Biografía Immanuel Kant

Biografía Immanuel Kant

¿Quién es Kant?

“Todos mis intereses especulativos y prácticos se combinan en las tres preguntas siguientes: 1. ¿Qué puedo decirle? 2. ¿Qué debo hacer? 3. ¿Qué puedo esperar?” Kant, Emanuel

Immanuel Kant (1724–1804) fue un filósofo de la Ilustración alemana mejor conocido por sus teorías morales y epistemológicas (el estudio del conocimiento). Kant pasó toda su vida en Königsberg, ahora parte de Rusia y llamado Kaliningrado, donde nació de padres profundamente religiosos. Kant, que nunca se casó, dedicó su vida al estudio, la enseñanza y la escritura de la filosofía. Kant llevó una vida muy reglamentada, se levantaba a las 5 a. m. para meditar, fumar y tomar té durante una hora, luego pasaba una hora preparando conferencias para dar en su casa de 7 a. m. a 9 a. m. Luego escribía hasta la 1 p. m., luego comer y socializar durante tres horas, caminar durante otra hora y luego leer y escribir hasta la hora de acostarse.

“¡Ten el coraje de usar tu propio entendimiento!” es el lema de la iluminación. Emmanuel Kant (1784)

Kant definió la “era de la ilustración” como el comienzo de un giro generalizado hacia la razón y la discusión, así como la secularización del pensamiento y la sociedad en general. Esto, en su mente, trajo consigo una nueva libertad, una “madurez” de pensamiento que no dependía de la “guía de otro” para la comprensión. Por otro lado, le preocupaba que el debilitamiento de la autoridad religiosa condujera a cierto grado de caos. La religión había sido la fuente de la moralidad y la “verdad”, hasta entonces,  y Kant se sintió obligado a encontrar formas de sentar las bases necesarias para la moralidad y nuestro concepto de verdad.

Kant se propuso hacer esto último en su Crítica de la razón pura (1781). La Crítica es un trabajo epistemológico (teoría del conocimiento) y metafísico (teoría de la realidad) que argumenta en contra de la afirmación racionalista de que la verdad proviene solo de la razón y la afirmación empirista de que la verdad proviene solo de la experiencia. Kant sostiene que nuestro entendimiento se deriva tanto de la experiencia como de la razón.

Para entender cualquier teoría de la metafísica o epistemología, primero debemos determinar qué podemos saber. Kant cree que nuestras experiencias no pueden entenderse sin nuestra comprensión innata del espacio, el tiempo y la existencia (¿cómo puedes entender cualquier entrada visual a menos que ya tengas una idea de las cosas que existen en el espacio?), pero que esa comprensión innata no tiene sentido sin nuestra experiencias (cómo podemos entender el concepto de tiempo sin experimentar múltiples cosas sucediendo en sucesión).

Además, incluso si nuestras percepciones y entendimientos innatos son defectuosos, la combinación de estos puede llevarnos a algunas verdades universales que forman algunas leyes de nuestras experiencias. En lugar de limitarnos a nuestra comprensión innata de verdades como “todos los solteros son hombres solteros” (verdades tautológicas o a priori), que son universal y necesariamente verdaderas pero no proporcionan ninguna expansión del conocimiento, podemos llegar a verdades necesarias y universales sobre nuestro mundo perceptivo al combinar nuestra comprensión innata de cosas como el espacio y el tiempo con conceptos que desarrollamos a través de la observación. A estas se refiere como proposiciones sintéticas a priori, que son juicios que relacionan más de una cosa de manera necesaria y universal.

A través de su estudio de estas “ideas a priori”, algo que desarrolla mucho más en su obra, Kant busca defiende que podemos tener leyes naturales, que podemos aplicar el método científico para obtener conocimiento, y que podemos aprender sobre nuestro mundo, porque incluso si nuestras percepciones son defectuosas, existe una conexión entre ellas y conceptos innatos y universales como la existencia, el tiempo y el espacio. 

