Resumen del libro Bird by Bird por Anne Lamott

Resumen del libro Bird by Bird por Anne Lamott

Reseña/Sinopsis: Contado desde la perspectiva personal de la autora Anne Lamott, Bird by Bird es una guía para convertirse en un mejor escritor y mejorar nuestra vida en el camino. El enfoque distintivo, la honestidad y las anécdotas personales de Lamott hacen que este libro sea imprescindible para los escritores o cualquiera que quiera convertirse en uno. 

Bird by Bird es una guía clásica para escribir y vivir la vida de un escritor. Desde su perspectiva única, la novelista y escritora de memorias Anne Lamott explica con ingenio y honestidad su enfoque de la escritura y cómo nosotros también encontramos la disciplina, el compromiso y el enfoque para perfeccionar nuestro oficio. 

Sin embargo, Lamott muestra que convertirse en un buen escritor no significa establecer una rutina sólida, sino reducir la velocidad, observar nuestro mundo con atención y buscar material en lo profundo de nosotros mismos y de nuestro entorno. 

A continuación, aprenderemos cómo encontrar la voz de nuestro verdadero escritor y crear personajes inolvidables que cobran vida en nuestras historias. Y con esto, podremos convertirnos en el gran escritor que hemos querido ser. 

De esta forma, descubriremos cómo lidiar y destruir el temido «bloqueo del escritor», por qué es importante escribir un «primer borrador» y cómo encontrar nuestra verdadera voz como autor.

¿Quién es Anne Lamott?

Anne Lamott es novelista y autora de innumerables libros de no ficción, incluidos Bird by Bird y Small Victories. Al escribir y hablar en público, utiliza su sentido del humor y su intrépida franqueza para compartir sus experiencias al sobrellevar el alcoholismo y el trauma familiar.

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje(PDF)

Aunque no existe una fórmula secreta para convertirse en un buen escritor, existen algunos pasos esenciales

El primer paso es aprender a relajarse, apartarse de la gente y observar de cerca. ¿Conocemos el tipo de personas que notamos de pie en la esquina de una fiesta, mirando a todo el mundo? Los buenos escritores son una raza similar: a menudo eligen distanciarse de la multitud, observando todo lo que ven y tomando notas. 

El trabajo del escritor es articular lo que ve y experimenta. Esto requiere una habilidad para relajarse y concentrarse de forma que nada escape a su atención. Es importante no apresurar el proceso ni forzar nada. 

Tenemos que aprender a prestar atención. Tomémonos el tiempo para observar todo lo que nos rodea: el curioso andar de un extraño, la forma única en que la luz de la mañana capta el perfil de un amante, cómo nos hace sentir pensar en un recuerdo de la infancia. 

Hay otra razón por la que observar y tomar nota de nuestro mundo es fundamental para convertirse en un buen escritor. La escritura trata de transmitir la verdad, las observaciones que recopilemos nos ayudarán a contarla. Si creemos que nuestras observaciones nos harán buenos maternales no es importante. 

Nuestra tarea principal es encontrar la verdad en lo que hemos observado y descubrir cómo usar esas observaciones en la historia que queremos contar. La verdad encontrará naturalmente su camino en nuestra escritura. No tengamos miedo de recurrir a experiencias pasadas como nuestro material principal. Por ejemplo, dediquemos el tiempo para reflexionar y escribir sobre la infancia y otros recuerdos. 

Como escritores, tenemos la suerte de ver la vida de la forma que queramos. Podemos dar vueltas a los eventos en nuestra memoria cavando en busca de la verdad que está enterrada en lo profundo de ellos. Pensar en un viaje a nuestro propio banco de memoria está justificado siempre que nos aseguremos de mirar y escribir desde nuestro propio punto de vista con la mayor veracidad posible. 

Por lo tanto, necesitamos examinarnos a nosotros mismos de la misma forma que examinamos todo lo que nos rodea. 

Cada escritor tiene su propia “voz”

Si hay algo en lo que los críticos están de acuerdo en definir a un gran escritor, es que el escritor tiene una «voz», un estilo único que incluye no solo los detalles de una historia sino cómo se cuenta. 

La única forma en que podemos desarrollar nuestra propia voz es siendo honestos con el lector sobre nuestros  sentimientos. No podemos descubrir nuestra voz auténtica sin abrir algunas puertas emocionales y lidiar con las verdades detrás de ellas. 

Es nuestro papel principal como escritores: descubrir y confrontar los sentimientos que esas puertas esconden y articularlos en palabras que reflejen la verdad de nuestros sentimientos. Este principio es válido incluso cuando sentimos un dolor profundo o una ira tóxica. 

