Resumen del libro A Brief History of Motion From the Wheel, to the Car, to What Comes Next por Tom Standage

Resumen del libro A Brief History of Motion From the Wheel, to the Car, to What Comes Next por Tom Standage

Resumen corto/Sinópsis: A Brief History of Motion  (2021) explica la historia y el futuro del automóvil. Cuando se trata de automóviles, podemos creer que temas como los vehículos eléctricos y las fuentes de combustible renovables son preocupaciones nuevas: pero la verdad es que estos debates se han ido desde que los primeros coches salieron de la línea de montaje.

Los coches han estado con nosotros durante tanto tiempo que hemos olvidado el papel fundamental que desempeñaron en el diseño de nuestros pueblos y ciudades. Los coches tienen un impacto en nuestras vidas tanto en formas grandes como pequeñas.

Con el cambio climático causando estragos y una pandemia interrumpiendo nuestras rutinas, parece que finalmente encontramos el momento de reconsiderar nuestra relación con los coches y recuperar nuestras calles de una vez por todas Desde la invención de la rueda hasta los primeros artilugios de las máquinas de vapor y el encanto de los vehículos autónomos aprenderemos cómo estos vehículos alteraron el curso de la historia, así como los problemas inesperados que causaron en el camino. 

¿Quién es Tom Standage?

Tom Standage ha sido escritor de The Economist desde 1998 y ahora es editor adjunto de la publicación. Es un conocido comentarista y conferenciante principal, frecuentemente sobre tecnología y tendencias sociales. Es el autor de numerosos libros, incluidos Una historia del mundo en seis vasos y Una historia comestible de la humanidad. 

Colección de Biografias de los mejores líderes de la Historia y de la Actualidad(PDF)

¿Quién hizo la primera rueda? 

Durante mucho tiempo, se supuso que la rueda se originó en Mesopotamia, a menudo denominada «cuna de la civilización», alrededor del 3500 a. Sin embargo, los nuevos resultados de la datación por carbono sugieren que los orígenes de la rueda se pueden encontrar en las montañas de los Cárpatos, en áreas como el oeste de Ucrania. – Un modelo de arcilla de un toro sobre cuatro ruedas descubierto en Ucrania fue datado alrededor de 3650 aC. 

Y en las cercanías del sur de Polonia, se descubrió un dibujo de un carguero de cuatro ruedas grabado en un lugar que data del 3630 – 3380 a., lo que indica que seguramente la primera rueda fuera anterior a lo que creemos. 

Las montañas de los Cárpatos eran ricas en mineral de cobre, que fue un ingrediente importante en el nacimiento de la Edad del Bronce. Por supuesto, la extracción de mineral de cobre no fue una tarea fácil, y se cree que los primeros vehículos pequeños con ruedas tirados a mano del mundo se usaran para transportar el mineral de las minas de cobre. 

Como resultado, la invención de la rueda se extendió desde los Cárpatos a áreas como Mesopotamia. Al menos, esa es la teoría popularizada en 2016 por el historiador Richard Bulliet. 

El movimiento de estos “vehículos” estaba restringidos porque pasaría algún tiempo antes de que los ejes y otras modificaciones les permitieran girar. Los carros de dos ruedas estaban en uso en el 3000 a. C., pero no fue hasta el 2000 a. C. que los carros llevaron las ruedas a un nuevo territorio. 

La invención de las ruedas con radios fue un importante paso adelante. Significaba ruedas más grandes, más ligeras y más rápidas. Esto resultó en el desarrollo de carros, que fueron pioneros como herramienta militar. No solo se usaban para transportar armas y suministros, sino que también se usaban para crear la impresión de que los reyes y guerreros eran seres divinos.  Tal era su importancia, que los gobernantes egipcios solían ser enterrados con sus carros al morir.

Se sabe que también se usaron carros de combate durante la era de los siete reinos, en China, poco antes de que el estado de Qin unificara China por primera vez. El estado de Wei era especialmente conocido por usar tácticas con estos vehículos, que contaban con soldados con lanzas, y ruedas con armas para evitar que se acercaran los soldados enemigos. 

