie, sino porque buscábamos calorías. Pero esto tiene un punto débil evidente. 

Los primatólogos y los ecologistas humanos señalan que los primates silvestres parecen evitar la fruta  madura. Y los humanos  prefieren la fruta sin etanol a la variedad  madura y llena de etanol. 

La única respuesta plausible es que beber debe beneficiar a nuestra especie de alguna forma

Sabemos que el coste de emborracharse es enorme, asi que  los beneficios deben ser aún más grandes. Pero para entender cuales son, tenemos que mirar los desafíos de supervivencia únicos a los que se enfrentan los humanos. Y eso significa examinar nuestro nicho ecológico. 

Cada especie ocupa un nicho ecológico particular, la posición que ocupamos en el mundo en relación con otras especies, y los humanos no somos una excepción. Se refiere a los métodos que hemos ideado para mantener esa posición. Incluye cosas como cómo encontramos comida y refugio, y cómo tratamos con otros animales y otros humanos. 

Nuestro nicho ecológico es la cultura, y dependemos de ella. Sin la cultura y sus innumerables tecnologías, estaríamos tan indefensos y vulnerables como un pez fuera del agua. Para que quede muy claro cómo funciona esto, veamos un ejemplo de una tecnología cultural básica: el fuego. 

Antes de descubrir el fuego, teníamos dientes, mandíbulas poderosas y un sistema digestivo complejo que podía soportar nuestra dura dieta de carne cruda y plantas. Pero una vez que los primeros humanos comenzaron a cocinar alimentos, los recursos fisiológicos se dirigieron a mejorar otras partes de sus cuerpos, como su cerebro. 

Nuestros dientes se encogieron, nuestras mandíbulas se debilitaron, nuestro sistema digestivo se volvió menos robusto, pero nos volvimos más inteligentes. Esto nos hizo más eficientes, pero nos hizo dependientes del fuego. 

Hoy en día, dependemos de innumerables tecnologías culturales: agricultura, refrigeración, ropa, ordenadores, lo que sea. Tomó millones de años, pero una innovación tras otra condujo a nuestro nicho ecológico actual, nuestra cultura actual, donde vivimos entre multitudes de no familiares y extraños. 

Como se mencionó, esto no sucedió de la noche a la mañana. Cuando pequeñas bandas de cazadores-recolectores comenzaron a establecerse y fusionarse, formando sociedades agrícolas, tuvieron que aprender a colaborar, a cooperar entre sí. Dicho de otra forma: para satisfacer las necesidades de su nuevo nicho ecológico, nuestra especie tuvo que volverse creativa, comunitaria y cultural.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.