No importa si podemos decir que la ley de la energía cinética es una faceta de una realidad subyacente que existe independientemente de nosotros. De acuerdo con la “revolución copernicana” de Kant, debemos abandonar eso y centrarnos en aprender sobre el mundo tal como existe para nosotros.

Otra de las obras más influyentes de Kant, Fundamentación de la metafísica de las costumbres , se propone establecer una teoría moral que no se base en una autoridad moral (como Dios). El “imperativo categórico”, un intento de establecer una ley moral que se aplique universal y necesariamente, significa que debe proporcionar un curso de acción en cualquier situación y no puede confiar en absoluto en el resultado de esa acción. La conclusión de Kant es la siguiente:

“Nunca debo actuar sino de tal manera que también pueda querer que mi máxima se convierta en una ley universal”. — Fundamentación de la metafísica de las costumbres  (1785)

Esto significa que cada vez que consideramos si un acción es moral o no, debemos imaginar que se ha convertido en una ley universal que cada uno actúe de la misma manera que lo hicimos en la misma situación. Kant usa el ejemplo de la mentira para apoyar su idea. Si nos preguntamos si está bien mentir en una situación dada para salir del apuro o facilitar las cosas, también debemos considerar si un mundo en el que todo el mundo mintiera para salir del apuro o facilitar las cosas sería un buen mundo. 

La tercera crítica de Kant, La crítica del juicio, se ocupa tanto del juicio estético (el juicio de la belleza, lo sublime, lo agradable y el bien) como del juicio teleológico (el juicio del propósito intrínseco). Su estudio del juicio estético es significativo porque fue uno de los primeros intentos filosóficos de abordar un análisis integral de la estética. Kant establece en la Crítica del juicio que los juicios sobre la belleza y lo sublime son subjetivos, porque lo que importa es el sentimiento suscitado más que el objeto. También afirmó que estos juicios son universales en el sentido de que consideran el propósito de la cosa, así como si lo cumple o no.

Kant fue un filósofo prolífico e influyente que produjo ideas filosóficas más revolucionarias en más áreas de la filosofía que cualquier otro filósofo de su tiempo. Transformó por completo la filosofía al abordar grandes ideas de formas novedosas y ambiciosas. 

Obras destacadas y lecturas recomendadas:

Crítica de la razón pura (1781)

Este libro es un monstruo. Es casi imposible de entender sin una sólida comprensión de la metafísica y la jerga filosófica, pero vale la pena intentarlo si quieres poner a prueba tus conocimientos.

Fundamentación de la metafísica de las costumbres  y Metafísica de las costumbres

Esta es una lectura interesante para aquellos que quieren aprender más sobre filosofía moral y es mucho más digerible que la Crítica de la razón pura. Sin duda, el imperativo categórico que presenta Kant ha sido ampliamente debatido y, en su mayor parte, dejado de lado, pero es fascinante considerar cómo crear y hacer necesaria cualquier clase de moralidad.

La crítica del juicio (1790)

Otro trabajo influyente en el que Kant desafía nuestras percepciones de la belleza, lo sublime y la teleología.

Citas y frases de Kant el padre de la filosofía moderna

“La ciencia es la organización del conocimiento”. “La sabiduría es una vida bien organizada”.

“Los pensamientos están vacíos sin contenido, las intuiciones están ciegas sin conceptos”.

“Obra como si la máxima de tu acción se convirtiera en una ley natural general a través de tu voluntad”.

“Todo nuestro conocimiento comienza con los sentidos, luego la comprensión y finalmente la razón”. Nada es más importante que la lógica”.

“Para que haya paz en la Tierra, los humanos deben evolucionar hacia nuevos seres que hayan aprendido a ver el panorama general primero”.

Nuestros resúmenes más populares

Siguenos y Disfruta de Nuestros Resúmenes Gratis Directamente en tus Redes Favoritas

Colección de Los mejores libros de Productividad y Aprendizaje

Los comentarios están cerrados.