La automoción en Roma y la Edad Media

El carro se había vuelto obsoleto como vehículo militar a mediados del siglo IV a. Sin embargo, seguiría siendo un elemento de los coliseos en Roma. Los corredores de carros eran los atletas estrella de la época, así como algunos de los hombres más ricos del mundo. 

En cuanto a la función que le daban a las ruedas, los carros romanos se utilizaban para transportar mercancías por todo el vasto territorio romano. Esto resultó en el desarrollo de las calzadas romanas y algunas de las primeras leyes de tráfico, y los arquitectos empezaron a considerar el transito de estos vehículos al crear las calles. 

En Pompeya se creó un sistema en forma de cuadrícula de calles de una única dirección, que es similar al de Manhattan. Otro avance importante que ocurrió durante el período romano fue el desarrollo de ruedas delanteras orientables, que hicieron más práctico el uso de carros de cuatro ruedas. 

Los carruajes y otros vehículos con ruedas alguna vez se consideraban poco masculinos al principio, y se usaban principalmente para transportar a las esposas de los senadores, y esta actitud, no se limitó a Roma. Hasta bien entrada la Edad Media, la única forma de viajar de un noble que se precie era a caballo o, dependiendo de dónde viviéramos, en camello. 

Sin embargo, en el siglo XVI, los carruajes se estaban volviendo más populares. Los coches, como los carruajes de siglos anteriores, tenían la capacidad de controlar la dirección y suspensión, eran más ligeros y podían viajar más rápido. 

Se sabe que se usaron carruajes en campañas militares contra el Imperio Otomano en Europa. Se podían combinar varios vagones para formar fuertes móviles y usarse para transportar y disparar cañones. 

Los carruajes también comenzaban a adornarse con adornos dorados dignos de la realeza. Sin embargo, el desarrollo de la diligencia, un tipo de carruaje, fue quizás más significativo. Se desarrolló un sistema de autocares bien organizado y eficiente que podía transportar pasajeros en viajes largos por etapas. Las diligencias ganaron popularidad en el siglo XVII y sirvieron como precursoras del próximo gran desarrollo, el tren.

¿A quién le podemos agradecer que nuestras calles no esten llenas de estiercol?

Si vivimos en una gran ciudad, sabemos que ser parte de un bullicioso centro lleno de cultura y entretenimiento tiene un coste. Y si estuviéramos paseando por Nueva York o Londres en 1890, uno de los gastos más caros habría sido el estiércol de caballo. Todos los días, 300.000 caballos trotaban por Londres y cada uno dejaba aproximadamente 22 libras de estiércol y un litro de orina. 

La gente se quejaba del ruido, el mal olor y la gran dificultad para cruzar la calle. En los días de lluvia, esas calles podrían convertirse literalmente en un pozo negro de suciedad, salpicando aceras, puertas y personas por igual.

Podríamos pensar que los trenes habrían reducido el número de caballos, pero en realidad empeoraron las cosas. Los trenes solo significaban más bienes y personas transportadas, lo que significaba que se requerían más caballos y carruajes para transportar esos artículos desde las estaciones de tren hasta sus destinos finales. 

Ante un problema como este, fueron varios los emprendedores e inventores que intentaron desarrollar algún tipo de solución. Una competición en Francia en 1894 con 21 vehículos haciendo el corte final fue una oportunidad para que todas estas soluciones compitieran para ganar popularidad. Todos los vagones tenían motores de vapor o gasolina, y casi todos tenían timón. 

Pero uno de ellos fue el primero en desarrollar un volante. El evento contó con una gran asistencia, con espectadores animando a los coches mientras levantaban polvo y pasaban a unos 10 mph. El coche a vapor llegó primero a Rouen, pero no ganó. La carrera estaba destinada a determinar algo más que qué coche era el más rápido; también tenía la intención de determinar cosas como la confianza y la practicidad. 

Aunque el coche con motor de vapor era poderoso y bueno para subir colinas, requería un equipo de operadores para mantener el motor  alimentado, por lo que el premio más alto fue para un coche con un motor diseñado por el ingeniero alemán Gottlieb Daimler.

¿Listos para más?

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Nuestras Categorías de Resúmenes

Los comentarios están cerrados.