Porque somos menos éticos de lo que pensamos

Porque somos menos éticos de lo que pensamos

Nos gusta pensar que nuestra conducta suele ser ética, que cumplimos con lo que debemos y que en la mayoría de los casos son los demás los que actúan de forma poco ética. Pero la ciencia demuestra que nosotros tampoco somos tan “buenas personas” como nos gustaría creer

En su libro ‘’Blind Spots’’ los autores Max Bazerman y Ann Tebrusnel nos explican varias formas en las que solemos engañarnos para no ver nuestro comportamiento con objetividad.

1)Cometemos errores de predicción del comportamiento. 

Solemos creer que nos comportaremos de una forma x en cierta situación, pero cuando realmente sucede nos comportamos de forma diferente. Bias como el del sesgo de disponibilidad, o el del creador pueden llevarnos a dar más importancia a las ganancias del momento que a nuestro código moral

2)Tendemos a juzgar lo ético que es un comportamiento según el resultado, lo que se conoce como bias o sesgo del resultado

Le damos mucha más importancia a aquellos problemas que tienen “víctimas que podemos ver” y con las que nos sentimos identificados. Es una de las razones por las que las noticias le dan el mismo tiempo en pantalla a la muerte de un perro que la muerte de cientos de personas en otros país.

3)La “ceguera motivacional” 

Es un bias que se basa en no hacer caso a posibles consecuencias de una acción si tenemos una motivación suficiente para hacerlo. Puede llevarnos a mirar hacia otro lado cuando alguien hace algo poco ético o incluso realizar el mismo comportamiento. También está relacionado con la razón por la que un gran porcentaje de emprendedores hoy en día tienen menos de 30 años, son más impulsivos y esto les lleva a no ver las posibles ramificaciones.

4)Sobrecarga cognitiva

Cuando estamos sobrecargados cognitivamente, es mucho más probable que hagamos trampas, simplemente porque para mantener un cierto nivel de ética tenemos que estar en un estado que permita el control de las emociones. Cuando estamos saturados triunfa el sistema 1 y nos lleva a decidir con intuición. 

Esta sobrecarga cognitiva se suele deber no tanto a una sobrecarga en una situación concreta sino a una sobrecarga general. Se da cuando estamos rodeados de tanta información que es de interés inmediato para nosotros que nos sentimos abrumados por la incesante presión de ser capaces de seguir el ritmo. 

Este problema aumenta sobre todo cuando debemos tener en cuenta todas las redes sociales, emails, llamadas, whatsaps, mensajes de slack e información que requiere nuestra atención y parece urgente sin serlo. 

La sobrecarga cognitiva se debe a un exceso de información y por lo tanto se puede aliviar si reducimos la cantidad de información a la que tenemos acceso.

5)La intuición o sistema 1

El sistema 1, que usamos cuando tomamos decisiones en cuestión de segundos, es mucho más dado a ser influenciado por bias. De forma que cuanto menos tiempo tenemos para pensar, menos control real tenemos sobre el resultado de nuestras acciones.

6)El bias del creador

El bias del creador hace que le demos mucha más importancia a cualquier cosa que consideremos que hayamos hecho nosotros mismos. Esto nos lleva a esperar mucha mas recompensa por nuestras acciones, relativa al trabajo real que hemos hecho. Y para hacerlo, sin darnos cuenta, excluimos información importante para decidir si no nos ayuda con nuestra causa. 

Esto lleva a que sin darnos cuenta cada persona implicada esté mirando en realidad información diferente, información que le beneficia.

7)El bias de confirmación

La diferencia en cómo procesamos información no suele ser a propósito. El bias de confirmación, o sesgo de confirmación, hace que prioricemos información que pueda ayudar a lo que queremos lograr y lo que creemos, y a dar menos importancia a  información que no queremos tener en cuenta.

8)El sesgo egocentrista

El egocentrismo es peligroso cuando tratamos con dilemas sociales, ya que lleva a que creamos que nos merecemos más de lo que realmente deberíamos y que por lo tanto intentemos negociar para conseguir una posición superior aun a riesgo de que toda la negociación salga mal. Una forma de evitar esto es que la persona que elige como dividir los recursos sea la última en tener acceso a estos recursos, de esta forma aseguramos que la división sea lo más equitativa posible.

9)Tendencia cortoplacista

Tendemos a dedicar muchos menos recursos hacia el futuro de los que deberíamos y esto lleva a que sin darnos cuenta cuanto más tiempo pase más pueda empeorar nuestra situación sin darnos cuenta. 

Esto se debe a que consideramos nuestro yo futuro como otra persona y por lo tanto entra en juego el egocentrismo incluso cuando nos estamos haciendo daño a nosotros mismos. Estos problemas se exacerban aún más cuando se trata de temas en los que el efecto es sobre el resto de la sociedad y en el futuro y es posiblemente la razón por la que tenemos tantos problemas a nivel ecológico.

10)El apilamiento motivacional

Usar castigos puede tener el efecto opuesto al deseado. 

Se debe a que al añadir un factor de pérdida o recompensa pasamos de jugar en el terreno de la ética y por lo tanto con un set de reglas diferente, a jugar al juego de los negocios y en este caso se valora por encima de todo los beneficios posibles. 

También se ha visto que usar beneficios para motivar ciertos comportamientos puede tener el efecto opuesto y llevar a que se pierda la motivación intrínseca por lo que se conoce como apilamiento motivacional, de forma que quizá lo mejor que podemos hacer es ofrecer mejor educación y permitir que cada uno decida. 

Porque si no, estaremos trabajando con sistemas que necesitan que introduzcamos energía constantemente, en lugar de sistemas que se mantienen en el equilibrio por su cuenta.

11)El precio de la confianza

Tenemos excesos de confianza, lo cual lleva a que no aprendamos cuando nos hablan de nuestras debilidades y que acabamos saturando nuestras capacidades para solucionar los problemas que se acumulan. 

Por ejemplo, si tenemos una diferencia en nuestro comportamiento en el trabajo y fuera, con una siendo más difícil de mantener que la otra, si los empleados nos ven haciendo ambas tenderán a usar la que requiere menos energía.

Nuestros libros más populares

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.