La única forma de garantizar que nuestra voz refleje esas emociones es enfrentarlas y aceptarlas durante el proceso de escritura. Necesitamos hacer esto especialmente cuando sentimos que algo retiene nuestras palabras: por ejemplo, si nuestros sentimientos son  dolorosos. 

Para aceptar nuestros sentimientos tenemos que ser conscientes de lo que sentimos en cada momento. Evitar nuestras emociones, o si nos limitamos a pensar en ellas sin entrar y estar presentes en ellas, nunca seremos fieles a nuestros principios ni a nuestra voz. 

Cuando estamos presentes en nuestros sentimientos, llegamos a entender que nuestra realidad, hecha de todas nuestras experiencias y emociones, tanto buenas como malas, es nuestro hogar. 

Es un lugar cómodo para estar, y podemos ser nuestro verdadero yo allí. Una vez que aceptemos esto, comenzaremos a sentirnos cómodos con nosotros mismos y con el amplio espectro de nuestras emociones, y estaremos en camino de encontrar la voz de nuestro propio escritor. 

Los buenos escritores no se preocupan de si son buenos escritores

Con el tiempo y la práctica, seremos buenos en eso.  Habrá días miserables en los que miraremos una página en blanco durante horas. Pero habrá días en que todo haga clic y las palabras fluyan. Lo principal a recordar es que ese día tiene algo que ofrecer, si somos lo suficientemente pacientes y decididos para verlo. 

Para los jóvenes escritores, este tipo de fe es útil. Aunque no seamos buenos escritores desde el principio, podemos llegar a ser buenos algún día si persistimos. En el camino, podemos desarrollar un anhelo real por el acto de escribir, de la misma forma que alguien puede anhelar practicar deportes o música. 

Al tener fe la frustración de no escribir tan brillantemente como creemos que podemos ser reemplazada por el puro amor por el acto en sí. Otra forma en que la fe es crucial para escribir es que los escritores tienen que creer en su posición, sea lo que sea que estén escribiendo. 

Si no creemos en nuestras palabras, nadie lo hará. ¿Cómo generamos una creencia?  Implica analizar las banalidades de la vida y no los grandes y dramáticos acontecimientos. Escribir sobre todo lo que es importante para nosotros. Solo así nos sentiremos conectados con nuestra historia y encontraremos las palabras adecuadas para describirla.

El primer paso es saber lo que queremos transmitir con el libro

Podemos pensar en la última vez que estuvimos hojeando los estantes de una librería. Si un libro nos llamó la atención, probablemente lo quitamos y leímos la propaganda y la contraportada. Puede que haya despertado nuestro interés, o puede que hayamos descartado el libro como irrelevante para nosotros y hayamos pasado al siguiente. De cualquier forma, es responsable de si decidimos comprarlo o no. 

Y dado que tiene el poder de motivar a los compradores potenciales, es el primer paso de nuestro viaje de escritura.  El resumen de nuestro libro es nuestro punto de partida. Puede parecer extraño escribir un resumen para un libro que aún no existe. Pero hacerlo nos obligará a centrarnos en lo que queremos compartir con nuestros futuros lectores. 

Para escribirlo, necesitaremos aclarar nuestra visión del libro y el mensaje general que queremos transmitir. Podemos empezar por escribir palabras que cubran de qué trata nuestro libro, para quién es, qué respuestas ofrece y los beneficios que los lectores obtendrán de esas respuestas„ 

El resumen debe hacer que los lectores sientan que comprendemos los desafíos a los que se enfrentan y que el libro les ofrece soluciones prácticas, no un montón de teoría. También debe explicar por qué nuestro libro es mejor que otros títulos similares en el mercado y por qué somos la autoridad en este tema. 

Una vez que hayamos escrito un resumen que cubra todo lo anterior, es hora de sacar las tijeras y reducir nuestro resumen a 50 palabras, sin dejar de abordar todos esos puntos cruciales. Esta es la longitud que encontraremos a menudo en las librerías online. 

Podríamos preguntarnos por qué tenemos que escribir 400 palabras si solo necesitamos 80. La razón es que es mucho más fácil editar que escribir un resumen conciso. Revise al menos cinco anuncios publicitarios de libros de informática, tomando nota de lo que se destaca para usted y lo que nos desagrada. Esto nos ayudará a entender qué hace que una propaganda sea atractiva. 

Nuestro resumen no es la esencia de nuestro libro. También sirve como una útil herramienta de ventas, asegurándonos de que invertimos el tiempo que necesitamos para hacerlo bien.

Los clientes que disfrutaron de este libro también disfrutaron de

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.